Las fiestas decembrinas se terminaron y muchas personas vuelven a la rutina, algunas lejos de la familia y otras sin tiempo para poder pasarlo con los seres queridos, sin embargo, siempre que sea posible es importante comer en familia.

La familia juega un papel fundamental en la vida de las personas y aunque no siempre se puede estar cerca de tus seres queridos, es fundamental que siempre que se pueda trates de compartir momentos con ellos.

¿Por qué es importante comer en familia?

La terapeuta familiar Anne Fishel, directora ejecutiva del Family Dinner Project, se ha dado a la tarea de investigar la importancia de comer en familia, actividad que cada vez menos familias hacen.

Estos son algunos beneficios de comer en familia:

Une a la familia

Comer en familia hace que los vínculos entre los miembros del núcleo familiar salgan fortalecidos. Ya que cada uno de ellos lleva una vida desconectada de los demás, cuando están todos en la mesa es un gran momento para platicar y contar sobre las vidas de cada uno.

(Foto: Especial)

Mejora la salud mental

Los niños y adolescentes que comen con sus padres y hermanos se sienten más seguros y protegidos por la familia. De igual forma se sienten menos solos y esto ayuda a que se les facilite confiar en los demás y establecer vínculos significativos con otros.

Fomenta hábitos saludables y previene la obesidad

Cuando los niños comen bajo la supervisión de sus padres adquieren hábitos importantes como lavarse las manos antes de ingerir los alimentos y masticar bien. Además, aprenden a comportarse a la hora de la comida, lo cual facilita su socialización y su inserción en la cultura.

El comer con la familia también ayuda a tener una mejor nutrición, también es un factor que ayuda a prevenir la obesidad. Problema que ha tenido un gran incremento en los últimos años en México y en el mundo.

Un análisis publicado en Pediatrics indica que los niños que comen en familia, por lo menos tres veces a la semana, tienden a mantener un rango normal de peso. También, son menos propensos a sufrir trastornos alimenticios.

(Foto: Especial)

Disminuye la ansiedad y la depresión

Un estudio indica que los adolescentes que comen en familia muestran menos signos de depresión y ansiedad. También son menos proclives a presentar problemas emocionales. En general, comen con sus padres y hermanos al menos cinco veces a la semana.

Incrementa el rendimiento académico

Un estudio elaborado por la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, encontró que los niños que comían en familia entre cinco y siete veces  a la semana tenían mejor rendimiento académico. Esto se debe a que los padres se aseguran que hayan hecho los deberes escolares.

Es muy importante comer en familia por lo que cada vez que puedas trata de hacerlo y notarás los cambios.

Sigue leyendo: Lionel Messi da positivo a covid-19

(Con información de: Psicología y mente y Mejor con salud)