Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Puedo tomar un baño de tina caliente en el embarazo?

Relajarse con un baño de tina caliente en el embarazo es muy atractivo, pero se deben tener en cuenta algunas precauciones

SUSANA CARRASCOJun 22, 2021 
Tiempo de lectura: 7 mins.
El agua muy caliente en el embarazo puede alterar el suministro de sangre al bebé. Foto: PEXELS

Lo + leído

Sin duda, darse un baño de tina caliente en el embarazo puede ser muy atractivo, pues es una etapa en que necesitas estar relajada y pasar momentos reconfortantes. Pero antes de hacerlo, hay algunos factores que debes considerar para no poner en riesgo tu salud y la de tu bebé.

Los baños calientes en el embarazo no son completamente seguros, pues como aumentan la temperatura corporal, podrían desencadenar reacciones peligrosas.

(Foto: Pexels) 

¿Significa que no puedo tomar un baño de tina caliente en el embarazo? No necesariamente, es posible disfrutarlos, pero considerando algunas variables como la frecuencia y la duración de los mismos. Sigue leyendo para conocer todo al respecto.

Baño de tina caliente en el embarazo, ¿es seguro?

Un baño de tina caliente en el embarazo puede tomarse siempre y cuando no represente un riesgo para ti ni tu bebé. No existen contraindicaciones particulares que lo prohíban, sin embargo, es importante cuidar los siguientes aspectos: 

1. Temperatura del agua  

Si estás embarazada y deseas darte un baño caliente, es importante que el agua no esté demasiado caliente, se debe mantener tibia, sin superar los 36° C. Existen termómetros de bañera para niños que facilitan medir la temperatura del agua. 

Cuando te bañas con agua demasiado caliente en la gestación, puedes facilitar la vasodilatación y provocar problemas de circulación o disminución de la presión arterial, lo que resulta muy peligroso.

(Foto: Pexels) 

También es importante que no sufras cambios de temperatura bruscos, como el que ocurre al salir del agua muy caliente al ambiente fresco. La recomendación es bañarse a medio día, cuando hace más calor o permanecer en la tina hasta que el agua se entibie lentamente y el cuerpo se adapte a la temperatura ambiente.

2. Duración del baño

Otra cosa que debes cuidar al darte baños calientes en el embarazo es el tiempo que pasas en el agua.

Sumergirse por mucho tiempo en agua caliente eleva la temperatura del cuerpo y reduce el flujo sanguíneo hacia el bebé, lo que le ocasiona estrés. Además, tu piel puede sufrir de resequedad más intensa después de salir de la tina o la ducha.

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo es la primera respiración del bebé una vez que sale del vientre? 

Se aconseja no pasar más de 1o minutos sumergida en el agua durante el baño.

3. Dile no a saunas y jacuzzis

Pasar tiempo en una sauna durante el embarazo aumenta de manera considerable la temperatura corporal y algunos estudios retomados por el portal Eres mamá sugieren que los bebés nacidos de mujeres que tuvieron fiebre tienen más riesgo de anomalías en la médula espinal y el cerebro.

Además, el aumento excesivo de la temperatura puede aumentar el riesgo de abortos espontáneos, de acuerdo con Mayo Clinic

Los signos de sobrecalentamiento corporal incluyen sudoración, sensación de calor y enrojecimiento de la piel. Los síntomas más graves pueden ser náuseas, mareos y hasta desmayos.

(Foto: Pinterest) 

Los jacuzzis o tinas de hidromasajes tampoco están recomendados, ya que como tienen agua estancada que se recicla de manera constante, contribuyen a la acumulación de bacterias dañinas. Si decides usarlos, evita sentarte cerca de la válvula que proporciona nueva agua caliente y no sumerjas la cabeza, los brazos, los hombros y la parte superior del pecho. 

4. Evita las sales de baño y jacuzzis

Agregar sales de baño a la tina puede ser muy tentador, pero es importante que los evites mientras estás embarazada, pues alteran el pH de la vagina y facilitan las infecciones íntimas que pueden complicar el desarrollo de tu pequeño.

Basta con que enciendas una vela aromática o que pongas un poco de música relajante para disfrutar del momento al máximo. 

(Foto: Pexels) 

5. Cuidado con las caídas

Otro punto que debes considerar antes de tener un baño de tina caliente en el embarazo son los posibles resbalones o caídas.

Esto es especialmente importante en los últimos meses de embarazo, pues es cuando tu cuerpo está más inestable y en riesgo de sufrir accidentes. Lo ideal es colocar tapetes antiderrapantes en el suelo del baño e incluso, dentro de la misma tina.

Beneficios de los baños calientes en el embarazo

Como ves, siempre y cuando tomes las medidas necesarias no tiene por qué hacer un problema al darte un baño caliente de tina en el embarazo, de hecho, puede tener beneficios, como:

(Foto: Pinterest) 

-Reducción del estrés

-Menos dolor de espalda

-Articulaciones relajadas

-Preparación del cuerpo para el parto 

Ya lo sabes, un baño de tina caliente en el embarazo puede ser seguro siempre y cuando cuides la temperatura del agua, no uses sales de baño y no te excedas en el tiempo sumergida en el agua. Ante cualquier síntoma raro, acude de inmediato con el médico.

SIGUE LEYENDO: 5 asombrosas cosas que hace un bebé antes del parto 

(Con información de Eres mamá, Bebés y más, Ok Diario)


Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda