Normalmente pensamos que la piel seca y la deshidratada son sinónimos aunque no lo son. 

La piel seca no tiene aceites que retengan la humedad, lo que provoca grietas en la piel que incluso pueden sangrar. También es posible que tu piel haya perdido humedad debido a una humedad baja. La piel deshidratada no tiene suficiente humedad en su interior.

Las capas de la piel necesitan hidratación para funcionar como deben. Sin suficiente agua, la piel no puede estirarse ni protegerte tan bien como debería de los gérmenes. 

Señales de deshidratación en la piel que no conocías

Estas son las señales de que tienes la piel deshidratada

(Foto: Canva)

Piel apagada

Puede que notes que tu piel tiene un aspecto apagado. La piel apagada no tiene suficiente hidratación para darle la luminosidad y el brillo que tiene la piel sana.

Ojos hundidos y con ojeras

Si tienes la piel deshidratada, probablemente notarás que tienes ojeras y que los ojos se te ven hundidos. Esto puede ocurrir porque, sin suficiente hidratación, la piel que rodea los ojos puede separarse de las cuencas oculares y causar un aspecto hundido.

Líneas finas

Las arrugas son una consecuencia natural del envejecimiento, la exposición al sol y la genética, y ninguna cantidad de agua puede evitarlas. Sin embargo, las arrugas o líneas muy finas pueden ser consecuencia de la deshidratación. 

(Foto: Especial)

Comezón

Tanto la piel deshidratada y la piel seca causan comezón ya que la piel se estira y se raja y eso provoca la irritación que lleva a rascarse. Esto es peligroso porque hace más propensa la entrada de bacterias a la piel

Bolsas en los ojos

A medida que la piel pierde elasticidad  por falta de hidratación, la piel de debajo de los ojos  se puede hundir y causar las indeseables bolsas en los ojos.  

Un truco para saber si la piel está deshidratada es hacer la "prueba del pellizco". Pellizca un trozo de piel de tu brazo entre el pulgar y el índice. Si estás bien hidratado, debería volver a su posición original un par de segundos después de soltarlo. Si no lo hace, es hora de volver a beber un poco de agua.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de WebMD)