La sensación de piquetes o ardor en las rodillas puede ser muy común, explican algunos expertos, que aseguran que no siempre representan algo malo; sin embargo, cuando esta sensación es frecuente o constante, podría ser resultado de alguna de las siguientes causas.

(foto: freepik)

El ardor de la rodilla se conoce como parestesia

Si mientras caminamos, estamos de pie o simplemente estamos en reposo, llegamos a percibir una sensación de ardor o de pequeños pinchazos en nuestra rodilla, los expertos indican que estaríamos teniendo una parestesia.

Las parestesias son cualquier tipo de sensación extraña o anormal en alguna parte del cuerpo, que normalmente se describen como sensaciones similares a ardor o quemaduras, así como pinchazos, que aunque no se acompaña de dolor, sí pueden resultar molestas.

Normalmente, según informa el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, las parestesias pueden dividirse en dos grandes grupos, que dependerán de la frecuencia y la duración de las sensaciones experimentadas:

  • Parestesias transitorias: Caracterizadas por durar poco tiempo, se dice que son bastante comunes. Suelen estar causadas porque se ha ejercido presión constante sobre un nervio (como al sentarse con las piernas cruzadas).
  • Parestesias crónicas: Estas suelen ser, además de más largas, más constantes, y surgen como resultado de un problema neurológico o un daño a algún nervio.

(foto: freepik)

¿Qué causa las parestesias en la rodilla?

Las rodillas son zonas del cuerpo donde también se pueden presentar parestesias, que son descritas muchas veces como sensaciones de ardor, hormigueos, o incluso pequeños pinchazos en el interior.

Se trata de una afección medianamente habitual, pero cuando llega a ser muy constante y frecuente, podría volverse discapacitante para aquél que lo sufre, e incluso sería una señal de que algo no va bien con nuestro cuerpo.

Cuando las parestesias en la rodilla son algo constante, la causa podrían ser por algo más que simplemente habernos sentado por mucho tiempo de manera incorrecta o un desgaste óseo. De hecho, se ha visto que los ardores de rodilla pueden ser ocasionados por problemas como:

  • Neuropatía periférica:

    Se da cuando los nervios que conectan diversas zonas del cuerpo con la médula espinal y el cerebro, conocidos como periféricos, no funcionan como deberían, por lo que su función de conducir sensaciones al cerebro se ve afectada.
  • Ciática:

    Es un dolor y sensación de entumecimiento que va desde la parte inferior de la espalda, hasta la pierna, y que es ocasionado por una compresión del nervio ciático, principalmente por una hernia de disco

(foto: freepik)

  • Bursitis:

    Ocurre cuando una de las estructuras que se encuentran en las articulaciones, llamadas bolsas sinoviales, se inflama e irrita, causando dolor, rigidez e hinchazón articular.
  • Problemas inflamatorios:

    como la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante, e incluso el lupus, u otras causas de artritis que pueden afectar las articulaciones de forma significativa.
  • Disfunción del nervio femoral:

    Se trata de un problema que causa problemas de movilidad y sensibilidad en las piernas, incluso en las rodillas, debido a que ha ocurrido algún tipo de daño en el nervio femoral.

(foto: freepik)

Lo ideal es proteger nuestra rodilla

 Para evitar este y más problemas, lo recomendable es mantener un estilo de vida en el cual podamos cuidar efectivamente nuestras rodillas, pues de esta manera nos aseguraremos de disminuir las probabilidades de padecer algún malestar.

Para evitar las parestesias en las rodillas, así como cualquier otro malestar en la zona, los expertos recomiendan que cuidemos aspectos como:

  • Mantener un peso saludable.
  • Procurar hacer actividad física constantemente.
  • Evitar actividades que impacten en las rodillas.
  • No usar ropa ajustada.
  • Cuidar nuestra postura.

(Con información de: Mayo Clinic, Medline Plus, Mejor con Salud, American Cancer Society, Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, Nemours Teens Health. )