Preeclampsia fué  y sigue siendo la principal causa de muerte junto con hemorragia obstétrica. El 4% de las atendidas tuvieron una enfermedad hipertensiva del embarazo”, dijo la doctora Josefina Lira Plascencia durante el foro “Llegó la adolescencia. ¿Ahora qué hacemos?” organizado por SuMédico.

"Cuando las atendíamos y las veíamos (cada 4 semanas), tuvimos la oportunidad de prevenir esa consecuencia", presume. 

Durante una investigación con 2500 personas embarazadas, se tuvieron 2 muertes maternas. Las defunciones se dieron por un tema de preeclampsia en personas que llegaron por primera vez a la clínica de embarazo adolescente del país, de la cual es fundadora.

“Lo que nosotros vimos fue que si la mujer tenía un control prenatal adecuadose libraba de muchas consecuencias durante el embarazo. Sin embargo, nosotros vimos que las que llegaban lo hacían en el segundo trimestre, como a la mitad del embarazo”, comenta la experta. 

Embarazo adolescente: antes de 1990 no se contaba con una medición adecuada del panorama

Una pandemia que sucede alrededor del mundo y recibe menos difusión que el coronavirus, es el embarazo adolescente. Solo en 2016 se embarazaron 76 de cada 1,000 adolescentes.

Antes de la década de 1990, no se contaba con una medición adecuada del panorama del embarazo adolescente en México y en 30 años se ha podido ver poco cambio.

Pero el problema no solo recae en las jóvenes que deciden estar con su pareja, sino también en los médicos, que en muchas ocasiones se resisten a dar consejería anticonceptiva, explicó la doctora Josefina Lira Plascencia durante el foro “Llegó la adolescencia. ¿Ahora qué hacemos?” organizado por SuMédico.

La doctora Lira detalló que atendió a mujeres menores de 16 años y vio aproximadamente a 17 mil mujeres embarazadas menores de esa edad.

En palabras de la especialista en embarazo adolescente, en una investigación realizada en 2,500 pacientes, el 72% de las mujeres menores de edad presentó una complicación obstétrica, siendo la ruptura de membranas la más frecuente. 

En palabras de la especialista, cuando se realiza el acto sexual a esa edad existe mucho más riesgo de que contraigan infecciones urinarias y de transmisión sexual.

“Actualmente, en la última medición que hizo INEGI, la tasa es de 70 embarazos por 1000 adolescentes. Es una situación deprimente”, menciona la experta.

El embarazo adolescente causa el abandono escolar

La doctora Lira Plascencia apunta que la mayoría de las adolescentes embarazadas no regresaban a estudiar después del embarazo e interrumpieron sus estudios debido a su condición.

“En el 72% de 2500 adolescentes en una cohorte que publicamos por ahí del 2015 , pudimos ver que la complicación más frecuente fue la ruptura de membranas, lo que conllevaba a un nacimiento pretérmino”, explica la doctora.

También se pudo ver que los profesores eran los que daban más consejería anticonceptiva, no los doctores.

Mediante la consejería anticonceptiva de las mujeres que llegaban se pudo ver que uno de los problemas sustanciales en el país, sobre el embarazo adolescente, es que la gran mayoría de ellas salen de las instituciones públicas sin un método de planificación familiar.

"Es difícil estar como médico para hacer esa prevención. Sí se puede, pero no estamos al alcance de todas. Muchas de ellas no sabían que iban a terminar en embarazo" menciona la experta.

De las mujeres vistas por la doctora Lira, el 97% salió con un método de planificación familiar, cuando en el país, lo publicado por INEGI en el último informe de 2018, indica que el 57% de las pacientes que salen de las instituciones, lo hacen con uno. 

Gracias a su labor de investigación, su equipo consiguió que un 97% de las mujeres saliera protegida con un anticonceptivo de larga duración reversible

"Tuvimos un alto porcentaje de mujeres que se fueron con un anticonceptivo intrauterino o con un implante subdérmico. Tienen una alta eficacia para la prevención y una falla del 0.2%", abundó. 

Lo publicado por INEGI en el último informe de 2018, indica que el 57% de las pacientes que salen de las instituciones, lo hacen con un método de planificación familiar