Por si no lo sabías la mastopexia es una cirugía que se realiza con fines estéticos y que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una de las más solicitadas para levantar el busto. 

Este procedimiento consiste en levantar o elevar las mamas, otorgándole al cuerpo la simetría cuando son desiguales, este puede realizarse con volumen disminuido o aumentado mediante implantes.

Dentro de las dudas más recurrentes es que si requiere anestesia general y la respuesta es afirmativa. Con esta técnica se busca dar un aspecto más juvenil, ayudando a la persona a sentirse mejor con respecto a su apariencia.

¿Qué es la mastopexia y para qué se realiza?

Existen diversos factores que provocan que los senos vayan perdiendo su firmeza y esto puede abarcar desde los malos hábitos y cuidados antes, durante o después de un embarazo, la edad y los cambios de peso. También ifluye: 

  • El uso inadecuado de un sostén.
  • El mal hábito del tabaquismo.
  • Tener una mala postura.
  • No hacer ejercicio.
  • Estar jalando constantemente el tejido mamario de una manera y forma brusca.

De igual modo, cuanto mayor sea el tamaño inicial, la caída puede ser más notoria. Para corregir este problema existen diferentes alternativas.

Algunas son naturales e incluyen ejercicios para reafirmar el busto, cremas, consumo de infusiones y mejora de la postura. Por otra parte, se tienen los procedimientos estéticos:

  • Mesoterapia.
  • Radiofrecuencia.
  • Ácido hialurónico.
  • Policaprolactona.

Cirugías estéticas, entre las que se encuentra la mastopexia, también conocida como levantamiento de senos. Su finalidad es volver a colocar las mamas en su sitio, cuando estas han caído.

Esto se define como una ptosis mamaria, termino médico que se refiere al colgamiento o la caída del pecho en la mujer. La mama no se sustenta a través de ningún músculo, sino que lo hace gracias a la piel, la grasa, los ligamentos.

Esta técnica quirúrgica puede incluir reducción en los casos en los que el seno es demasiado grande. O bien aumento con implantes cuando la mama es pequeña.

También se puede cambiar de posición la areola y el pezón. Con la mastopexia se busca dar a los senos un aspecto rejuvenecido, para que luzcan más simétricos.

Foto: Canva

¿Qué tan riesgosa es una mastopexia?

Los riesgos de una mastopexia incluyen:

  • Sangrado.
  • Hematoma.
  • Infección.
  • Seroma.
  • Mala cicatrización de las areolas.
  • Cambios en la sensibilidad de las areolas, que pueden ser temporales o permanentes.
  • Irregularidades en el contorno y forma mamaria.

¿Cómo es el procedimiento de una mastopexia?

La mastopexia se realiza bajo anestesia general con sedación intravenosa. Asimismo, se debe realizar en un quirófano, con las condiciones sanitarias adecuadas y por parte de profesionales con capacitación y experiencia en el manejo de dicha técnica.

El cirujano efectúa entre uno y tres cortes, de acuerdo con el tamaño, la forma, el grado de flacidez, la posición de la areola, el exceso de piel o cuando, además del levantamiento, se practica reducción mamaria.

Foto: Canva

¿Cuántos tipos de incisiones se pueden practicar?

  • Ancla: alrededor de la areola, desde la misma, en vertical hacia abajo, hasta el pliegue del pecho; y luego horizontal, a lo largo de dicho pliegue.
  • Ojo de cerradura: alrededor de la areola y luego hacia abajo, en línea vertical descendente.
  • Peri areolar: como su nombre lo da a entender, se hace alrededor de la areola.
  • Semiluna: se hace a lo largo de la mitad superior de la areola.

En la actualidad, diversas investigaciones señalan que en la mayoría de las mastopexias se hace manipulación del parénquima, con el fin de asegurar una mayor duración de los resultados.

A su vez, dependiendo de la necesidad, se retirará piel adicional o tejido mamario, reubicando el pezón y la areola o colocando implantes, si tal es el caso.

La Secretaría de la Salud propone a través de un estudio realizado la técnica circunrotacional, en la que se combina reducción de circunferencia de la base, rotación glandular y reposicionamiento.

Con esto se asegura que esto aumenta la proyección anterior y define mejor el borde lateral del seno. Para culminar, es posible que en algunos casos se deje un drenaje.

Luego se sutura y se coloca un apósito de gasa. La duración general de la intervención se estima entre dos y cuatro horas.

La recuperación es corta. Muy posiblemente, la paciente pueda ser dada de alta y retirarse del hospital el mismo día.

