Hacer ejercicio desde temprana edad es importante porque se pueden prevenir muchos problemas de salud. Sin embargo, si tu pequeño dice que le duele la pierna, debes ir con un médico para ver si no se trata de Osgood-Schlatter.

Osgood-Schlatter se puede llegar a presentar en los menores que hacen deporte, durante la edad en la que pueden romper récords mundiales o correr por muchas horas sin agotarse.

Este padecimiento también es conocido como Osteocondrosis, pero más que una "enfermedad" como tal, se trata de una lesión que se manifiesta como una dolorosa protuberancia debajo de la rótula (si tocas tu rodilla, la rótula está en el huesito, en la parte de arriba, antes del menisco).

¿Qué provoca el Osgood- Schlatter en los menores?

Osgood-Schlatter afecta principalmente a los niños de 10 a 14 años y a las niñas de 10 a 13 que practican algún deporte como fútbolbasquetbolpatinaje artístico y ballet.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, su síntoma principal es el dolor de rodilla que se incrementa por condiciones como:

  • ejercicio físico intenso
  • subir o bajar escaleras
  • saltar
  • arrodillarse
  • ponerse de cuclillas
  • inflamación sobre la tibia que es muy sensible y provoca dolor cuando se ejerce presión.

No se conoce la causa exacta de este padecimiento, pero una hipótesis planteada por la Secretaría de Salud es que se presenta cuando hay lesiones pequeñas causadas por la sobrecarga repetitiva de la zona afectada antes de tu hijo o hija haya terminado de crecer.

Por su parte, Mayo Clinic agrega que Osgood-Schlatter se da con más frecuencia en niños que practican actividades que les exigen acciones como correr, saltar y cambiar de dirección con rapidez.

"Los músculos del muslo (cuádriceps) del menor tiran del tendón que conecta la rótula con el cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia. Dicha tensión que es repetitiva puede provocar que el tendón tire del cartílago, lo que genera dolor e inflamación asociados con Osgood-Schlatter", detalla la Clínica Mayo.

El tratamiento del Osgood-Schlatter consiste en:

  • modificación de la actividad física
  • que se administren analgésicos y antiinflamatorios
  • inmovilización de la zona afectada durante periodos de mucho dolor

Si las dolencias siguen y no dejan que tu hijo o hija lleven a cabo sus actividades cotidianas, ve con tu médico de confianza.