No, no huele a rosas ni flores ni nada parecido. De hecho muchas mujeres describen un olor terroso, maduro, picante o ligeramente ácido, aunque el olor vaginal es diferente en cada persona. Entonces, ¿cuál es el olor de una vagina sana y cuándo debemos preocuparnos por una enfermedad vaginal? Aquí te contamos los detalles.

La obstetra y ginecóloga, Sherry Ross, explica que la vagina tiene un olor familiar y que, dependiendo del ciclo menstrual, el olor del flujo vaginal puede variar.

(Foto: Pexels)

¿Cuál es el olor de una vagina sana?

Es difícil determinar un olor exacto porque la vagina de cada mujer huele diferente, pero la clave está en aprender qué es lo normal en tu órgano sexual. Si lo piensas, sabrás cuál es tu olor normal y también cuando algo ha cambiado. La vagina es altamente sensible a los cambios en el ambiente, ya sea una nueva dieta, unos nuevos pantalones o un nuevo jabón, todo afecta a la flora vaginal y por lo tanto el flujo, la consistencia y el olor. 

Hay otras cosas que pueden modificar el olor como los antibióticos, las duchas vaginales, espermicidas, nuevas parejas sexuales, la frecuencia del sexo, el embarazo, amamantar y la menopausia. Pero además, hay enfermedades en esa área que alteran el olor y que lo pueden volver desagradable como las infecciones por bacterias y hongos o las enfermedades de transmisión sexual. 

¿Qué causa mal olor vaginal?

Si notas un olor diferente que sea causado por una enfermedad, lo más probable es que también se manifiesten otros síntomas como comezón, ardor, enrojecimiento e hinchazón, el olor será uno muy fuerte y como de pescado. Si te identificas con alguno de estos síntomas, lo mejor será que acudas al ginecólogo para que con los exámenes correspondientes, se te diagnostique y se te indique un tratamiento.

Los cambios en la dieta también pueden ser responsables de esos cambios odoríficos porque alteran el pH. Estos son algunos alimentos que provocan un cambio: cebolla, ajo, menta, cúrcuma, queso azul, coliflor, espárragos, carnes rojas y vinagre. Tomar alcohol, fumar y no tomar suficiente agua también lo alteran.

Mantener buenos hábitos de higiene también es importante para contribuir a un buen olor vaginal, ya que, como toda parte el cuerpo, la vagina suda y por su cercana ubicación con el ano, es fácil que se ensucie.

SIGUE LEYENDO: 

Con información de: Health