Foto: Canva

¿Cuál es la preparación para la cirugía?

De acuerdo con la edad y algunos factores de riesgo, es posible que en ciertos casos el cirujano especialista recomiende hacerse una mamografía previa u otras pruebas de imagen. Por su parte, la persona debe informar si está embarazada, qué medicamentos consume e incluso qué suplementos naturales usa.

El médico puede indicar que se suspenda el uso de anticoagulantes, como warfarina; y antiagregantes, como aspirina.

Recomendaciones para la persona que se realizará una mastopexia

  • La paciente debe estar en ayunas. Se le informará cuántas horas antes debe dejar de comer y beber.
  • También debe usar ropa suelta, que sea sencilla de quitar y poner. Sobre todo, que tenga botones o cierres por el frente.
  • Es necesario ir con un acompañante, ya que no se podrá conducir después.

¿Cuáles son los cuidados posteriores a una mastopexia?

Una semana después del procedimiento, la persona puede retornar a sus actividades con total normalidad, siempre y cuando cumpla con el reposo y los siguientes cuidados:

  • Usar un sostén especial por el tiempo que el cirujano indique.
  • Evitar movimientos bruscos o levantar peso.
  • Suspender la actividad física por una semana.
  • No hay que aplicar hielo, a menos que el médico lo indique. Para mitigar el dolor, el cirujano recomendará ciertos analgésicos a demanda.
  • Por otra parte, si la paciente es fumadora, se recomienda que evite el hábito. Este puede afectar la microcirculación y, en consecuencia, la cicatrización.

Resultados y beneficios de una mastopexia

Con la mastopexia, no solamente se levantan los senos, sino que se puede mejorar la forma, la simetría y la proyección de los mismos.

Aunque el cirujano hace los cortes de modo que no sean tan notorios, siguiendo, por ejemplo, la línea de la areola, las cicatrices son visibles por un tiempo, hasta un año. Luego se desvanecen un poco, pero no del todo.

Los resultados de la mastopexia suelen permanecer a largo plazo. Todo depende de diversos factores, como la alimentación, el sobrepeso, los embarazos, la lactancia y la acción hormonal.

No obstante, puede haber también algunos resultados insatisfactorios, cuando se colocan implantes en posición retro muscular; los más frecuentes que se señalan en las investigaciones son:

  • Asimetrías.
  • Desplazamientos.
  • Doble contorno mamario.

Asimismo, es posible que con la edad las mamas caigan de nuevo. Pero, si la persona lo considera, es posible aplicar otra vez el procedimiento de levantamiento de pechos o un cambio de implantes.

¿Para quiénes se recomienda la mastopexia?

La mastopexia puede ser una opción para las mujeres en quienes el aumento o la disminución de peso, el envejecimiento o los embarazos han dejado secuelas en sus senos.

Asimismo, es una alternativa cuando el cirujano considera que solo con los implantes no se logrará la suficiente elevación.

Foto: Canva

¿Es posible combinar ambos procedimientos?

Los cirujanos estéticos y médicos especialistas no recomiendan este procedimiento si la persona está planeando adelgazar, si está embarazada o si tiene previsto estarlo. Tampoco si aún está amamantando.

En estos casos, es preferible esperar.

¿Cuáles son los posibles riesgos y complicaciones que tiene una mastopexia?

Como sucede en cualquier cirugía, con la mastopexia existen algunos riesgos relacionados con la anestesia, las posibles infecciones, las hemorragias de las heridas, la inflamación y las cicatrices gruesas.

Adicionalmente, se pueden presentar complicaciones particulares como:

  • Dificultad para amamantar.
  • Pérdida de sensibilidad en los pezones.
  • Asimetría en las mamas, una más grande o con forma diferente, o en los pezones.
  • Por lo general, tales problemas son poco frecuentes. Pero a los mismos habría que sumar las complicaciones por el uso de implantes, tales como el encapsulamiento, el desplazamiento o la rotura.

Por último, también hay riesgos emocionales, derivados de las expectativas de la persona desde el punto de vista estético. Estas podrían verse defraudadas si las mamas no lucen como se esperaba.

Algunos de estos riesgos se pueden minimizar si la cirugía es llevada a cabo por un especialista, con experiencia en el manejo de la técnica. Es necesario precisar que se debe de realizar en las condiciones adecuadas, es decir, en un quirófano debidamente dotado.

(Con información de Organización Mundial de la Salud, Secretaría de Salud, Hospital de la Mujer y Clínica de la Mujer)