Andrea García Fonseca es una mujer de 25 años que actualmente lleva una vida normal después de que a los 11 meses de vida le detectaron un soplo en el corazón y en el pulmón.

Platica a SuMédico que tuvo que ser operada a esa edad, con un pronóstico muy adverso.

“Mis papás me cuentan que soy un milagro de vida, ya que nací prematura a los 8 meses debido a que tomé líquido prenatal, lo que complicó mi nacimiento; desde ahí empezó una dura batalla para sobrevivir”.

Relata que sus padres observaron un comportamiento y síntomas inusuales en ella cuando tenía 11 meses por lo que tuvo que ser hospitalizada y los doctores le indicaron a sus padres que se requería operarla del corazón.

“Me cuentan mis padres que los doctores no me querían operar porque era riesgoso; necesitaban operarme pero no querían hacerlo por lo complicado que era. Me estuvieron llevando de hospital en hospital hasta que me quisieron atender y operarme, fueron momentos muy complicados para mis papás, los doctores pidieron que se despidieran de mí, ya que les dijeron que posiblemente no sobreviviría a una operación de este tipo”.

Lo que padecía Andrea era una cardiopatía congénita

¿Qué son las cardiopatías congénitas?

La doctora Luisa Aguilera Mora, Presidenta de Salvando Latidos A.C., médica  y cardióloga, explicó a SuMédico que las cardiopatías congénitas son problemas o temas de estructura del corazón que vienen de nacimiento; es decir, las personas por alguna razón nunca formaron su corazón de manera adecuada durante el periodo de embarazo, por lo que el corazón tiene alguna alteración que no le permite funcionar de manera adecuada.

(Foto: Facebook de Andrea)

El 14 de febrero no solo celebramos el Día de San Valentín o Día del amor y la amistad, sino que también es el Día Mundial de las Cardiopatías Congénitas.

Esta es una fecha creada con el objetivo de realizar una jornada mundial para la atención temprana de esta enfermedad y que los pacientes afectados puedan recibir el debido tratamiento para poder garantizar una mejor calidad de vida.

¿Cuántas personas en México y en el mundo padecen cardiopatías congénitas?

La doctora Luisa Aguilera señala que cada año en México nacen alrededor de 18 mil niños con cardiopatías congénitas.

La organización Healthy Children indica que la cardiopatía congénita es el tipo de defecto de nacimiento más común que afecta a 8 de cada mil recién nacidos.

Causas de la cardiopatía congénita

La especialista Aguilera indica que hay muchas razones por las que se da esta enfermedad.

“La realidad es que es multifactorial, puede ser debido principalmente a un mal momento en esta parte de la formación de los vasos sanguíneos, hay muy poco de asociación a un consumo de medicamentos en específico; sin embargo, sí existen algunos que están involucrados y algunos factores externos y hereditarios, es decir a todos aquellos que tienen familiares de primera línea con problemas de corazón sí pueden heredar la afección”.

Las cardiopatías congénitas no se pueden evitar pero se pueden diagnosticar a tiempo. “Existen cuidados que se deben tener durante el embarazo aunque realmente están asociados más a proteger otros factores, pero lo más importante es evaluar a los bebés durante la gestación. Desde la parte de cardiología pediátrica se pueden hacer ecocardiogramas, ultrasonido del corazón de los bebés para poder determinar a tiempo si tienen o no alguna alteración en su corazón antes de nacer”.

La especialista señala que evaluar el corazón del bebé desde el momento de la gestación ayuda a estar preparados tanto a los padres como a los médicos por si se necesita hacer alguna intervención. Luisa Aguilera dice que incluso hay algunos procedimientos que se pueden hacer cuando el bebé está en el útero.

Síntomas y diagnóstico de las cardiopatías congénitas

No todos los pacientes van a nacer con síntomas graves, me refiero a que hay un porcentaje de niños que al nacer pueden llegar a nacer con coloración azul, que no esté respirando adecuadamente; los que presentan problemas vasculares importantes lamentablemente son los más graves ya que necesitan una atención médica inmediata”, indica la especialista.

También explica que hay otro porcentaje de niños que comienzan  a tener sus manifestaciones de cardiopatías congénitas durante el primer año de edad, “donde a la hora de comer se cansan muy rápido o que los niños ya empiezan hacer ciertas actividades físicas y vemos que no las desarrollan con la misma facilidad que el resto de los niños, que se queden más pequeños para su edad y su género, y también los cambios de coloración”.

La doctora Luisa asegura que hay un gran porcentaje de personas que tienen alteraciones congénitas que pueden no dar algún signo ni síntoma incluso hasta la etapa adulta.

“Yo he diagnosticado a personas de 60 años que no fueron diagnosticadas durante la infancia; entonces simplemente se van adaptando a vivir con un problema del corazón y lamentablemente pasa desapercibido y esa es la importancia del porqué debemos de revisar a todos los niños aunque no tengan ningún síntoma”, señala la doctora Luisa Aguilera.

El tratamiento varía para cada persona

La especialista explica que las cardiopatías congénitas tienen muchísimos tipos de presentaciones, es decir, el corazón puede estar mal estructurado en diferentes zonas y dependiendo de en qué zona del corazón se encuentre la alteración será su tratamiento.

La mayoría requiere de una intervención por medio de un cateterismo para poder solucionar este problema. Pero hay bebés que solo requieren de algún procedimiento y otros que requieren dos, tres o más durante su infancia.

En el caso de Andrea Fonseca, simplemente requirió de la operación de corazón abierto, la cual la tuvo hospitalizada durante varios meses pero a raíz de eso no ha presentado más problemas y su corazón actualmente se encuentra bien.

La doctora Luisa Aguilera dice que una persona que nace con cardiopatías congénitas y que ya ha sido tratada puede llevar una vida normal; sin embargo, sí deben ser valorados por un cardiólogo dependiendo de que tipo de problema  presentó.

(Foto: Pixabay)

“En general logran hacer una vida normal, logran hacer deporte, pueden hacer prácticamente cualquier tipo de actividad física, habrá algunos que lamentablemente su cardiopatía sea más compleja de curar al cien por ciento pero sí pueden vivir muchos años”, subraya la especialista.

Por su parte, Andrea García explica que ella va cada determinado tiempo al cardiólogo a revisar que todo se encuentre bien con ella, además de que lleva una vida normal y le han recomendado hacer ejercicio y no tienen ningún tipo de limitaciones.

Sigue leyendo: ¿Qué es la hipertensión resistente y cómo saber si la padeces?