Tal vez estás ansiosa por tener en tus brazos a tu bebé y empezar a crear un vínculo especial pero no es necesario esperar hasta que nazca, sino que puedes conectar con tu bebé mientras está en el vientre

De acuerdo con el libro “Sé la mamá que quieres ser”, existen muchas formas de conectar con tu pequeño desde antes de que nazca.

Esto se debe a que el bebé puede reconocer muchos estímulos de su ambiente, por lo que será necesario que desde que está en tu pancita, realices actividades que lo ayuden a reconocerte.

Formas de conectar con tu bebé mientras está en el vientre 

El mencionado libro, destaca que el bebé puede reconocer desde tu voz, hasta los movimientos que haces a lo largo del día, lo que ayuda a crear un vínculo muy especial.

Estas son las mejores formas de empezar a conectar con tu bebé

(Foto: pexels) 

  • Háblale todos los días 

Tu bebé puede escuchar tu voz aunque esté en el vientre, de hecho, la naturaleza es tan sabia, que la distancia entre tu boca y el útero es la ideal para que perciba el tono grave, tenue o lejano.

Cuando le hablas constantemente, el bebé se va acostumbrando a tu voz, así que tómate unos minutos al día para poner tus manos sobre tu vientre y platicarle algo lindo. Incluso puedes cantarle o leerle un cuento, así le transmites no solo el calor de tu contacto, sino de tu amor.

  • Procura que su papá toque tu pancita 

En el vientre, el bebé es capaz de reconocer el olor de su papá, ya que pasa a través de ti cuando están muy cerca y lo inhalas.

Estudios destacan que cuando el papá pone sus manos sobre tu pancita, es un estímulo que puede ayudar a que el bebé gire a la posición ideal para el parto, así que busquen momentos donde juntos le hablen al bebé y acaricien tu vientre. 

  • Sal a caminar 

Tu bebé disfruta del movimiento, así que cuando caminas o haces alguna actividad tranquila, lo arrullas.

En ese sentido, se recomienda hacer estiramientos o deportes especiales para el embarazo, pues ayuda a crear un espacio para que el bebé esté más cómodo, se pueda mover y girar cuando lo necesite.

(Foto: freepik) 

¿Y si trabajo sentada? No hay problema, solo procura levantarte cada 30 minutos a caminar unos minutos y siéntate en una pelota de pilates en lugar de una silla convencional. Balancéate cada cierto tiempo para estar en movimiento.

  • Sal a pasar un momento agradable 

A menos que el médico te lo indique, tu embarazo no es motivo para quedarte encerrada en casa, aprovecha para tener salidas de fin de semana, ya sea cenas románticas con tu pareja, masajes, caminatas con amigas o cualquier actividad que fomente tu bienestar también estimulará a tu bebé y ayudará en su sano desarrollo.  

  • Reduce el estrés 

La placenta protege a tu bebé de cualquier daño en el exterior, incluyendo el estrés, pero si es muy fuerte, no hay forma de que no llegue hasta el pequeño.

Así que, si te sientes muy preocupada o ansiosa, es ideal bajar el ritmo, pedir ayuda y acudir a una terapia con un profesional. Si es necesario, habla con tus jefes en el trabajo para que te apoyen en esta etapa y puedas tener una carga laboral más tranquila. 

(Foto: freepik) 

Algo que puede funcionar para sentirte menos agobiada es escribir lo que estás sintiendo, tanto lo positivo como lo negativo.

Recuerda disfrutar mucho de esta etapa, ya llegará el momento de tocar a tu bebé y verlo a los ojos, por ahora debes aprovechar cada oportunidad de hacerle saber que estás ahí y que lo esperas con mucho amor

Para aprender más de...6 datos sobre los cambios en el cerebro durante el embarazo

No solo son cambios físicos:
El periodo que comprende el embarazo conlleva muchos cambios físicos y mentales en la madre. Sin embargo, se conoce muy poco sobre los últimos pues la mayoría de las investigaciones sobre el embarazo se centran en el desarrollo del feto. Esto es lo que se conoce.
Mejores sentidos para mejores vínculos:
Lo que se conoce del cerebro maternal es principalmente por estudios científicos en roedores. Por ejemplo, se ha observado que el sistema olfativo mejora con la producción de nuevas neuronas con el fin de formar un vínculo sólido entre ella y sus crías.
Crecimiento neuronal:
El hipocampo, que es un área del cerebro relacionada con la función de la memoria, tiene un crecimiento neuronal; estos cambios se manifiestan en el comportamiento, como por ejemplo: los roedores exhiben una mejora en la atención, la memoria y son mejores recolectoras y planeadoras. Además, son más audaces y atrevidas.
Los cambios son permanentes y acumulativos:
La mayoría de dichos cambios en el cerebro y el comportamiento persisten toda la vida. Asimismo, muchos de estos cambios son acumulativos, es decir, con cada embarazo surgen más cambios en el cerebro.
Protección contra amenazas:
Las mujeres embarazadas muestran una disminución de la regulación de la respuesta al estrés, se cree que esta disminución responde a un propósito adaptativo básico: la protección de la madre a su cría. De igual forma, las mujeres embarazadas pueden detectar con mayor facilidad que cualquier otra persona las amenazas latentes de su entorno.
El costo mental del embarazo:
Se cree que la reestructuración del cerebro maternal tiene un costo permanente. Una investigadora siguió de cerca a un grupo de 100 embarazadas y en la etapa postparto y se encontró una deterioro cognitivo a diferencia de las mujeres sin hijos. Por ejemplo, en la memoria verbal las embarazadas mostraron rendimientos bajos.