Una pequeña acción tan sencilla como cotidiana servirá para ejercitar nuestro cuerpo cada día, con el subir y el bajar las escaleras lograrás mantener un estilo de vida saludable.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, asegura que el subir o bajar las escaleras resulta ser una actividad aeróbica moderada que puede aportar muchos beneficios a nuestro organismo.

Este ejercicio aeróbico es ideal para personas sedentarias que acostumbran a pasar horas sentadas con el consiguiente riesgo que representa para la salud, ya que son más propensas a padecer obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas.

El subir y el bajar las escaleras es un pequeño hábito que poco a poco se va construyendo, por simple que parezca este acto contribuye de forma directa a quemar la grasa acumulada en el organismo, al tiempo que beneficia la salud cardiovascular porque la sangre se encuentra en constante circulación.

Foto: Canva

¿Cuáles son los beneficios de subir y bajar escaleras?

  • Subir y bajar escaleras durante una hora permite quemar hasta quinientas calorías.
  • Ayuda a fortalecer los pulmones y el corazón.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas, como la diabetes, el colesterol y patologías cardiovasculares.
  • Al segregar endorfinas, ayuda a mantener el ánimo y afrontar el día con energía, ya que genera una agradable sensación de felicidad.
  • Ayuda a tonificar los músculos gemelos, glúteos y cuádriceps, mejorando el aspecto de las piernas.
  • Esta acción te obliga a utilizar los músculos estabilizadores para que te mantengas siempre en forma.
  • Ayuda a ganar estabilidad en las rodillas y evitar lesiones.
  • Aumenta la resistencia, con lo que se consigue un mayor nivel de fuerza y energía al requerir un mayor esfuerzo.

Foto: Canva

Sabemos que la pregunta más recurrente es que si resulta mejor subir o bajar las escaleras, la verdad, es que ambas opciones son muy beneficiosas ya que se trabajan siempre los mismos músculos.

Por este motivo y ya sabiendo esto es muy recomendable que empieces a crearte el hábito de subir y bajar todas las escaleras que encuentres a lo largo del día. Cuando este ejercicio aeróbico de bajo impacto se haya convertido en un hábito, será el momento de darle mayor intensidad para lograr mejores resultados.

La mejor opción en estos casos es alternar distintas opciones. Subir y bajar escaleras de puntillas, hacerlo lo más rápido posible o con una sola pierna. A mitad de recorrido, cambiar a la otra, esto último, claro está, que te recomendamos mantener una postura adecuada para cuidar de tus rodillas y espalda.

(Con información de la Organización Mundial de la Salud, Mayo Clinic)