Existen muchas afecciones que pueden molestar tu día a día, hay unas que son más populares que otras, hoy te diremos qué es el síndrome del intestino irritable.

El síndrome del intestino irritable , es una afección común de la que cada vez se habla más, pero en muchas ocasiones no se conoce con exactitud por qué se produce o cuál es la forma de diagnosticarlo.

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome de colon irritable es un trastorno frecuente que afecta al intestino grueso. Los signos y síntomas incluyen cólico, dolor abdominal, hinchazón abdominal, gases y diarrea o estreñimiento (o ambos). El síndrome de colon irritable es un trastorno crónico que se tiene que controlar a largo plazo.

Solo una pequeña cantidad de personas con síndrome de colon irritable tienen signos y síntomas graves. Algunas personas pueden controlar los síntomas con cambios en la dieta, el estilo de vida y en el nivel de estrés. Los síntomas más graves se pueden tratar con medicamentos y asesoramiento médico.

El síndrome del intestino irritable no causa cambios en el tejido intestinal ni aumenta el riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Para aprender más de...¿Qué es el colesterol y por qué es tan importante vigilarlo?

¿Qué es?
El colesterol es una sustancia que fluye por el torrente sanguíneo y, contrario a creencias populares, es producida en un 75% por nuestro cuerpo mediante el hígado; de hecho solo el 25% del colesterol total del organismo se absorbe por los alimentos. Su función más importante es ayudar en el funcionamiento de las células.
(Foto: Mora Manuela Vieytes, Arteria saludable - Mora Manuela Vieytes, CC BY-SA 3.0)
Colesterol bueno:
Su nombre científico es Lipoproteínas de Alta Densidad (HDL) y se dice que es colesterol bueno porque ayuda a eliminar el colesterol malo de la sangre al evitar se acumule en las arterias. Mientras más alto el nivel de HDL, menos colesterol malo habrá. El HDL se encuentra en el aceite de oliva, aguacates, omega-3, avena y otros.
Colesterol malo:
Se denomina Lipoproteínas de Baja Densidad (LDL) y se conoce como colesterol malo porque se combina con otras sustancias para bloquear las arterias. Dicho bloqueo puede causar diferentes enfermedades cardíacas que llevan a la muerte. Las grasas saturadas y las trans aumentan el nivel de LDL en la sangre.
¿Y los triglicéridos?
Son un tipo de grasa que el cuerpo crea a partir del consumo excesivo de azúcares, calorías, alcohol y carbohidratos. Esta grasa se transporta por la sangre y se almacena en las células grasas del cuerpo. El riesgo de tener niveles altos de triglicéridos es padecer síndrome metabólico, enfermedades cardíacas y diabetes.
Exceso de colesterol:
El exceso de colesterol no causa síntomas pero se puede detectar fácilmente con una prueba llamada perfil de lípidos. Con el tiempo, el colesterol causa una placa dentro de las arterias lo que provoca una enfermedad llamada ateroesclerosis que reduce el espacio para que fluya la sangre, lo que propicia enfermedades cardíacas.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, Cropped por Ara4, CC BY-SA 4.0)
Propensión al colesterol:
Aunque el exceso de colesterol puede deberse a la mala alimentación, la realidad es que existen personas con predisposición genética a que su organismo produzca cantidades altas de colesterol. La obesidad y el sobrepeso, la vejez y la dieta basada en grasas saturadas aumentan el riesgo de exceso de colesterol.

¿Quiénes lo padecen?

La doctora Carolina Ramírez , adscrita al Servicio de Gastroenterología del Hospital Juárez de México indica que se estima que entre 16 y 30 por ciento de la población padece síndrome de colon o intestino irritable,  principalmente a mujeres menores de 45 años y es causa de ausentismo laboral debido a que es altamente incapacitante.

Se trata de una enfermedad crónica benigna que es causada por alteraciones en el movimiento del intestino, sensibilidad intestinal, bacterias que habitan en el intestino delgado, alimentación alta en grasas y azúcares y alteraciones psicológicas como depresión y ansiedad .

(Foto: Especial)

Causas

Aunque se desconoce la causa precisa del síndrome de colon irritable . Los factores de riesgo son:

  • Contracciones musculares en el intestino:  las paredes de los intestinos están revestidas con capas de músculo que se contraen a medida que mueven los alimentos a través del tracto digestivo. Las contracciones que son más fuertes y duran más de lo normal pueden causar gases, hinchazón y diarrea. Las contracciones intestinales débiles pueden ralentizar el paso de los alimentos y provocar heces duras y secas.
  • Sistema nervioso: las anomalías en los nervios del sistema digestivo pueden hacer que experimentantes un malestar mayor que lo normal cuando el abdomen se estira debido a los gases o las heces. Las señales mal coordinadas entre el cerebro y los intestinos pueden hacer que tu cuerpo reaccione de forma exagerada a los cambios que normalmente ocurren en el proceso digestivo, lo que causa dolor, diarrea o estreñimiento.
  • Infección grave: el síndrome de colon irritable puede aparecer después de un episodio grave de diarrea (gastroenteritis) causada por bacterias o virus. El síndrome de colon irritable también podría estar asociado con un exceso de bacterias en los intestinos (sobrecrecimiento bacteriano).
  • Estrés a temprana edad:  las personas expuestas a eventos estresantes, especialmente en la infancia, a tener más síntomas de síndrome de colon irritable.
  • Cambios en los microbios intestinales:  los ejemplos incluyen cambios en bacterias, hongos y virus que normalmente residen en los intestinos y juegan un papel clave en la salud. Las investigaciones indican que los microbios en las personas con síndrome de colon irritable puede diferir de los microbios en las personas sanas.

Si sospechas tener síndrome de intestino irritable , lo mejor es acudir con un especialista que te diagnostique y te de un tratamiento adecuado.

Sigue leyendo: Científicos italianos descubren la causa de la ELA

(Con información de: Mayo Clinic y La Vanguardia y Secretaría de Salud)