¿Qué le pasa al cuerpo de un piloto de la Fórmula 1 durante una carrera? ¿Se les puede considerar atletas de alto rendimiento? ¿Su profesión conlleva algunos riesgos importantes?

Algunas personas podrían considerar que ser piloto de la Fórmula 1 es una tarea sencilla porque su trabajo implica estar sentado y manejar, algo que muchas personas hacen de manera cotidiana. 

No obstante, ser piloto de la Fórmula 1 requiere un esfuerzo físico y mental incomparable. Imagina manejar un carro que alcanza una velocidad de más de 180 kilómetros por hora durante dos horas, al mismo tiempo que tratas de evadir obstáculos y oponentes.

Checo Pérez y Lewis Hamilton forman parte de un grupo de atletas que no solo llevan sus capacidades físicas al máximo sino que también ocupan la física para lograr maniobras que pocos seres humanos aguantarían hacer. 

Fórmula 1: ¿Cuáles son los efectos a la salud de los pilotos?

La investigación muestra que el ritmo cardíaco de un piloto de la Fórmula 1 puede alcanzar los 182 latidos por minuto, generando una respuesta cardiorrespiratoria y un gasto de energía similar al de un maratonista o un jugador de fútbol profesional, siendo uno de los deportes más demandantes tanto física como mentalmente. 

Los pilotos experimentan demandas físicas extremas por cuatro razones: 

  1. El calor
  2. La fuerza G
  3. Esfuerzo muscular
  4. Porpoising o efecto rebote

El calor

El carro genera una enorme cantidad de calor del motor, por lo que el conductor queda expuesto a temperaturas en su cabina de casi 50 grados centígrados. Además, los trajes especializados que usan, que están diseñados para protegerlos del fuego, aumentan su temperatura corporal. Por eso, un piloto puede perder cerca del 5% de su peso corporal a través del sudor durante una carrera. 

Esto puede generar hipertermia, que se define como una temperatura corporal anormalmente alta. Esta condición, en la que el cuerpo no puede regular su temperatura corporal, puede generar calambres, mareos, fatiga e incluso un golpe de calor, que de no tratarse a tiempo puede ser mortal. 

Fuerza G

La fuerza G es una medida de aceleración que está basada en la aceleración que produciría la gravedad en un objeto cualquiera. La fuerza 1g es considerada como la gravedad estándar. Un piloto está expuesto a una fuerza G de hasta 5 veces, lo que dificulta la respiración, el bombeo de la sangre por el cuerpo y el movimiento de los brazos y las piernas. 

Los astronautas también experimentan una fuerza G superior a 1 durante el despegue de una nave. Mark Webber, un expiloto de Red Bull dijo que él se aguantaba la respiración a veces durante una carrera porque le costaba mucho trabajo respirar de manera normal por la fuerza G

Esfuerzo muscular

El carro que conducen los pilotos no es uno cualquiera, por lo que su manejo requiere un esfuerzo muscular muy fuerte. Un piloto aplica 60 kilos de fuerza al pedal del freno y en una carrera, se estima que un piloto presiona el freno unas 250 veces. 

Esa aplicación de fuerza es la que se hace durante una repetición con 60 kilos en una máquina de prensa de piernas en el gimnasio. Al girar el volante, se necesitan 15 kilos de fuerza de giro por vuelta y, un piloto llega a girar el volante unas 1,000 veces. 

Además, se debe agregar el componente del esfuerzo mental que un piloto debe tener para soportar todos estos efectos y además, tener la concentración para ganar la carrera. 

Porpoising o efecto rebote

El porpoising o efecto rebote de los coches que los hace oscilar de arriba hacia abajo ha sido visto como un problema que no solo afecta los carros sino también la salud de los pilotos. 

El movimiento tan agresivo del cuerpo y la cabeza de los pilotos podría compararse al rebote que sufren los jugadores de fútbol americano cuando reciben un golpe, quienes, gracias a diversas investigaciones, se sabe que son más propensos a sufrir enfermedades neurodegenerativas por el constante impacto con el cerebro.

Algunos pilotos de la Fórmula 1 han revelado el gran costo que el porpoising tiene sobre su salud. George Russell dijo que su cuello y espalda resultan muy adoloridos tras una carrera. Carlos Sainz dijo que se ha hecho revisiones en su espalda y cuello por una constante sensación de rigidez. Pierre Gasly dijo que temía usar bastón a los 30 años si continuaba el porposing. 

Pero el efecto de rebote no solo actúa sobre el cuello y la espalda, sino que también podría llevar a micro contusiones por cada golpe. Lewis Hamilton dijo que desde que se volvió a implementar el porposing, ha experimentado más dolores de cabeza. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de The Conversation, planetsport.com, scienceabc)