¿Tomar mucha agua es posible? Sí, así es. Mientras hay muchas personas a las que les hace falta tomar más agua, también hay unos cuantos que se pasan de disciplinados. 

Recuerda que ningún extremo es bueno y que las cosas en exceso hacen daño. Tanto tomar muy poca agua como tomar mucha agua son polos opuestos que pueden afectar a tu salud. 

Te explicamos qué es lo que te puede pasar si tomas mucha agua y cuáles son las señales de que estás cayendo en el exceso. 

Señales de que estás tomando agua en exceso

Tomar mucha agua generalmente provoca que vayas muchas veces al baño, aunque en determinadas circunstancias puede causar enfermedades series y hasta la muerte. 

(Foto: Especial)

La hiponatremia se refiere a la intoxicación por agua, la cual puede provocar niveles extremadamente bajos de sodio y otros electrolitos en el torrente sanguíneo, lo que puede causar graves problemas de salud, como convulsiones, coma y, en raras ocasiones, la muerte.

Cargas una botella de agua a todos lados

Quizá la primera señal de que estás tomando demasiada agua es que llevas tu botella de agua a todos lados y en el momento en que se vacía corres a rellenarla. Ya ni siquiera te das cuenta de cuánta agua estás tomando y solo la tomas porque está ahí. 

Tienes dolores punzantes de cabeza

El dolor de cabeza punzante es una de las primeras señales de que estás tomando mucha agua. Cuando tomas mucha agua, la concentración de sodio en tu sangre se reduce y provoca que las células de los órganos del cuerpo comiencen a hincharse. 

Esto puede ser peligroso cuando las células de tu cerebro también empiezan a hincharse y es que el cerebro solo puede inflamarse hasta en un 10% antes de que toque el cráneo y empuje el tronco encefálico hacia afuera. 

(Foto: Especial)

Pierdes las ganas de orinar

Controlar las ganas de orinar es una habilidad que aprendemos de niños, sin embargo, puedes perderla si tomas mucha agua. Si tu vejiga constantemente está llena por tomar mucha agua o aguantarte mucho tiempo del baño, perderás el control del esfínter. 

Tomas agua incluso aunque no tengas sed

La mejor señal para saber que tu cuerpo está deshidratado y necesita agua es que tengas sed. Pero si tomas agua incluso cuando no sientes sed ni la boca seca, puede ser que estés tomando mucha agua

Tu orina parece agua 

El color de la orina de una persona que toma suficiente agua debe ser entre amarillo claro a amarillo transparente. Pensar que la orina debe ser transparente es un mito, de hecho que tu pipí no tenga color es una clara señal de que estás tomando mucha agua

SIGUE LEYENDO:

(Con información de The Healthy)