Bañar a un recién nacido puede ser de las cosas más esperadas para los nuevos padres de familia.

Y aunque la emoción los llene de alegría, seguramente tendrán algunas dudas sobre cómo es el proceso de bañar a un recién nacido

Bañar a un recién nacido no es complicado, solamente se trata de seguir una serie de pasos sencillos que te ayudarán a bañar a tu bebé de la forma correcta. 

¿Cómo bañar al recién nacido?  

Si tú bebé es recién nacido, la Organización Mundial de la Salud no recomienda bañarlo de inmediato. De hecho, la recomendación es esperar al menos 24 horas y si no es posible, al menos 6 horas.

(Foto: Pexels)

Bañar a un bebé recién nacido puede ser contraproducente porque se les eliminaría la capa cerosa blanca con la que nacen, que se llama vérnix. La cual les ayuda a protegerse de las bacterias y a mantener una piel suave e hidratada. 

Además, bañar a tu bebé recién nacido puede provocar una disminución de la temperatura corporal y causar un nivel bajo de azúcar en la sangre. 

¿Cómo darle un baño de esponja al bebé?

Se recomienda que antes de que se caiga el cordón umbilical, los padres bañen a sus bebés con un baño de esponja, ya que es lo mejor para mantener el cordón umbilical lo más limpio y seco.

  • Reúne todo el material necesario, como una toallita o esponja para bebés, un recipiente con agua y una toalla.
  • Limpia al bebé sobre una superficie segura, como el cambiador o la cama. También puedes poner una toalla o manta en el suelo para suavizarlo, o colocar al bebé en tu regazo. Si tu bebé está en una superficie elevada, asegúrate de tenerle siempre una mano encima para que no se caiga.
  • Procura que no le entre agua en los ojos y no le limpies directamente con una esponja el muñón del cordón umbilical.
  • Asegúrate de mantener al bebé abrigado durante el proceso, ya que los recién nacidos pueden enfriarse rápidamente. Una forma de hacerlo es envolverlo en una toalla, descubriendo cada parte del cuerpo a medida que la limpias.

(Foto: Pexels)

¿Cómo bañar a tu bebé en la bañera?

  • El muñón del cordón umbilical de tu bebé debe caerse en las tres primeras semanas de vida. A partir de ese momento, puedes empezar a bañarlo en la bañera. Los expertos recomiendan utilizar una bañera infantil con una superficie antideslizante en el interior para mantener seguro al bebé.
  • Reúne todo el material necesario, incluidos un pañal nuevo, una muda de ropa, una toallita y jabón.
  • Coloca una bañera para bebés sobre una superficie plana y nivelada o dentro de un lavabo o bañera.
  • Llena la bañera con unos centímetros de agua caliente. Comprueba la temperatura con el antebrazo o el codo para asegurarte de que no está demasiado caliente.
  • Desviste al bebé y colócalo suavemente en el agua, asegurándote de que la nuca y el cuello quedan apoyados en tu mano. Utiliza la otra mano para lavarlo.
  • Moja la toallita y añade un poco de gel de baño si es necesario. Primero limpia suavemente la cara del bebé y luego ve bajando por el cuerpo. Asegúrate de limpiar todos los pliegues y dobleces.
  • Aclara bien, asegurándote de eliminar todo el jabón.
  • Saca al bebé de la bañera y envuélvelo en la toalla para mantenerlo caliente. Sécale suavemente la piel.
  • Aplica un poco de loción para bebés, si es necesario, y termina el baño con un pañal y ropa nuevos.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de VeryWell Family)