¿Te preocupa el desgaste de los cartílagos? No eres el único y es que los problemas en los cartílagos pueden causar dificultad de movimiento y hasta dolor. Para cuidarte correctamente, te decimos 5 falsas ideas sobre el desgaste de cartílagos que no debes creer.

(Foto: Pixabay) 

Lo primero que debes saber es qué son los cartílagos y su importancia.  La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos señala que el cartílago es el tejido firme pero flexible que cubre los extremos de los huesos en una articulación.

El cartílago también da forma y apoyo a otras partes del cuerpo, como las orejas y nariz. Un cartílago sano ayuda a movernos al permitir que los huesos se deslicen por encima de los otros y los proteger para que no se froten entre sí.

Desgaste de los cartílagos 

Los cartílagos lesionados, inflamados o dañados pueden causar síntomas como dolor y limitación del movimiento, especialmente en zonas como las rodillas

(Foto: Pixabay) 

Por ello, el cuidado de los cartílagos es fundamental, ya que un desgaste también puede dar pie al desarrollo de una enfermedad degenerativa llamada artrosis, que produce dolor, rigidez e incapacidad funcional.

Estas son las falsas ideas sobre el desgaste de cartílagos que no debes creer:

1. Solo ocurre en la vejez 

Es común creer que el desgaste de cartílagos solo ocurre en la vejez, pero la realidad es que los problemas pueden surgir por varios factores, como la mala calidad en los tejidos, el sobreesfuerzo sobre las articulaciones y la deficiencia nutricional.

Todo ello favorece que desde edades tempranas se tengan problemas de movimiento y otras molestias por el desgaste de cartílagos

(Foto: Pinterest) 

2. Las molestias se alivian solo con reposo 

Cuando se desarrolla artrosis, sí se recomienda el reposo durante algunos momentos en el día para aliviar el dolor, pero no se debe considerar la única forma de controlar el problema.

De hecho, pasar mucho tiempo sin actividad física puede incrementar los síntomas a la larga. Lo ideal es realizar actividad física controlada y bajo supervisión de un médico para aliviar las molestias. También es importante mantener un peso corporal saludable. 

3. Hacer deporte impide el desgaste de cartílagos 

El ejercicio moderado y controlado es fundamental para prevenir el desgaste de cartílagos, pero hacerlo en exceso o de forma inadecuada puede tener el efecto contrario.

Al respecto, el doctor Jesús Tornero, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología, afirma que un movimiento mal realizado o un entrenamiento de alta intensidad pueden incrementar el riesgo de artrosis, por el uso repetitivo y sobrecarga de las articulaciones.

(Foto: Pinterest) 

4. El peso corporal no influye

Esta es otra de las falsas ideas sobre el desgaste de los cartílagos, pues las personas con obesidad o sobrepeso, tienen un mayor riesgo de desarrollar dolor y problemas de movimiento, pues hay una fuerte presión en los cartílagos y un aumento de las hormonas inflamatorias.

Tener un peso saludable mediante una alimentación balanceada y ejercicio físico moderado, contribuye a reducir los síntomas por artrosis.

5. Una vez que hay desgaste de cartílagos, no se puede hacer nada

Falso. Cada caso es muy particular y aunque hasta el momento no se ha encontrado una cura, sí existen formas de frenar la progresión y controlar las molestias.

Esto se logra con una dieta sana, el consumo de algunos medicamentos indicados por el médico y ejercicio moderado.

(Foto: Pixabay) 

El desgaste de cartílagos es un problema común pero rodeado de muchos mitos, por ello, debes estar bien informado sobre las formas de prevenirlo y controlarlo. Ante cualquier dolor o molestia, recuerda que siempre debes acudir la médico, para que realice las pruebas adecuadas y el mejor tratamiento.

(Con información de Mejor con Salud y Medline Plus)

Para aprender más de...6 posibles señales de que padeces una enfermedad inflamatoria

¿Qué son?
Las enfermedades inflamatorias son un grupo de afecciones que comparten una inflamación crónica sistémica causada por una alteración del sistema inmune: artritis, colitis ulcerosa, síndrome del intestino irritable, etcétera.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Irritable bowel syndrome, CC BY-SA 4.0)
1- Mareos
Las enfermedades inflamatorias causan una sobrerreacción del cuerpo y que éste se ataque a si mismo. En la esclerosis múltiple el sistema inmune ataca a los nervios y esto produce mareos o desequilibrio.
2- Debilidad muscular
La miositis es una enfermedad inflamatoria en la que el sistema inmune ataca e inflama los músculos, lo que hace que se rompa la fibra muscular. Ocurre lentamente con frecuencia en el torso, los hombros y las caderas.
3- Diarrea
La enfermedad inflamatoria intestinal tiene dos tipos: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. En ambas el sistema inmune ataca al colon y el intestino delgado. La diarrea es un síntoma, también las náuseas.
4- Dolor de espalda
La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria en la que el sistema inmune ataca a la columna vertebral, lo que causa dolor y rigidez en la espalda baja, especialmente en la mañana.
5- Sarpullido rojo o morado
Es un signo del lupus o del síndrome antifosfolipídico. Usualmente afecta a las piernas y brazos, sobre todo durante el frío.
(Foto: Scientific Animations Inc., Signs and symptoms of Antiphospholipid syndrome, CC BY-SA 4.0)
6- Cansancio
Es uno de los síntomas más comunes de la inflamación crónica y ocurre en enfermedades como la artritis, la fibromialgia, esclerosis múltiple y el lupus.