Uno de los mayores debates que consisten a la hora de elegir qué tomar, ya sea por las mañanas o para acompañarnos en un momento específico, es si resulta mejor beber té o café. La ciencia responde que ambas bebidas tienen beneficios específicos que debemos considerar al elegirlos.

(foto: unsplash)

Ambas bebidas son sanas

Hasta ahora, los estudios han demostrado que el café y el pueden tener muchos aportes beneficiosos a la salud de sus consumidores, por lo que ambos pueden ser una elección adecuada si lo que se quiere es tomar una bebida sana.

Hay que aclarar, eso sí, se debe considerar que sin importar si se prefiere té o café, este debe ser consumido con moderación, ya que si lo hacemos en exceso, podríamos incluso tener efectos negativos.

Además, la forma en la que preparamos estas bebidas también influye mucho en los posibles beneficios que podrían ofrecernos: 

  • La combinación del té o el café con otros ingredientes podría limitar y eliminar sus propiedades benéficas, e incluso agregar efectos negativos (como por ejemplo, si le ponemos mucha azúcar).
  • El método de elaboración del café puede influir la cantidad de sustancias benéficas en la bebida y que podrán ingerirse.
  • El tiempo de reposo de la infusión condiciona si las hojas del té liberarán los contenidos (taninos) suficientes o no, y la reacción que puede obtenerse de esta cantidad.

(foto: unsplash)

Los beneficios de tomar ambos

Los científicos y expertos en salud, hasta ahora, han demostrado que consumir estas dos bebidas de forma diaria, sin elegir una sobre la otra, logran complementarse y mejorar la salud de forma significativa; de esta manera, los expertos aseguran que no debe considerarse que una es mejor que la otra.

Dentro de los beneficios que se han observado de beber té y café juntos, se encuentran:

  • Ambos pueden ser cardioprotectores.
    El té (principalmente el té verde), y el café descafeinado (consumiendo 2-4 tazas por día), ayudan a mejorar la presión arterial y el colesterol, así como disminuir los niveles de inflamación en el cuerpo, por lo que puede mejorar la salud cardiovascular de una persona.
  • Contribuyen a la salud del cerebro.
    Según informa Harvard, un estudio realizado en adultos mayores de Reino Unido demostró que beber café y té, podría estar asociado a disminuir los riesgos de demencia y las probabilidades de padecer un derrame cerebral, principalmente si se consumían entre 2 y 3 tazas de café y té al día.

(foto: unsplash)

  • Reducen el riesgo de diabetes.
    Un estudio de la Universidad de Harvard demostró que tomar 4 tazas de té verde al día, podrían reducir las probabilidades de desarrollar diabetes en un 25%; en el caso del café, si se beben 4 tazas de café descafeinado por día, el riesgo se reduce un 20%
  • Podrían alargar la vida.
    Harvard también informa que una investigación observacional de 2020 demostró que los consumidores de 2-3 tazas de té o café diarias tenían aproximadamente 40% menos probabilidades de morir de forma prematura por cualquier cosa; si bebían té (4 tazas) y café (2 tazas) de forma diaria, existía 63% menos riesgo. 

(foto: unsplash)

Beber té diariamente mejora la salud mental

Esta bebida, muy popular y milenaria, consumida de forma frecuente podría ayudar de diferentes formas a la salud, según lo han demostrado algunos estudios que se han realizado a lo largo de los años.

Algunos de los beneficios del té que se han encontrado son:

  • Ayuda a concentrarse más.

    Según un estudio de la Universidad de Surrey, en Reino Unido, demostró que el té podría ser mucho más útil para contribuir a la concentración, pues contiene la cantidad de cafeína necesaria para ayudar al rendimiento cerebral. 
  • Contribuye a la relajación.

    Debido a la cantidad de L-teanina, un compuesto que solo se encuentra en el té, principalmente el verde y negro, se demostró por medio de un estudio que esta bebida contribuye a que una persona se sienta más relajada, reduciendo sus niveles de cortisol, la famosa hormona del estrés.

(foto: unsplash)

El café también tiene beneficios

Pero el café no se queda atrás. Diferentes universidades se han encargado de demostrar que esta bebida preparada, que es reconocida por contribuir a ayudar a despertar durante las mañanas, podría ayudar a más cosas que simplemente mantenernos despiertos:

  • Mejora la salud estomacal.

    Un profesor del King’s College de Londres, Tim Spector, indica que las personas que beben café pueden tener una mejor microbiota intestinal, y esto se puede deber a que los polifenoles que la bebida contiene contribuyen al crecimiento de los microbios buenos dentro del aparato digestivo. 
  • Reduce riesgos de cáncer.

    Diferentes estudios han coincidido en que las personas que consumen café de forma regular y constantemente, pueden tener una probabilidad más baja de tener o desarrollar algún cáncer; esto puede deberse a que el café contribuye a prevenir el daño a las células y regular los genes.
    Eso sí, se ha visto que el café reduce las probabilidades de ciertos tipos de cánceres como el de próstata, el colorrectal, de mama, endometrio, así como de cabeza y cuello.

(Con información de: BBC, Health Harvard, Infobae, Villeroy & Boch.)