Todos cometemos errores y cuando se trata de la pareja, es común que intentemos darnos una segunda oportunidad, pero debemos estar atentos a las señales que indican que las cosas ya no van a funcionar.

Cualquiera que sea el contexto, dar una segunda oportunidad a la relación de pareja no es una decisión sencilla y se deben tomar en cuenta varios factores.

Aunque muchas parejas que lo vuelven a intentar descubren que valió la pena todo, otros solo van a desgastarse, porque ignoraron las señales de que las cosas ya no daban para más. 

¿Cuándo no tener segunda oportunidad con tu pareja

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Kansas, las “relaciones cíclicas”, es decir, aquellas que terminan, regresan, terminan… suelen tener cada vez más problemas y se convierten en relaciones o incluso matrimonios infelices.

(Foto: Pexels) 

La razón es que cada vez que se da otra oportunidad a la pareja, regresamos con menos ánimos, resaltan los defectos y prevalecen los comportamientos tóxicos.

Esto es todo lo que debes tener en cuenta para saber si la segunda oportunidad con tu pareja va a funcionar o es mejor aprender a dejar ir, de acuerdo con En Pareja

  •  ¿Realmente quieres volver? 

Cuando nos damos una segunda oportunidad con un ex, muchas veces no es porque realmente tengamos un amor genuino, sino que simplemente extrañamos las vivencias que tuvimos en el pasado junto a esa persona. 

Analiza si tu necesidad de volver es que realmente no quieres salir de tu zona de confort.  

También es posible que tu pareja te insista tanto en volver o te diga que no puede vivir sin ti, que sientes culpa de pensar que la otra persona sufre por ti, pero recuerda que la lástima y el remordimiento no son la base de una buena relación.

  • Piensa en por qué terminaron

Si la relación no funcionó es porque hay cosas que no están bien y es importante que se den tiempo de sanar esas heridas antes de darse otra oportunidad.

(Foto: Pexels) 

Cuando no te recuperas y vuelves con esa persona, no estás analizando lo que los hizo romper y es posible que repitan los errores en poco tiempo.

  • Tienen resentimientos y hay reproches 

Volver con una pareja después de que nos lastimó no es fácil, por lo que se requiere de un trabajo interno muy profundo para perdonar y superar esos conflictos.

(Foto: Pexels) 

De lo contrario, el motivo por el que hayan terminado siempre será detonante de discusiones, reproches y comentarios hirientes que deterioren cada vez más la relación.

  • Les pesan los errores del pasado

Esto tiene mucho que ver con el punto anterior, ya que cuando no hablan de aquello que los lastimó en su momento, esas cargas se van haciendo cada vez más pesadas y se acumulara con nuevas acciones.

Es importante que tengas en cuenta que hay problemas más allá de la relación, como que tu pareja sea violenta o tenga alguna adicción y en esos casos, lo mejor es que tu pareja busque ayuda con expertos, no pienses que lo puedes “curar” con tu amor.

  • No te das oportunidad de conocer a otros

Es posible que simplemente quieras volver con esa persona porque no te has dado la oportunidad de conocer a otras personas, de disfrutar tu tiempo a solas o con tus amigos. 

(Foto: Pexels) 

Cuando lo hagas, es posible que te des cuenta que no quieres volver a ese lugar donde te hicieron daño.

No vuelvas solo porque sí 

Si quieres una segunda oportunidad con tu pareja analiza estas circunstancias y, sobre todo, asegúrate de que la otra persona quiera lo mismo y que los dos estén dispuestos a trabajar en sus errores del pasado. 

(Con información de En Pareja, Salud180)

Para aprender más de...5 consejos para superar el ghosting

El ghosting.
Conociste a una persona, estaban saliendo, todo iba de maravilla… y de pronto, un día, esa persona dejó de llamar, mandar mensajes, y hasta te bloqueó de sus redes sociales. A esta práctica se le conoce como ghosting, que se traduce como “hacerse el fantasma”, e implica que una persona desaparece de la vida de la otra sin dar ningún tipo de explicación al respecto.
Vergüenza e ilusiones rotas.
Los psicólogos consideran que lo que genera el dolor en esta situación, puede que ni siquiera sea la pérdida de la persona en sí, sino más bien la interrupción de tus sentimientos e ilusiones positivas. Además, puedes tener vergüenza por pensarte “rechazado”, o por haber sentido de más. Ambas cosas, en conjunto, dan como resultado un circuito roto emocional.
Entender la razón del dolor.
En muchos casos, más que la partida, lo que duele es el cortón emocional, o quizás sea el sentirse rechazado. Debes analizar la situación, la relación que tenían y las expectativas, pues de esa manera te será más sencillo entender cómo sanar. ¿Realmente te duele su ausencia o que las ilusiones no se cumplieran?
Acepta el dolor.
En ningún momento debes negar que algo duele, pues hacerlo solo embotella las emociones negativas y te resultará peor. Sentirse mal por algo que cortó tus ilusiones de golpe no es malo, al contrario, es una respuesta totalmente natural, y no debes negarte a vivirlo.
Sé amable contigo.
Parte de aceptar el dolor, es entender que no debes presionarte, ni culparte. Tienes que dejar que los sentimientos y emociones fluyan y que sigan su ciclo. Incluso si posiblemente no fue un noviazgo formal, te estás enfrentando a un rompimiento, por lo que es completamente normal pasar por un duelo doloroso.
Habla del tema.
Expresar tus ideas y sentimientos, esos que le dan mil vueltas a tu cerebro, sin duda te ayudará a calmar el caos que experimentas internamente. Puedes confiarle tus pensamientos, emociones, dudas o deducciones a algún amigo o persona cercana, y seguramente te será de ayuda.
Déjalo ir.
Al igual que a unos globos, tendrás que soltar el recuerdo y a la persona, pero solo cuando lo creas adecuado (no te dejes influenciar por tiempos de otras personas, cada uno lleva su propio ritmo). Hacerlo te permitirá seguir con tu vida. Para lograrlo, quizás te ayudaría pensar que, a lo mejor, la otra persona (el fantasma), pensó que era lo correcto y que no era con intención de herirte (tanto).