¿Sueles comprar en SHEIN? La Organización No Gubernamental Greenpeace acusó a esta textil china por infringir la normativa de Europa con el uso de sustancias químicas peligrosas para el bienestar de las personas y el medio ambiente.

De acuerdo con un informe dirigido por Greenpeace Alemania que fue publicado el 23 de noviembre, se informa que un total de 47 productos textiles de SHEIN que fueron examinados (o lo que es lo mismo un 15% de sus productos) tienen sustancias químicas que son más elevadas de lo recomendado en la comunidad.

¿Qué fue lo que se encontró en los productos de SHEIN?

Lo que se descubrió fue que 5 de dichos productos superaban los límites de concentración de sustancias químicas en más de 100%, mientras que 15 contenían un nivel preocupante de sustancias, o sea, por encima del 32% que marca la certificación OEKO TEx.

EFE indica que los artículos fueron conseguidos por las personas a través de las páginas web de SHEIN en Alemania, España, Austria, Suiza e Italia, así como por medio de una tienda en Múnich. Algunos de los contaminados fueron:

  • prenda y calzado para hombres
  • prenda y calzado para mujeres
  • prenda y calzado para niños y bebés

Las sustancias encontradas fueron ftalatos y formaldehídos. ¿Son peligrosas estas dos? ¿Por qué hay preocupación por las personas?

El Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos detalla que los formaldehídos son sustancias inflamables, incoloras y de fuerte olor que se generan a nivel industrial y son usados para la construcción de materiales.

Su exposición a largo plazo puede provocar cáncer de la nariz y tumores nasofaríngeos, apunta la institución norteamericana.

Por su parte, los ftalatos son unos de los contaminantes más frecuentes en los hogares y la exposición a ellos se ha relacionado con asma, alergia infantil y eczema.

De acuerdo con EFE, los ftalatos se encuentran presentes en niveles muy altos en los zapatos y los formaldehídos en las prendas de los niños pequeños.

"Esto demuestra la actitud negligente de SHEIN respecto a los riesgos ambientales y la salud de las personas relacionados con el uso de sustancias químicas peligrosas cuando estos entran en conflicto con su propio beneficio económico", indicó la ONG.

Dichos productos químicos peligrosos constituyen la base de la moda ultrarrápida de la compañía con sede en Nanjing, de acuerdo con Greenpeace, que acusa que el gigante textil no solo pone en peligro la salud de las personas que fielmente compran ahí, sino también de sus trabajadores y proveedores.

"Greenpeace exige a la Unión Europea que haga cumplir sus leyes sobre productos químicos peligrosos, que son un requisito básico para lograr una economía textil circular y el fin de la moda rápida, como se establece en la propia Estrategia Textil de la UE", pidió la responsable de biodiversidad de la ONG, Celia Ojeda.

Cabe destacar que SHEIN vende a más de 150 países, entre ellos México, donde tiene una gran demanda. Por ello, los mexicanos pueden estar expuestos a los efectos secundarios reportados.