Uno de los posibles efectos del futbol en la salud es el mayor riesgo de paro cardíaco, encontró un estudio de la Universidad de Oxford… sobre todo si la persona se apasiona mucho por su equipo o jugador favorito.

De acuerdo con los especialistas, los aficionados que más gozan o sufren con el accionar de su conjunto preferido pueden experimentar niveles tan elevados de estrés físico cuando están viendo un encuentro (de manera presencial o por TV), que existe la posibilidad de que se encuentren en riesgo de un ataque al corazón.

Lo que dicen los expertos de Oxford sobre los efectos del futbol en la salud cardíaca

En palabras de los expertos, el estrés es uno de los efectos del futbol en la salud y este nos impulsa y activa para reaccionar cuando existe un desafío, un conflicto o nuestras emociones nos desbordan.

Al referirse a los efectos del futbol en la salud, la Universidad de Oxford destaca que un marcador puede provocar irritabilidad, tensión, nerviosismo o ánimo decaído cuando no se gana.

Dicho estado también afecta a nuestro cuerpo. Sanitas informa que cuando nos encontramos frente a una posible amenaza o peligro, sea real o imaginario, nuestro cuerpo se prepara para correr o luchar.

Todo tiene que ver con nuestro sistema nervioso autónomo, que es el responsable de nuestras funciones orgánicas, producidas involuntariamente, como la respiración o el latir del corazón. Este se divide en dos:

  • sistema nervioso simpático (nos prepara para la acción)
  • parasimpático (regula las actividades de nuestro cuerpo cuando estamos en reposo)

Frente al estímulo amenazante, nuestro sistema simpático genera una respuesta hormonal y produce mayor cantidad de adrenalina y cortisol. La primera aumenta la frecuencia cardiaca, dilata las pupilas y los bronquios, y nos pone a sudar. La segunda incrementa el nivel del azúcar en sangre y suprime la actividad del sistema inmune”, precisa dicha institución.

Su investigación se centró en lo visto durante el mundial de Brasil 2014, porque todavía no ocurría el de Rusia 2018, y tuvo como base la derrota de Brasil por 1-7 frente a los alemanes. Para realizar su investigación recolectaron muestras de saliva antes, durante y después de los cotejos.

"Los fans que están fuertemente fusionados con su equipo, es decir, tienen un fuerte sentido de 'unidad', padecen la mayor respuesta de estrés fisiológico al ver un partido. Aquellos que son más casuales también experimentan estrés, pero no tan extremo”, dijo la investigadora del Centro para el estudio de Cohesión Social de Oxford, Martha Newson.

La derrota ante Alemania, por ejemplo, fue el indicador ideal de los efectos del futbol en la salud, pues el cortisol se disparó durante los juegos en vivo para los fanáticos que estaban muy fusionados con la selección brasileña y fue particularmente alto durante los juegos donde el representativo nacional que les correspondía, perdió.

Curiosamente, no hubo diferencias en las concentraciones de cortisol entre hombres y mujeres. A pesar de las ideas preconcebidas de que los hombres tienden a estar más unidos a sus equipos de futbol, de hecho se encontró que las mujeres estaban un poco más unidas a su equipo nacional que los hombres.

Este estudio ha demostrado que las personas que están muy unidas a sus equipos presentan perfiles psicofisiológicos únicos”, mencionó Newson.

Los niveles altos de cortisol pueden apretar los vasos sanguíneos, elevar la presión arterial y dañar un corazón ya debilitado.

¿Muerte inminente?

La BBC detalla que investigaciones previas ya han revelado un incremento en los ataques cardíacos dentro del grupo de fanáticos en días importantes de partido, ya sea apoyando a un club o al representativo nacional.

Por ello, la doctora Newson recomienda que se tomen medidas al respecto y que los clubes implementen acciones para proteger a los aficionados:

Según nuestro estudio, podemos estar mejor equipados para identificar qué fanáticos tienen mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos. Los clubes pueden ofrecer exámenes del corazón u otras medidas de salud a los elementos de las porras que corren el mayor riesgo de experimentar estrés en exceso durante los choques

 

(Con información de ox.ac.uk, sanitas.es, BBC)