Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Ejercicio mejora concentración

Al menos una hora diaria después de la escuela mejora en los niños la capacidad de concentrarse en sus tareas intelectuales.

RedacciónSep 29, 2014 
Tiempo de lectura: 3 mins.

Lo + leído

Si los niños realizan actividad física al menos 60 minutos al día después de su horario de clases, pueden registrar una mejora sustancial en su capacidad para prestar atención, evitar la distracción y cambiar entre tareas cognitivas.

Lo anterior lo concluyó una prueba realizada durante nueve meses con 221 niños, y cuyos resultados fueron publicados en la revista Pediatris.
 
La mitad de los participantes se asignaron aleatoriamente a seguir un programa después de la escuela; mientras que la otra mitad se colocó en una lista de espera. Todos fueron sometidos a pruebas de imagen cerebral y cognitiva antes y después de la intervención.
 
Quienes realizaron ejercicio recibieron una intervención estructurada que fue diseñada de la forma que les gusta a los niños moverse, señaló el director del estudio, profesor de Kinesiología y Salud Comunitaria de la Universidad de Illinois en Estados Unidos, Charles Hillman.
 
FitKids, sesiones de ejercicios con periodos de descanso por un lapso de dos horas, se basa en el programa de ejercicios CATCH, iniciativa de promoción de la salud por institutos nacionales de Salud de Estados Unidos y que actualmente se utiliza en las escuelas.
 
Durante la intervención de dos horas, en promedio las tasas cardiacas de los niños correspondieron a un nivel de moderado a vigoroso en la intensidad del ejercicio de 4 mil 500 pasos; estuvieron activos aproximadamente 70 minutos al día y se vio un aumento del seis por ciento en la aptitud de los niños.
 
Además aumentaron la inhibición atencional, bloquearon distracciones y se concentraron en la tarea en cuestión, mejorando la flexibilidad cognitiva, para el cambio de taeras intelectuales, manteniendo la velocidad y precisión; mientras que los niños que estaban en el grupo de espera registraron mejoras mínimas en estas medidas. 
 
El profesor Hilman señaló que es un hecho que los niños son seres sociales que realizan actividad física en un entorno social, razón por la que participan en un entorno deportivo, pues les resulta divertido y hacen nuevos amigos (Con información de Infosalus).

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda