Por si no lo sabías los ácaros al ser de la familia de los arácnidos generan efectos negativos en la salud y el organismo ya que actúan como alérgenos y ocasionan alergia en una parte importante de la población.

Esto define la necesidad de eliminarlos del hogar realizando una limpieza a detalle que persiga su eliminación. En la mayoría de los hogares, los ácaros se anidan en el colchón, la ropa de cama, los muebles tapizados y los alfombrados.

Estos insectos son demasiado pequeños, únicamente pueden ser observados a través de un microscopio. Pero se deben de combatir y prevenir porque los ácaros se alimentan de las células muertas de la piel y se desarrollan en ambientes tanto cálidos como húmedos.

¿Cómo eliminar los ácaros del colchón y la ropa de cama?

Para evitar severos problemas en la salud no basta con eliminarlos, sino que también hay que deshacerse de sus restos, que son precisamente los que causan alergias. Existen diversas opciones para deshacerse de los ácaros en el colchón y almohada.

Una medida eficaz para eliminar los ácaros es aplicar productos específicos como acaricidas de uso doméstico. Antes de usarlos revisa bien la etiqueta, los insecticidas anti ácaros en general no son tóxicos, pero te recomendamos leer las instrucciones para saber cómo deben aplicarse y sobre qué tipo de materiales se pueden utilizar.

Un truco casero para combatir los ácaros es espolvorear bicarbonato por la superficie del colchón y la almohada y dejarlo actuar durante unas horas. Después de aplicar el tratamiento tendrás que aspirar a una velocidad suave con un accesorio tipo cepillo para eliminar los restos.

Cuando limpies el colchón no olvides hacerlo en ambos lados del colchón y utilizar un aspirador con filtro HEPA.

¿Combatir los ácaros de las sábanas y la ropa de cama es sencillo?

Lava las sábanas en la lavadora. Como las altas temperaturas ayudan a eliminar los ácaros, evita el lavado en frío, hazlo mejor a una temperatura 40 o 60 °C.

Usar la secadora es también una opción eficaz. Otra alternativa es secar la ropa de cama al sol ya que la luz ultravioleta y el calor del sol ayudan a combatirlos.

Foto: Canva

¿Cómo prevenir la aparición de los ácaros?

A los ácaros les gusta el polvo. La mejor forma de prevenir la presencia de los ácaros y sus consiguientes molestias es seguir una buena rutina de limpieza e higiene en el hogar.

  • Ventila la casa diariamente y abre las cortinas para que entre la luz del sol.
  • Airea la cama cada mañana antes de hacerla.
  • Cambia y lava las sábanas cada semana.
  • No olvides aspirar bajo de la cama.
  • Mantén la casa libre de polvo. Evita las alfombras, los peluches y las estanterías llenas de libros que acumulan polvo.
  • Limpia las cortinas regularmente.

¿Se pueden eliminar por completo los ácaros?

Es prácticamente imposible eliminar el 100% de los ácaros de nuestro colchón, ropa de cama, alfombras y otros enseres.

No obstante, sí es posible combatirlos con una buena limpieza, ventilando regularmente y deshaciéndote de alfombras, peluches y otros enseres que no son imprescindibles y acumulan polvo.

Si tienes animales domésticos extrema también su higiene y cuidado.

Foto: Canva

¿Los ácaros pican?

Se dice que los ácaros no muerden y tampoco pican, pero complican las enfermedades como el asma y la dermatitis.

Los síntomas de la alergia a los ácaros comprenden aquellos que son comunes en la fiebre del heno, como los estornudos y el goteo de la nariz. Muchas personas con alergia a los ácaros también presentan signos de asma crónica, como sibilancia y dificultad para respirar

Los síntomas de alergia causada por los ácaros provocados por la inflamación de las fosas nasales son:

  • Estornudos.
  • Goteo de la nariz.
  • Ojos rojos, llorosos o con picazón.
  • Congestión nasal.
  • Picazón en la nariz, el paladar o la garganta.
  • Goteo nasal posterior.
  • Tos.
  • Dolor y presión facial.
  • Piel azulada e inflamada debajo de los ojos.
  • En el caso de un niño, frotarse la nariz hacia arriba con frecuencia.

Si tu alergia a los ácaros contribuye a que tengas episodios de asma, también puedes sufrir:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor u opresión del pecho.
  • Pitido o sibilancia que puede oírse al exhalar.
  • Problemas para dormir causados por falta de aire, tos o sibilancia al respirar.
  • Episodios de tos o sibilancia al respirar que empeoran con un virus respiratorio, como un resfriado o influenza.

Si sientes picaduras por la noche mientras duermes podrían deberse a la presencia de chinches y no a los ácaros.

Las chinches son parásitos domésticos que se alimentan de sangre humana. Tienen hábitos nocturnos y es posible encontrarlas en los dormitorios, cerca de su fuente de alimento.

Puedes detectar su presencia examinando la cama y sus alrededores, sus excrementos son como pequeñas salpicaduras de tinta estilográfica negra. También es posible que encuentres gotitas de sangre en las sábanas de picaduras recientes.

A diferencia de los ácaros, las chinches en la cama resisten mejor las temperaturas adversas, no obstante, un lavado a alta temperatura de fundas, sábanas y ropa de cama acabará con ellas.

Foto: Canva

  • Si hay chinches en el colchón:

Limpiarlo con una vaporera o equipo de limpieza a vapor puede ser de ayuda.

Debes revisar también el cabecero y el somier porque se esconden en cualquier ranura y es difícil acabar con estos parásitos.

Los insecticidas domésticos no son eficaces, y hay que utilizar productos específicos. Antes de aplicarlos lee cuidadosamente las instrucciones de seguridad. Si el problema persiste tendrás que recurrir a un profesional.

(Con información del Instituto de Servicios Ambientales, Mayo Clinic y Sanitas)