En nuestros artículos, te compartimos muchos consejos y formas de construir una relación sana, sin embargo, aunque se cree que esto es lo que muchos buscan, la realidad es que hay quienes se aburren en una relación sana ¿Es tu caso? Te decimos por qué. 

Tener una relación sana y que nos brinde paz no siempre es el objetivo de algunos, de hecho, hay quienes se aburren en cuanto todo va bien con su pareja

Si constantemente estás en una relación tóxica y cuando al fin encuentras a alguien estable que te respeta y ama rápidamente te cansas, esto te interesa. 

¿Por qué me aburro en una relación sana?

Una relación sana es aquella en la que el respeto, la buena comunicación, el apoyo y la aceptación mutuos destacan, permitiendo solucionar conflictos a través del diálogo constructivo. 

(Foto: pexels) 

Se cree que las personas se aburren en una relación sana debido a que, por naturaleza, buscamos conflictos, pero existen varios factores que contribuyen a que extrañemos las discusiones y la tensión en las relaciones

  • Normalizamos lo tóxico 

El primer factor es que muchas veces nos acostumbramos a los conflictos frecuentes en las relaciones, los comportamientos tóxicos y la inestabilidad, pues este tipo de vínculos por desgracia son comunes y hasta se romantizan.

Además, constantemente nos dicen que el verdadero amor debe ser emocionante como una montaña rusa, por lo que, si todo es tranquilo y con peleas poco frecuentes que se resuelven con facilidad, surge el aburrimiento.  

  • Ansiedad

Estudios demuestran que en las relaciones inestables hay mucha ansiedad, lo que, aunque parezca raro, genera más atracción por el otro.

Esto es común sobre todo en parejas donde hay un esfuerzo intermitente debido a que los momentos negativos y dañinos son habituales, pero se buscan constantemente los momentos placenteros y emocionantes de la relación.

(Foto: canva) 

  • Modelos de relación tóxicos 

Si desde la infancia vimos que nuestros padres llevaban una relación tóxica o poco saludable, entonces es más probable que en la vida adulta, eso influya en el tipo de vínculos que tenemos.

Aprendemos el rol de pareja que observamos durante esos primeros años de formación y eso da pie a aburrirse en cuanto llegamos a una relación sana, pues creemos que lo normal es terminar y volver constantemente, insultarse, llorar, reconciliarse e ignorar al otro en cuanto hace algo que no nos gusta.

  • Ideas equivocadas del amor 

Otra razón por la que te aburres en una relación sana es que tienes muchas ideas equivocadas sobre lo que es una pareja sana, ya sea por tu familia, por las películas, la música, los libros o tus amigos.

Deshacerse de estas ideas no es tan fácil, pues siempre nos dicen que el amor verdadero requiere sacrificio, que hay una media naranja perfecta y que debemos dejar de ser nosotros mismos para que funcione.

(Foto: pexels) 

Otro ejemplo es el de los celos, pues constantemente recibimos el mensaje de que cuando alguien te quiere, te cela, lo cual no es saludable

Esas creencias solo facilitan que terminemos en relaciones tóxicas donde nos restringen y minimizan.

¿Qué hago para dejar de aburrirme en una relación sana?

Es importante trabajar en tus creencias y en tu propia autoestima para entender cuál es el verdadero significado de una relación sana. Estos consejos pueden ayudarte: 

  • Trabaja en tu responsabilidad emocional, esto significa ejercer tus relaciones con libertad, pero cuidando de tu y de la otra persona; es la conciencia del impacto de tus acciones hacia el otro.
  • Replantea qué tipo de relación quieres, tal vez quieres una soltería intermitente o relaciones abiertas y por eso te aburres. 
  • Prioriza el respeto y la empatía en tus relaciones

Recuerda que aburrirse de la pareja puede ser algo normal, especialmente en las relaciones largas y no es algo malo, tampoco significa que el amor se acabó. Pero si esto es constante, habrá que replantearse la forma en que nos relacionamos y cómo podemos fortalecer el vínculo.

(Foto: canva) 

Si no deseas seguir, la ruptura honesta y respetuosa será la mejor opción, pero siempre haciendo una autoevaluación para no repetir los mismos patrones en futuras relaciones

(Con información de La Mente es Maravillosa, UAG)