Viajar puede ser un dilema para los niños con autismo y es importante tomar consideraciones si se planea ir a otro lugar con ellos.

Si bien abordar un avión puede ser emocionante para los menores con este trastorno, también puede causarles ansiedad y estrés por todo lo que conlleva el cambio de rutinas, el traslado y todo el movimiento que hay a su alrededor.

Estos son 5 consejos de especialistas para hacerlo de la mejor manera.

Principales barreras que tienen las personas con autismo para viajar

Existen diversos componentes cognitivos, emocionales y de comportamiento del autismo que pueden hacer que viajar en avión sea algo difícil para los menores con autismo, como:

  • Ambientes nuevos: Un aeropuerto puede ser difícil de manejar debido a que las personas con autismo no tienen las mismas facilidades para adaptarse que los demás.
  • Procesamiento de los sentidos: Los aeropuertos son ambientes con un gran número de estímulos visuales, auditivos y táctiles desde la sala de espera hasta el interior del avión.
  • Comunicación: La gente con autismo presenta dificultades en la comunicación, por lo que puede resultarles difícil expresar lo que piensan o sienten. Para ello, resulta útil llevar dispositivos electrónicos o pizarras.
  • Sociabilización: Hacer relaciones con personas nuevas puede ser muy estresante las personas con autismo.
  • Disponibilidad de información: la información debe ser clara y específica para facilitarles el acceso a las personas con autismo.

¿Cómo viajar con un niño con autismo?

La organización canadiense Autism Speaks detalla que lo mejor es platicarle del viaje a los menores con autismo y explicarles que va a ser un cambio de rutinas, que pueden presentarse diferentes situaciones y que va a existir mucho ruido a su alrededor, pero que ustedes van a estar todo el tiempo con ellos.

Para hacer esto, la institución da las siguientes recomendaciones para viajar con niños que tienen autismo:

1: Crearles un panorama de lo que va a suceder: platicarles lo que va a pasar desde que llega el taxi, el arribo al aeropuerto, la toma de maletas y el caminar por el pasillo de entrada al avión puede ayudar a reducir la ansiedad.

Plantearles que puede llegar a presentarse una persona a ofrecerles comida (la aeromoza) también ayuda

2: Explicarles sobre la seguridad del lugar: Platicarles sobre el registro de maletas y decirles que pueden llevar su maleta pequeña con sus objetos favoritos con ellos dentro del avión también es buena idea.

Diles que nada más se la van a pedir unos minutos para revisar lo que hay adentro y después se las regresan. De acuerdo con esta organización, eso ayuda a disminuir el estrés

3: ¿Tu niño con autismo tiene un libro favorito?: Lee con él mientras esperan el vuelo. Si quiere ir a caminar por las tiendas porque hay algo que le llamó la atención, ve con él y vean eso que le llamó la atención.

4: Momento de abordar el avión: Autism Speaks resalta la necesidad de contarles a los pequeños con autismo sobre las voces que se pueden llegar a presentar en el avión y menciónale los trámites previos al abordaje.

Diles que una persona les va a pedir su boleto y después van a poder pasar por un túnel y, a veces, escaleras.

También coméntales que dentro del vehículo les van a dar indicaciones por medio de un micrófono

5: Platica sobre el despegue: Todo está en calma hasta que el avión abandona la pista y se siente un empujón en el estómago. Platícale sobre las luces, las indicaciones y abrázalo durante ese momento.

Dile donde están los sanitarios por si necesita ir y acompáñalo si quiere ir. Cuando menos se dé cuenta, ya estará en el aire

Autism Speaks señala que la comunicación es muy importante para que el pequeño con autismo no se espante y que no omitir detalles que hayas aprendido durante los viajes que hayas realizado en tu vida también puede ayudar a que se sientan protegidos y menos ansiosos.

(Con información de EFE)