Si eres intolerante a la lactosa, amas los quesos y crees que ya no puedes comerlos, te tenemos una noticia: ya hay quesos veganos o quesos sin leche.

Los quesos veganos que no tienen leche son elaborados con otros ingredientes y aquí te contamos más sobre estos productos.

¿Son saludables los quesos veganos que no tienen leche?

En primera, no te tienes que preocupar por la consistencia de los quesos veganos. Son un poco elásticos y parecidos a los quesos lácteos. Su sabor se consigue añadiendo vinagre de manzana sin pasteurizar o el limón, aunque a veces se añaden hierbas aromáticas, tomate seco o pimienta.

Su elaboración no es parecida a los demás quesos, pues con los quesos veganos no se usan vacas ni productos que salen de estos animales.

La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) explica que los quesos veganos pueden ser elaborados con nueces, como anacardos, almendras y nueces de macadamia, que son fuentes de origen vegetal con un contenido de grasas saludables y no contienen colesterol, cuajo u otro ingrediente encontrado en la leche de vaca.

Una investigación sobre los quesos veganos indicó que todavía falta evidencia sobre la calidad nutricional de los quesos de origen vegetal, pero que los ingredientes principales de estos productos son almidones y aceites vegetales como de coco refinado.

"Los quesos veganos a base de anacardos y tofu mostraron un perfil nutricional saludable, por lo que reemplazar el queso lácteo con estos productos puede ser “nutricionalmente beneficioso”, indican los expertos.

Otros productos con los que se elaboran los quesos veganos son:

  • Soya
  • Aceites vegetales (coco o palma)
  • Pastas de semillas o frutos secos
  • Semillas remojadas

Hay que recordar que todo en exceso es malo y el consumo de almidones, aceites de coco y el aceite de palma pueden hacerte más daño que bien.

La Universidad de Harvard informa que el aceite de palma, hecho a partir del fruto de la palma aceitera, es una de las grasas comestibles que más se producen en el mundo, pero su consumo no tiene una buena reputación.

Esto se debe a que dichos aceites contienen un alto contenido de grasas saturadas, que durante mucho tiempo se han relacionado con enfermedades del corazón.

En el caso del aceite de coco se ha llegado a comparar la grasa proporcionada por este producto con la grasa del tocino, pues su contenido es de 80% grasa saturada, lo que no es lo más sano del mundo.

Comer quesos veganos no es peligroso de vez en cuando, pero se recomienda verificar el contenido de los productos para minimizar la cantidad de ingredientes dañinos, como las grasas saturadas.