El dolor de parto se siente distinto en cada mujer, sin embargo,un estudio asegura que el sexo del bebé puede influir, pues dependiendo de si es niño o niña, será la intensidad del dolor.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista Research Nature, realizada por expertos del Hospital Clínico de San Cecilio de Granada, dar a luz a niñas duele menos que dar a luz a un niño. 

¿Cómo? Para llegar a esta conclusión, los expertos estudiaron a 56 embarazadas que iban a tener a su bebé en el mencionado hospital.

¿Por qué es más doloroso dar a luz a niños?

En el estudio, se analizó el nivel de dolor en el parto de mujeres, de las cuales 27 tuvieron niños y 29 tuvieron niñas

(Foto: Freepik) 

Tomaron muestras de sangre de las embarazadas al comienzo del proceso del parto y durante el momento exacto de la expulsión. 

Los hallazgos fueron sorprendentes, ya que se detectó que las mujeres que dieron a luz a niñas, presentaban más niveles de defensas antioxidantes y menos inflamación a la hora del parto.

Esto pudo confirmar que existe una relación muy estrecha entre el sexo del bebé y la capacidad que tenga de afrontar el estrés que supone su llegada al mundo, lo que a su vez reduce el dolor en la mujer al momento del parto

Según el estudio, las niñas pueden responder mejor a dicho estrés porque presentan menos daños oxidativos en las membranas celulares en comparación con los varones. 

Se observó además que el parto de una niña es menos agresivo para la mujer que cuando da a luz a un niño.   

Es importante destacar que todas las mujeres embarazadas van a enfrentar dolor durante el trabajo de parto, a pesar de que los estudios señalan que duele más tener un niño que una niña. 

(Foto: Freepik) 

Lo cierto es que cada mujer es diferente y su experiencia nunca va a ser igual a la de otra mujer embarazada.

¿Cómo manejar el dolor durante el parto

El sitio especializado MedlinePlus indica que no hay un método que sea mejor para manejar el dolor durante el trabajo de parto.

Debido a que en cada mujer la experiencia es diferente, se pueden tomar en cuenta distintos métodos para soportar el dolor, como:

  • Técnicas de respiración 

Pueden ayudar a aliviar el dolor de forma natural durante el parto y pueden añadir alivio a los medicamentos si se deciden utilizar. 

  • Analgésicos 

Un analgésico sistémico es un medicamento para el dolor que se inyecta en una vena o músculo y actúa sobre el sistema nervioso en lugar de sólo una determinada parte del cuerpo. 

(Foto: Pexels) 

En algunos casos el dolor no disminuye por completo, pero puede disminuir significativamente. 

Con estos medicamentos algunas mujeres pueden tener un parto más fácil y se sienten más relajadas, con la ventaja de que no se retarda el trabajo de parto ni se afectan las contracciones.

La anestesia que puede ser más segura y efectiva es la epidural, que adormece la mitad inferior del cuerpo. También se puede optar por anestesia local en la vagina y las áreas rectales.

Recuerda que, aunque planees a la perfección el parto las circunstancias pueden cambiar, así que sé flexible para lo que pase, poniendo tu seguridad y salud primero, así como la del bebé. Ante cualquier duda, consulta a tu médico.

(Con información de MedlinePlus, Eres mamá)

Para aprender más de...Tipos de mamás y sus características

Maternidad
La maternidad representa un cambio muy importante en la vida de las mujeres y es que la falta de experiencia logra crear diferentes tipos de comportamientos que podrían definirse como ciertos tipos de madres
Tipos de mamás
Al existir diversas formas de cómo ejercer la maternidad, te presentamos 9 tipos de mamás entre los cuales tal vez te puedas identificar con más de un ejemplo.
Mamá helicóptero:
Son aquellas madres que se encuentran siempre pendientes de sus hijos, sin brindarles la autonomía que necesitan, llegando a ser sobreprotectoras, de acuerdo con la Universidad de Minnesota, esta conducta podría afectar a los hijos volviéndose incapaces y dependientes.
Mamá necesitada:
Es un tipo de mamá muy conflictiva, pues siempre se encuentra quejándose y presentando necesidades que nunca logran ser llenadas, provocando en los hijos un sentimiento de culpa en el que se cree que nunca podrán ser suficiente para su madre.
Mamá amiga:
Este tipo de mamá se comporta como un adolescente, permitiendo todo tipo de libertades y acercándose a los hijos como una compañera más, sin embargo, esto no es del todo benéfico, pues la crianza de un hijo necesita un balance entre la complicidad y la autoridad
Mamá chantajista:
Estas mamás siempre están dispuestas a manipular a los hijos para que hagan lo que ellas quieren. Los hijos criados por una madre así, tienden a desarrollar dificultades para tomar decisiones pues buscan siempre tener la aprobación de ellas. Muchas veces este chantaje es disfrazado de un supuesto “amor”.
Mamá exigente:
Siempre impone reglas y órdenes para las actividades diarias, las expectativas hacia sus hijos son muy altas. De igual forma se muestran lejanas y cero afectuosas hacia sus hijos. Crecer con una mamá así provocará problemas de ansiedad y baja autoestima, así como inseguridades.
Mamá competitiva:
Este tipo de madres desarrollan una fuerte competencia motivada por la envidia de la juventud en contra de las hijas cuando empiezan a crecer. En casos extremos las madres llegan a expresar comentarios crueles en contra de ellas.
Mamá obediente:
Son mamás que cumplen todas las peticiones de los hijos, convirtiendo a los niños en pequeños tiranos. Con el paso del tiempo se cría a una persona incapaz de esperar, así como sin ningún rasgo de tolerancia pues nunca tuvo límites.
Mamá ausente:
Las mamás de este tipo relevan la crianza de los hijos a los abuelos o a los tíos por diversas razones y al no estar el tiempo suficiente con los niños tiende a recompensar su ausencia con regalos.
Mamá buena onda:
Es la mamá soñada por todos, son capaces de llamar la atención sin provocar daños con la intención de que el hijo aprenda de sus errores. Creen en las capacidades de los niños motivándolos a luchar por sus sueños.