La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria y crónica que padecen más de 9 millones de mexicanos, sin embargo, existe mucha desinformación al respecto, así como falta de tratamientos innovadores.

Por ello, expertos se reunieron en el marco del Día Nacional de la Dermatitis Atópica (27 de noviembre), para hablar sobre los retos de la dermatología médica en América Latina. 

La doctora Rossana Llergo, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD) dijo que es fundamental crear consciencia sobre la dermatitis atópica, una enfermedad de la piel frecuente y que afecta principalmente a niños.    

(Foto: freepik) 

“Se necesita más visualización por parte de las instituciones púbicas, sobre todo para el acceso a tratamientos innovadores. Esto es esencial para pacientes que presentan la enfermedad grave”, destacó la especialista.

Las señales que alertan una dermatitis atópica 

Agregó que es clave que los pacientes aprendan a reconocer los primeros síntomas de la dermatitis atópica para recibir el tratamiento adecuado de inmediato.

Entre las manifestaciones más comunes de la enfermedad, según la especialista, destacan:

  • Enrojecimiento de la piel 
  • Descamación
  • Fisuras 
  • Comezón intensa en gran parte del cuerpo 

Por su parte, la doctora Karina Santana de Anda, gerente médico del portafolio de inflamación e inmunología en Pfizer, mencionó que el 30% de las consultas médicas en México son por problemas de la piel, por lo que no se debe desatender la salud de este órgano.  

“Es el órgano más grande que tenemos, es una barrera que nos protege y regula la temperatura”, refirió. 

Enfermedades de la piel van más allá de lo estético  

En México, hay un 20% de prevalencia de dermatitis atópica y lo más grave es que las cifras van en aumento y el retraso en el diagnóstico empeora el panorama. 

“El 21% de los afectados por dermatitis atópica tuvo que ver a más de 2 médicos para un diagnóstico adecuado y en promedio, 17% requirió hospitalización por complicaciones”, aseguró la experta.

La doctora Santana lamentó que actualmente persiste la creencia de que tratar las enfermedades de la piel solo es algo estético, cuando la realidad es que pueden tener repercusiones graves en la salud. 

(Foto: freepik) 

Otro problema que la experta subrayó es que pesar de la gravedad que implican las enfermedades como la dermatitis atópica, hay desigualdad en el acceso a terapias y la atención médica en América Latina. 

“Los pacientes gastan en promedio 4,466 dólares al año para controlar su enfermedad”, dijo.

Una dermatitis atópica también daña la salud mental 

El doctor Alejandro Nenclares, gerente médico para la línea de Sistema Nervioso Central en laboratorios Pfizer México, afirmó que la piel es el medio por el que se expresan muchas emociones.

En ese sentido, dijo que la dermatitis atópica se relaciona mucho con la ansiedad y la depresión, pues es una enfermedad que afecta tremendamente la autoestima

“Se estima que un 80 a 90% de los pacientes tienen problemas para dormir, se despiertan por la comezón intensa en la piel”, agregó.

La dermatitis atópica genera un estrés que a su vez favorece conductas como el rascado que empeora la gravedad de las lesiones. 

“Un episodio de estrés o de ansiedad puede detonar brotes de dermatitis atópica y viceversa, es bidireccional”, detalló el experto. 

(Foto: pexels) 

El doctor Nenclares aseguró que es necesario romper el estigma de las enfermedades de la piel para que los pacientes busquen ayuda en el momento oportuno y sobre todo un tratamiento adecuado.

“La dermatitis atópica no es una enfermedad que se cura sola, ni mejora con remedios o automedicación, al contrario, puede empeorar”, refirió.

Estudio revela que hay poca innovación en tratamientos  

Ante este panorama, la doctora Santana mencionó que se llevó a cabo el estudio Dermatología Médica Aumento del conocimiento y acceso a la atención en América Latina: Casos de estudio en dermatitis atópica y alopecia areata, desarrollado por el Institute for Human Data Science y Pfizer. 

En esta investigación, destacan que los tratamientos actuales para la dermatitis atópica incluyen diferentes tipos de terapias que pueden presentar una variedad de necesidades insatisfechas, como baja eficacia, problemas de seguridad a largo plazo o carga financiera para los pacientes. 

(Foto: pexels) 

Además, señalan que la dermatología médica en general ha tenido poca innovación en tratamientos en las últimas décadas, lo que explica que no se tengan guías o que no estén actualizadas.

Para llevar a cabo este estudio, se hicieron mesas redondas en 4 países de Latinoamérica (México, Colombia, Brasil y Argentina) y encontraron que hay 5 áreas de oportunidad en la región para el manejo de las enfermedades de la piel

  1. Aumentar campañas de concientización para que se conozcan los primeros síntomas 
  2. Educación a médicos generales y especialistas 
  3. Integración de esfuerzos de defensores de pacientes en coaliciones 
  4. Tener guías de tratamiento en la región para que se homogéneo y accesible
  5. Servicios de valor agregado para aumentar la adherencia al tratamiento

“La dermatitis atópica es una enfermedad compleja que tiene más de un componente, por ello es importante buscar que la gente deje de automedicarse. Ningún remedio casero ni productos con cortisona funciona, eso solo crea efectos negativos a largo plazo”, concluyó la doctora Llergo.

Para aprender más de...5 productos de skincare que no funcionan de verdad

1- Crema anticelulitis:
Por una parte, una crema tiene la función de hidratar la piel, lo que la hace ver más suave. Por otra parte, un producto con cafeína sí puede tensar la piel por un momento; sin embargo no puede penetrar la piel para romper la grasa que forma la celulitis, explica WebMD.
2- Spray facial:
Un spray de agua de rosas, por ejemplo, puede refrescar tu piel, sin embargo no es la mejor forma de hidratar la cara e incluso podría irritarla por la fragancia, indica WebMD.
3- Crema para ojos:
Los que contienen vitamina C o hidroquinona pueden aclarar la pigmentación de las ojeras, dice WebMD, pero esto no aliviará las ojeras de los vasos sanguíneos visibles.
4- Exfoliantes faciales:
WebMD explica que el rostro desprende células muertas por sí mismo. Si te exfolias todos los días, puedes eliminar las capas de humedad natural. Eso puede hacer que tu piel se reseque y se irrite.
5- Cremas para estrías:
Si tus estrías son antiguas, es poco probable que una crema, un aceite o un gel las elimine, señala WebMD. Eso es porque las estrías son una especie de cicatriz permanente.