Recientemente, un país aprobó una ley que prohibirá fumar a partir del próximo año a una gran cantidad de sus ciudadanos, con la intención de reducir la cifra de fumadores en el territorio, y así evitar problemas de salud relacionados con el consumo de tabaco.

(foto: unsplash)

Este país prohibirá el consumo de cigarro

En Nueva Zelanda se aprobó una nueva ley en la que se establece que todas las personas que hayan nacido después del 2008, no podrán comprar en ningún momento productos como cigarrillos o que contengan tabaco.

Este cambio, propuesto por la ministra de salud, Ayesha Verrall, implicaría que de forma gradual se iría aumentando la edad mínima necesaria para comprar cigarros o productos de tabaco, y representaría una reducción en la cantidad de fumadores en el país.

De hecho, se espera que con esta nueva legislación, para el 2025 menos del 5% de los adultos en el país sean fumadores, y que posteriormente se elimine por completo el porcentaje de fumadores.

(foto: pexels)

Estos cambios se realizarán con la intención de mejorar la calidad de vida

Ayesha Verrall, además agregó que este proyecto de ley, que es una estrategia orientada a “un futuro libre de humo”, está dirigido a reducir aún más la tasa de tabaquismo en el país, que actualmente ya es bastante bajo: solo 8% de los adultos fuma.

Esta nueva legislación, llamada Proyecto de Ley de Ambientes Libre de Humo, tendrá beneficios no solo en los servicios de salud, sino que además puede ayudar a la población general:

  • Miles de personas pueden mejorar su calidad de vida, lo que les permitirá vivir saludables y más tiempo.
  • Al no existir enfermedades causadas por el tabaquismo, el sistema de salud se ahorrará gran cantidad de dinero, que podrá ser destinada para atender otros problemas de salud.

Según la ministra, estos cambios también tendrán un impacto en la población maorí (una etnia), reduciendo y cerrando la brecha que existe en la esperanza de vida entre estos y los no maoríes.

(foto: unsplash)

También habrá cambios en los comercios

Este proyecto de ley no se limita solo a la prohibición de la compra de cigarrillos, sino que también involucra a vendedores y tiendas que ofrecen estos productos al público, e incluso a los mismos productos de tabaco.

Según se reporta, se tomarán estrategias para que sean menos los establecimientos y comercios que tienen permitido vender productos de tabaco, reduciendo significativamente la cantidad, ya que pasarán a ser solo 600 en todo el país.

Y en cuanto a los productos, se planea disminuir los niveles de nicotina contenida en cigarrillos u otros productos, con la intención de que estos se vuelvan menos adictivos para los consumidores.

(Con información de: BBC)