El aspecto estético no es un motivo para dejar de alimentar al bebé con la leche materna. Además, el amamantar es muy benéfico para el bebé y también lo es para la mamá. Te decimos cómo tonificar el busto tras la lactancia

La American Society of Plastic Surgeons, ASPS, a través un estudio realizado precisa con toda claridad que los senos no se caen por la lactancia materna.

Lo cierto es que, existen una serie de trucos y ejercicios físicos que las mujeres pueden realizar para cuidar el busto durante y después del embarazo, así como del periodo de lactancia.

¿Cuáles son los ejercicios específicos y sencillos para tener un busto firme y tonificado?

Ayudarte con los aparatos del gimnasio es un aliado para recuperar el tono y la firmeza después de la lactancia materna. Con constancia en los ejercicios, podrás recuperar el tono.

El esfuerzo debe ser progresivo, a medida que vayas mejorando aumenta la cantidad, frecuencia y peso de los ejercicios.

Pesas, levanta las manos sosteniendo una pesa de medio kilo o de un kilo cada una y eleva los brazos a la altura de los hombros. Con los brazos extendidos a la altura de los hombros, dobla tu antebrazo y lleva las pesas a tu pecho, se recomiendan veinte repeticiones diarias.

Foto: Canva

Elevar los hombros hacia las orejas, mantener esta posición durante alrededor de un minuto. Repite este ejercicio tres veces seguidas con una pequeña pausa entre repeticiones, puedes hacerlo varias veces al día.

Foto: Canva

Flexiones y planchas, la idea es que todo el esfuerzo lo realicen los brazos, por lo que puedes apoyar los pies en altura. Para realizar la plancha, debes apoyarte sobre los antebrazos y la punta de los pies, con la espalda totalmente recta y cuidando no curvar la zona lumbar.

Foto: Canva

Pilates o yoga, estas disciplinas son muy eficientes para fortalecer la zona del busto ya que involucra muchos ejercicios de brazos y sostener el peso del propio cuerpo.

Une las palmas delante del pecho, presiona fuertemente, apretando una mano contra la otra. Haz este ejercicio fácil siempre que te acuerdes.

Foto: Canva

Natación, es el ejercicio perfecto para fortalecer la musculatura del pecho.

Foto: Canva

Hábitos que pueden ayudar a mejorar tu busto después de la lactancia o el embarazo 

Además de ejercicios físicos, hay otros hábitos y prácticas que pueden ayudar a ejercitar los pechos y recuperar su forma, firmeza y tono anterior. Te compartimos estos eficientes trucos y hábitos que favorecer al busto:

  • Utilizar cremas reafirmantes naturales y masajear la zona en círculos en dirección hacia arriba.
  • Aplicar hielo, agua o compresas frías en los pechos. Realizar masajes circulares con hielo por unos segundos.
  • Los masajes reafirmantes son muy efectivos para tensar la piel.
  • Remedios naturales como aceite natural de almendra, rosa mosqueta o aceite de oliva mantienen la piel hidratada, nutrida y elástica.
  • Mantener una postura correcta. Evitar inclinar la espalda y los hombros hacia adelante.
  • Alimentación saludable y beber abundante agua.
  • Usar el sujetador adecuado, especialmente al realizar ejercicio físico.
  • Destete gradual. El destete debe ser progresivo para que los pechos tengan tiempo de recuperarse naturalmente, y se vacíen por completo.

Otras medidas adecuadas son:

  • Dormir bien.
  • Dejar de fumar.
  • Proteger los pechos del sol.

Los deportes y trucos que te compartimos se deben de realizar con constancia y fuerza de voluntad. En poco tiempo podrás notar cambios en tu cuerpo.

Recuerda, no te presiones demasiado ni seas tan rígida contigo misma. Ser mamá implica muchos cambios, aprende a amar tu cuerpo en todas sus facetas.

(Con información de Women´s Health, Mayo Clinic y Mejor con Salud)