Todos tenemos pequeños rituales previos a nuestro entrenamiento, ya sea en el gimnasio o en la casa y lo cierto es que, existen diversas cosas que debes de tener en cuenta para que aproveches tu máximo potencial y evites estar en la peor condición física antes de entrenar.

Además, reducirás el riesgo de padecer lesiones y otros problemas físicos, así como de salud en general.

¿Qué debo de evitar antes de realizar ejercicio?

Tanto principiantes como deportistas avanzados deben tomar en cuenta esta selección que nosotros te presentamos, esto es lo que no debes de hacer antes del ejercicio y por cuáles puedes reemplazarlas:

  • Dormir

Antes del ejercicio no es recomendable dormir, es obvio que quieras estar descansado previo a un entreno. Sin embargo, cuando abusas y duermes en exceso antes de una sesión de actividad física, puede estar obstaculizando tu desempeño.

Foto: Canva

El dormir por un tiempo mayor a treinta minutos, el organismo entra en un estado de sueño profundo, tal como lo hace cuando te acuestas por la noche. Una siesta que dure más de treinta minutos únicamente logrará que te sientas más aturdido y agotado que antes de tomarla.

  • Estiramiento

Realizar estiramientos antes de entrenar puede en realidad hacerte más daño que bien, esto ha sido confirmado por expertos en acondicionamiento físico.

Foto: Canva

Una investigación publicada por el Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, detalla que el estiramiento estático antes de realizar el ejercicio no solo disminuye la fuerza muscular, sino que también afecta la potencia y la reacción.

Calienta los músculos moviéndolos para que estos adquieran temperatura poco a poco de un modo u otro en lugar de utilizar métodos de estiramiento estáticos antes de un entrenamiento. Intenta cosas como:

  • Correr en el lugar.
  • Hacer saltos de tijeras.
  • Usar una bicicleta estática.

De acuerdo con un estudio publicado por la revista académica British Journal of Sports Medicine, debes de guardar los estiramientos estáticos para después de entrenar. Estos serán más beneficiosos una vez que hayas aflojado los músculos.

  1. Reducirás los dolores postejercicio.
  2. Disminuirás el riesgo de sufrir lesiones.

  • Entrenamientos por intervalos de alta intensidad

El entrenamiento por intervalos de alta intensidad varía la exigencia del ejercicio a lo largo de cada sesión. Este tipo de entrenamiento interrumpe la respiración natural del cuerpo mediante los cambios en la potencia de los intervalos y el reposo que se toma entre ellos.

Foto: Canva

También disminuye la resistencia y fuerza de manera rápida, algo que, desde luego, no es el objetivo antes de hacer la rutina principal. Es posible que esto pase incluso al inicio del entrenamiento.

Lo que deberías hacer es empezar la sesión de entrenamiento con algún tipo de ejercicio cardiovascular.

No es necesario que corras de 0 a 100, ya que esto tampoco sería sano.

En lugar de realizar entrenamientos de alta intensidad, varia con un poco de cardio estacionario en el que la energía que utilizas no varíe radicalmente.

  • Comer o beber demasiado

Después de comer, el cuerpo inicia el proceso de digestión. Lo que a menudo puede que no tomes en cuenta es la cantidad de energía que necesita para este proceso.

Foto: Canva

Cuando intentas hacer ejercicio durante el proceso digestivo, podrías estar ejerciendo demasiada presión sobre el organismo. Esto puede causar:

  1. Calambres estomacales.
  2. Nauseas.

Tales consecuencias se deben a que, como afirma un estudio publicado en la revista The Journal of Nutrition, ciertos nutrientes ralentizan el vaciado gástrico.

Considera mantener una dieta sana, para darle energía al cuerpo, especialmente antes del ejercicio.

¿Qué debes de incorporar antes de realizar ejercicio?

  • Hidratos de carbono fáciles de digerir y no demasiada agua.
  • Deja las grasas y la fibra para después del entreno.
  • Consume alimentos como frutas, cereales y yogurt.
  • Evita las cosas dulces.

Recuerda que muchas bebidas energéticas pueden tener altas cantidades de azúcar. Debes mirar detalladamente las etiquetas y darte cuenta de si realmente el contenido de tu bebida energizante favorita te ayuda o, por el contrario, te está perjudicando.

  • Tomar demasiados suplementos

Si te habitúas a comer de manera adecuada antes del ejercicio, obtendrás todas las vitaminas y minerales sin necesidad de ningún suplemento.

No obstante, si decides usarlos, es mejor que no te excedas. Tomar demasiados productos puede producir:

  • Latidos irregulares del corazón.
  • Nauseas.
  • Ansiedad.

Un estudio publicado por la revista Nutrición Hospitalaria asegura que, en muchas ocasiones consumir suplementos para darle un impulso adicional al cuerpo al entrenar no ofrece buenos resultados al organismo.

Si vas a utilizar polvos, suplementos o píldoras es mejor que consultes a un nutricionista especializado. Este profesional sabrá qué puede hacerte falta particularmente y te dirá en qué medida tomarlo y cómo combinarlo con tu dieta diaria.

¿Cómo puedo enfatizar los buenos hábitos antes del ejercicio?

Antes de realizar el ejercicio debemos hacer hincapié en los hábitos saludables que favorecen el buen descanso y alimentación saludable, la preparación muscular adecuada y en algunos casos, el consumo de suplementos.

Con estas bases, de seguro podrás rendir más en cada entrenamiento, lo que te conducirá a obtener mejores resultados. Recuerda, que ser guiado por profesionales de la medicina y de la actividad física siempre es lo más aconsejado para prevenir riesgos y lograr tus objetivos.

(Con información de Sports Health y Mejor con Salud)