La planta de insulina es originaria de Centro y Sudamérica y cuando se usa de forma adecuada, puede tener algunos beneficios para la salud que te contaremos a continuación.

Su nombre científico es Costus Igneus y tiene numerosas propiedades, como efecto antimicrobiano, antiinflamatorio, antioxidante y neuroprotector. 

De acuerdo con el portal especializado TuaSaude, la planta de insulina puede consumirse en polvo, cápsulas o en hojas crudas.

Usos de la planta de insulina

La publicación Plantas Medicinales, La realidad de una tradición ancestral, del Instituto de Investigaciones Forestales y Pecuarias, señala que la planta de insulina es usada en la medicina tradicional para diferentes funciones.

(Foto: Pexels) 

Puede ser un auxiliar en el tratamiento de la diabetes, por lo que las personas con este padecimiento que comen una hoja diaria de esta planta, podrían mantener bajo control los niveles de la glucosa en sangre, aunque siempre se debe consultar al médico para evitar una reacción adversa.

Entre sus principales usos también se recomienda como diurético, antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano.

La planta de insulina puede aportar muchos beneficios debido a que es rica en proteína, hierro y antioxidantes como la vitamina C, la vitamina A, esteroides y flavonoides. 

(Foto: Pinterest) 

También se ha encontrado que esta planta tiene un buen contenido de triterpenoides, alcaloides, taninos y saponinas.

Según un estudio de la Universidad Manipal de India, donde se recolectaron hojas de la planta de insulina y se pusieron a secar, se pulverizaron y se usaron como tabletas, se demostró que, al menos en roedores, los niveles de glucosa disminuyeron en todos los casos al consumirlo en dosis variadas.

Beneficios de la planta de insulina

Se ha demostrado que los posibles beneficios de la planta de insulina incluyen lo siguiente:

  1. Control de la diabetes: Puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre, previniendo complicaciones como insuficiencia renal, hígado graso y retinopatía diabética. 
  2. Protege contra bacterias: La raíz de la planta de insulina tiene propiedades antimicrobianas, por lo que podría combatir algunas bacterias como la Salmonella sp y las Pseudomonas aeruginosa.
  3. Previene enfermedades: Debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, así como otros componentes como las saponinas, la planta de insulina podría ayudar a disminuir el colesterol “malo” o LDL, los triglicéridos y el desarrollo de enfermedades cardiacas.
  4. Mejora la memoria: Por sus antioxidantes podría reducir el daño de los radicales libres en las células del cerebro, lo que favorece la buena memoria y el aprendizaje.
  5. Contra el cáncer: Algunos estudios han demostrado que sus propiedades antioxidantes pueden prevenir y combatir el daño de los radicales libres en las células del organismo, lo que podría evitar la replicación de células tumorales y favorece la muerte de estas células malignas. 

Precauciones al consumir la planta de insulina

Recuerda que antes de consumir cualquier producto de herbolaria debes consultar al médico para verificar que en tu caso es viable el consumo de la planta de insulina, ya sea como suplemento o como tratamiento

(Foto: Pexels) 

Lo mejor es mantener un consumo moderado y supervisado por expertos, pues estudios han observado que el consumo de la hoja de la planta de insulina puede generar desórdenes cardiacos en algunos casos debido al ácido palmítico.

Consulta al médico y mantén un estilo de vida saludable, donde priorices no fumar, una alimentación saludable, ejercicio físico frecuente, un menor consumo de grasas, alcohol y sal, así como el seguimiento de tu tratamiento médico tal como lo indica es especialista. 

(Con información de TuaSaude)

Para aprender más de...5 acciones para prevenir la diabetes de forma natural

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Los casos en los que no hay control pueden causar ceguera, disfunción renal, enfermedad cardíaca y otras afecciones graves
2. Hacer ejercicio regularmente
El ejercicio aumenta la sensibilidad de las células a la insulina. Al realizar actividad física se requiere menos insulina para mantener tus niveles de azúcar en la sangre bajo control.
3. Bajar de peso si tiene sobrepeso y obesidad
Aunque no todas las personas que desarrollan diabetes tipo dos tienen sobrepeso u obesidad, la mayoría sí lo tienen.
El exceso de grasa visceral promueve la inflamación y la resistencia a la insulina, esto aumenta significativamente el riesgo de diabetes.
4. No fumar o dejar de hacerlo
Fumar ha demostrado causar o contribuir con muchas afecciones de salud graves, incluyendo la enfermedad cardíaca, enfisema y cánceres de pulmón, de mama, de próstata y del tracto digestivo.
Un estudio siguió el riesgo de diabetes en fumadores masculinos de mediana edad, después de que dejaron de fumar. Su riesgo se redujo 13 por ciento después de cinco años, y después de 20 años ellos tenían el mismo riesgo que las personas que no habían fumado nunca.
5. No llevar una vida sedentaria
Si quieres prevenir la diabetes, es fundamental que evites ser sedentario. Si tienes poca o ninguna actividad física y te sientas durante la mayor parte del día, tendrás un estilo de vida sedentario.
Estudios observacionales han demostrado un vínculo consistente entre el comportamiento sedentario y el riesgo de padecer diabetes.
(Con información de: Mayo Clinic y Medlineplus)