Recientes estudios e investigaciones médicas han demostrado que los famosos vapeadores o vapers, pueden dañar considerablemente los pulmones. Sin embargo, la cofepris aclara que estos aparatos pueden causar más que daños al pulmón.

Si bien el consumo de cigarrillos convencionales y del tabaco ha disminuido de forma considerable en los últimos tiempos entre los jóvenes, caso contrario sucede con los vapeadores o cigarrillos electrónicos, principalmente debido a la gran publicidad con la que cuentan.

(foto: unsplash)

Esta publicidad gira principalmente entorno a lo que los expertos de Cofepris consideran una mentira absoluta: que el uso de los vapeadores es mucho más sano y menos peligroso que el consumo de cigarrillos o de tabaco tradicional, por lo que al usarlos no pasará nada malo, lo que expertos han demostrado que es falso.

Ciertamente, estudios han demostrado que los cigarrillos electrónicos, vapers o vapeadores, pueden ser igual o más perjudiciales a la salud que los cigarrillos convencionales, por lo que su publicidad no hace otra cosa más que arriesgar la salud de sus consumidores, mayoritariamente adolescentes.

Los vapeadores: productos engañosos

Los vapeadores o vapers, consisten en aparatos electrónicos pequeños, que funcionan calentándose con el fin de calentar los líquidos que contienen (usualmente aceites), para crear un vapor que posteriormente se inhala y exhala.

Estos vapeadores usualmente son ofertados bajo la premisa de que son una opción más segura que el cigarro de tabaco normal, ya que aseguran que no contienen sustancias adictivas como la nicotina, que en muchos casos sí contiene, explica la Cofepris.

Sin embargo, se ha reportado que el líquido que los vapeadores utilizan, contiene sustancias químicas igual o más peligrosas que la nicotina, pues estudios han encontrado que podrían ser causantes de cáncer:

  • Diacetilo.
  • Propilenglicol.
  • Glicerina vegetal.
  • Benceno.
  • Níquel.
  • Estaño.
  • Plomo.

Pero, ¿qué daños causan a la salud?

La Dra. María Guadalupe Ponciano Rodríguez, del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, explica que los vapeadores han sido particularmente atractivos para los jóvenes debido a los llamativos sabores que ofertan, y la tecnología que representan. 

Esta variedad de sabores es, básicamente, una oferta de diferentes aceites o líquidos que serán usados para crear el vapor, y que prometen una experiencia más agradable, pero que pueden tener repercusiones importantes a la salud, como:

  • Daños en los pulmones, como enfermedad respiratoria aguda o cáncer.
  • Mayor riesgo de ateroesclerosis.
  • Riesgo de infartos.
  • Incremento en el riesgo de sufrir embolias.
  • Alteraciones en el aparato reproductor masculino
  • Desarrollo de tumores malignos en pulmón, piel, peritoneo, intestino y vejiga.
  • Alteraciones en la cavidad bucal.
  • Riesgo de malformaciones en el bebé.
  • Existe la probabilidad de sufrir lesiones en la cara o la boca por posibles explosiones.
  • Muerte.

Además, agrega la especialista, no existen pruebas contundentes de que estos aparatos electrónicos contribuyan a dejar la adicción al tabaco a aquellos que padecen esta condición, por lo que tampoco pueden ser una opción válida para aquellos que buscan dejar de fumar.

(foto: unsplash)

También hay que recordar que han sido prohibidos en México

En mayo de 2022, México determinó que la circulación y la comercialización de vapeadores, así como de las soluciones utilizadas por estos, quedaba prohibida en el territorio nacional, en un decreto oficial.

Esta prohibición consiste en una estrategia de las autoridades de salud y gubernamentales que tiene la intención de reducir el consumo y uso de los vapeadores entre la población, principalmente de los adolescentes, para prevenir incluso problemas de desarrollo neurológico y físico.

De hecho, también se ha descubierto que los jóvenes que utilizan este tipo de productos, tienen mayores probabilidades (de dos a cuatro veces más) de usar cigarrillos convencionales a largo plazo.

(Con información de: Comision Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios.)