Existe la creencia de que al casarse, es normal tener discusiones y todo tipo de diferencias con la pareja, y si bien hay conflictos que son comunes en el matrimonio, no significa que las cosas deban ser siempre complicadas, pues existe forma de solucionarlo.  

Por ello, te explicaremos cuáles son los conflictos más comunes en esta etapa y la mejor forma de resolverlos para fortalecer la relación

Conflictos comunes en el matrimonio

Hay problemas que son comunes entre las parejas casadas, pero eso no significa que simplemente debas aceptarlos y soportarlos, siempre hay forma de solucionarlo. Lee con atención lo que te compartimos: 

(Foto: Pexels) 

  • Reclamos constantes 

Cuando la pareja reclama por cualquier cosa, sin duda, puede ser muy desgastante para la relación y lo más grave es que se normaliza que eso pase, cuando en realidad, hay un daño profundo en el vínculo.

Si no se hace nada por resolverlo, se marca un camino a otros conflictos más graves, como faltas de respeto, agresiones verbales, desgaste, frustración y deseos de dejar la relación. 

El problema es que uno quiera tener la razón siempre, lo que genera conflicto y discusiones cada vez más fuertes. Tomen acción y encuentren soluciones contundentes, recuerda que algunas veces hay que ceder para llegar a acuerdos exitosos. 

  • Falta de confianza 

Cuando descubrimos que la pareja nos mintió en algo o peor, que comete una infidelidad, la confianza se ve muy dañada y es complicado recuperarla, ya que nace de acciones que nos marcan emocionalmente. 

(Foto: Pexels) 

Lo mejor es hablar sobre lo que se está mintiendo y también evitar tener comportamientos que alimenten la desconfianza de la pareja. Generar dudas cuando ya hay un antecedente solo lastima más la intimidad. 

  • Falta de relaciones 

Este es uno de los problemas en el matrimonio más comunes y por desgracia, uno de los más normalizados, pues se cree que es normal dejar de tener encuentros apasionantes, especialmente cuando llegan los hijos.

Sin embargo, dejar la situación sin resolver solo provoca que la relación se deteriore.

Se debe trabajar en buscar espacios para la intimidad en pareja y no dejarlo como algo sin importancia. Debe haber un día y momento especial para las relaciones.

  • Celos 

Muchas veces, este problema surge de que se cree que los celos son señal de amor y de que la otra persona nos importa.

Pero es importante tener en cuenta que los celos no surgen solo por lo que se vive en la relación, sino que tiene cargas emocionales del pasado, por ejemplo, relaciones anteriores donde hubo engaños. 

(Foto: Pexels) 

Es necesario trabajar en la madurez emocional y la autoconfianza para no perturbarse con pensamientos negativos sobre las amistades o los compañeros de trabajo de la pareja

  • Problemas de dinero y de responsabilidades 

Muchas veces no se habla de dinero en la relación o se busca que la otra persona de explicaciones de todo lo que gasta, lo que fomenta el control insano dentro del matrimonio

Lo mejor es que cada quien maneje su dinero y que se pongan de acuerdo en cómo van a dividir los gastos.

En cuanto a las responsabilidades en casa, si uno de los miembros hace más que el otro, los conflictos van a surgir tarde o temprano.

Lo ideal en estos casos es que el otro intente compensarlo de alguna forma con otra responsabilidad, pero siempre deben sentarse a hablarlo para no crear resentimientos que más tarde exploten. 

El amor no basta en un matrimonio 

Recuerda que no es sano asumir que los problemas en el matrimonio son algo con lo que se debe vivir, la clave está en reconocer las diferencias y trabajarlas juntos. 

El amor no puede superarlo todo en un matrimonio, se necesita compromiso, comunicación, esfuerzo y ganas para mejorar. 

(Con información de Mejor con Salud y University of Consciousness)

Trivia