Es muy conocido que la falta de sueño puede aumentar los riesgos de padecer enfermedades, pero eso no es todo: dormir poco te puede hacer subir de peso y, según expertos, aumentar tu riesgo de desarrollar obesidad, ¿sabes la razón?

(foto: freepik)

Las horas de sueño y el peso sí están relacionados

Los científicos han confirmado que, aunque parezca increíble, en realidad sí existe una relación entre el peso de una persona y la cantidad (y calidad) del sueño que obtiene, que no siempre es positiva, ya que dormir poco y mal puede hacer que el peso aumente.

Esto ocurre, explican, porque tener una mala calidad y cantidad de sueño puede activar mecanismos que pueden detonar en un aumento de peso, e incluso aumentar los riesgos de obesidad.

De hecho, un estudio, llamado Nurses’ Health Study, comprobó tras un seguimiento de 16 años que las mujeres que dormían 5 o menos horas por la noche, tenían 15% más de riesgo de volverse obesas si se les comparaba con aquellas que dormían 7 horas.

Sin embargo, eso no es todo ya que otro estudio, realizado por investigadores del Hospital Universitario de Pennsylvania, en Estados Unidos, encontró que las personas con sobrepeso y obesidad, tenían más riesgo de desarrollar problemas como insomnio.

(foto: freepik)

¿Por qué subes de peso si duermes poco?

Según los expertos, cuando dormimos poco o mal (o ambas), nuestro organismo comienza a desequilibrarse en diferentes áreas importantes, lo que tiene como efecto secundario que aumentemos de peso, incluso sin darnos cuenta.

Estos desequilibrios pueden darse incluso en los alimentos que elegimos para comer y la cantidad de ejercicio que realizamos (y, por lo tanto, de calorías que quemamos), así como en nuestro metabolismo, e incluso puede hacernos aumentar de 4 a 5 kilos al año.

Los científicos han descubierto que dormir poco y mal puede causar un aumento de peso, e incremento del riesgo de obesidad, porque:

  • Se altera nuestro reloj biológico, y por lo tanto las señales químicas que nos indican cuándo es necesario comer.
  • El metabolismo se vuelve lento, al menos un 8% más lento cuando dormimos solo 5 o 6 horas.
  • Se libera la grelina, una hormona responsable de hacernos sentir con hambre, ya que es capaz de abrir el apetito
  • Y además, se inhibe la segregación de leptina, una hormona capaz de suprimir el apetito y hacernos sentir saciedad.
  • Se activa el gen period, también llamado gen PER, relacionado al ritmo circadiano de la alimentación, que una vez afectado puede estar relacionado al aumento de peso y la obesidad.
  • Las pocas horas de sueño hacen que tengamos predilección por quedarnos recostados o sentados, aumentando el sedentarismo, por lo que quemamos menos calorías de las que consumimos.
  • Comemos más calorías, grasas, carbohidratos y azúcares, ya que según estudios, la falta de sueño aumenta la necesidad y apetito de alimentos más altos en calorías

(foto: freepik)

Trucos para dormir más y mejor

No dormir bien, ni suficiente, puede generar problemas de salud además del aumento del peso, ya que se ha demostrado que a largo plazo puede aumentar el riesgo de problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, diabetes, pérdida de la memoria y depresión.

Los especialistas aseguran que lo ideal es dormir un aproximado de entre 7 y 9 horas todas las noches, aunque esta cantidad de horas puede variar dependiendo de cada persona y sus necesidades individuales, e incluso por la edad.

Algunos consejos para poder dormir más y mejor, y evitar complicaciones como el aumento de peso, son:

  • Tener una rutina, principalmente para despertar y dormir: despierta y duerme todos los días a la misma hora.
  • Busca relajarte todas las noches antes de irte a dormir. Puedes hacerlo leyendo, meditando o escuchando música relajante.
  • No te distraigas en tu habitación, y evita tener o usar objetos como computadoras, celulares o televisores.
  • Antes de ir a dormir, e incluso al final del día, evita comer mucho.
  • Al final del día, tampoco consumas cafeína o alcohol.
  • Si haces ejercicio, evita hacerlo 3 horas antes de irte a dormir.

(Con información de: National Institute on Aging, Infobae, Hm Hospitales, Instituto de Obesidad, Penn Medicine.)