Existe una creciente evidencia científica que sugiere que las dietas no funcionan. Investigaciones muestran que la restricción de alimentos solo te hace comer más. Y a largo plazo, hacer dieta puede ser contraproducente, activando las defensas de supervivencia del cuerpo, ralentizando el metabolismo y haciendo que sea aún más difícil perder peso.

“Los paradigmas en torno a la fuerza de voluntad no funcionan. Tienes que empezar por saber cómo funciona tu mente”, señaló el doctor Judson Brewer, profesor asociado de ciencias sociales y del comportamiento en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown.

(Foto: Pexels)

Aprende a remodelar tus hábitos alimenticios sin hacer dieta

Para que una dieta tenga éxito, los expertos aconsejan dejar de lado las viejas ideas sobre contar calorías y prohibir comidas favoritas, lo de hoy es tener una alimentación saludable basada en la ciencia del cerebro; es decir, se pueden utilizar una variedad de técnicas que fomenten la conciencia plena de cómo comemos, los alimentos que queremos comer y remodelar nuestros hábitos alimenticios.

Traci Mann, quien dirige el laboratorio de salud y alimentación en la Universidad de Minnesota, señala que más allá de la decepción de no mantener el pesola dieta también afecta al cuerpo de varias maneras negativas, ya que la alimentación restrictiva puede afectar la memoria y la función ejecutiva, provocar pensamientos obsesivos sobre la comida y desencadenar un aumento en el cortisol, la hormona del estrés.

“Una dieta es una manera desagradable y efímera de tratar de perder peso. Puede quitárselo a corto plazo, pero vuelve. Les sucede a personas con gran fuerza de voluntad y a personas con una fuerza de voluntad baja”.

(Foto: Freepik)

Eat Right Now, aplicación que ayuda a las personas a cambiar sus hábitos alimenticios

El doctor Brewer, un psiquiatra de adicciones creó la aplicación Eat Right Now que utiliza ejercicios de atención plena para ayudar a las personas a cambiar sus hábitos alimenticios. Un estudio de la Universidad de Brown de 104 mujeres con sobrepeso encontró que el entrenamiento de la atención plena redujo la alimentación relacionada con los antojos en un 40%.

Mientras que otro estudio realizado por científicos de la Universidad de Columbia encontró que el entrenamiento de alimentación intuitivo y consciente a menudo resultaba en al menos un beneficio para la salud metabólica o cardíaca, con niveles mejorados de glucosa, colesterol más bajo o presión arterial mejorada.

“Los comportamientos alimentarios, como comer papas fritas sin pensarlo o comer un postre en exceso, a menudo son el resultado de ciclos de hábitos que se refuerzan con el tiempo. El cerebro aprende a asociar lo que nos hace sentir bien con momentos de estrés, reforzando el ciclo de hábitos”, señala el doctor Brewer.

Por lo anterior, con el tiempo, podemos desarrollar una serie de ciclos de hábitos que nos inducen a comer cuando estamos aburridos, enojados, estresados, cansados o incluso simplemente cuando vemos la televisión.

“Lo complicado de los ciclos de hábitos es que cuanto más automáticos se vuelven, con el tiempo ni siquiera estás eligiendo conscientemente estas acciones”, apuntó el especialista.

(Foto: Freepik)

El secreto está en comprender los propios ciclos de hábitos y los desencadenantes detrás de ellos, porque eso puede ayudar a romper el control que tienen sobre ti al actualizar tu cerebro con una nueva información.

Los ejercicios de atención plena, que le inducen a reducir la velocidad y pensar en cómo y por qué está comiendo, pueden enseñarle a tu cerebro que una comida para “sentirse bien” en realidad no le hace sentir tan bien como recordaba. Practicar la atención plena cada vez que se busca un alimento o decides comerlo puede interrumpir el ciclo del hábito.

“Trate de no concentrarse en la pérdida de peso, la restricción de alimentos o eliminar los alimentos favoritos de su dieta. Evite etiquetar los alimentos como ‘buenos’ o ‘malos’. Concéntrate en cómo te sientes antes, durante y después de comer”, finalizó el doctor Brewer.

(Con información de New York Times)