Una de las formas de combatir la obesidad sería conociendo las bases biológicas y conductuales de la alimentación, explica el doctor Alejandro Macías, quien señala que urgen soluciones farmacológicas que inhiban la sobrealimentación.

¿A qué se refiere el doctor Macías con esto? Aquí te lo contamos.

Una de las formas de combatir la obesidad estaría en la educación de la gente

Con el término “bases biológicas de la alimentación”, el doctor Macías se refiere a las dos clasificaciones de los alimentos: macronutrientes y micronutrientes:

  • Micronutrientes: de acuerdo con la Universidad de la Punta (Argentina), los micronutrientes son sustancias nutritivas que requiere nuestro organismo en pequeñas cantidades para funcionar de manera adecuada. Algunos de ellos son: vitamina A, vitamina del complejo B, vitamina C, ácido fólico, hierro, calcio, zinc y yodo. Esta escuela menciona que la gente que más necesita los micronutrientes son las mamás embarazadas, las mujeres lactantes, niños/as y adolescentes.
  • Macronutrientes: La Universidad de la Punta indica que, por su parte, los macronutrientes son los nutrientes que suministran la mayor parte de la energía metabólica de nuestro organismo, siendo los principales lípidos, glúcidos y proteínas.

Para aprender más de...¿Qué es el colesterol y por qué es tan importante vigilarlo?

¿Qué es?
El colesterol es una sustancia que fluye por el torrente sanguíneo y, contrario a creencias populares, es producida en un 75% por nuestro cuerpo mediante el hígado; de hecho solo el 25% del colesterol total del organismo se absorbe por los alimentos. Su función más importante es ayudar en el funcionamiento de las células.
(Foto: Mora Manuela Vieytes, Arteria saludable - Mora Manuela Vieytes, CC BY-SA 3.0)
Colesterol bueno:
Su nombre científico es Lipoproteínas de Alta Densidad (HDL) y se dice que es colesterol bueno porque ayuda a eliminar el colesterol malo de la sangre al evitar se acumule en las arterias. Mientras más alto el nivel de HDL, menos colesterol malo habrá. El HDL se encuentra en el aceite de oliva, aguacates, omega-3, avena y otros.
Colesterol malo:
Se denomina Lipoproteínas de Baja Densidad (LDL) y se conoce como colesterol malo porque se combina con otras sustancias para bloquear las arterias. Dicho bloqueo puede causar diferentes enfermedades cardíacas que llevan a la muerte. Las grasas saturadas y las trans aumentan el nivel de LDL en la sangre.
¿Y los triglicéridos?
Son un tipo de grasa que el cuerpo crea a partir del consumo excesivo de azúcares, calorías, alcohol y carbohidratos. Esta grasa se transporta por la sangre y se almacena en las células grasas del cuerpo. El riesgo de tener niveles altos de triglicéridos es padecer síndrome metabólico, enfermedades cardíacas y diabetes.
Exceso de colesterol:
El exceso de colesterol no causa síntomas pero se puede detectar fácilmente con una prueba llamada perfil de lípidos. Con el tiempo, el colesterol causa una placa dentro de las arterias lo que provoca una enfermedad llamada ateroesclerosis que reduce el espacio para que fluya la sangre, lo que propicia enfermedades cardíacas.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, Cropped por Ara4, CC BY-SA 4.0)
Propensión al colesterol:
Aunque el exceso de colesterol puede deberse a la mala alimentación, la realidad es que existen personas con predisposición genética a que su organismo produzca cantidades altas de colesterol. La obesidad y el sobrepeso, la vejez y la dieta basada en grasas saturadas aumentan el riesgo de exceso de colesterol.

¿Qué son las bases conductuales de la alimentación?

La comprensión de las bases biológicas no basta para que la población encuentre una de las formas de combatir la obesidad y también se necesita conocer las bases conductuales de la alimentación.

Cleveland Clinic informa que muchos factores pueden influir en nuestros comportamientos alimentarios, como:

  • estatus económico
  • cultural
  • educativo
  • familia
  • social
  • psicológico
  • evolutivo

Además de que muchas personas comen para afrontar sentimientos como la aburrición, la ansiedad, el miedo o prolongar los sentimientos de felicidad. Por ello, la Clinica Cleveland señala que el tratamiento que se usa con más frecuencia para controlar el peso es el cognitivo-conductual. Algunas áreas que se abordan en esta terapia son:

  • romper vínculos
  • determinar la preparación para el cambio de la persona recibiendo la atención
  • aprender autocontrol
  • eliminación de pensamientos autodestructivos

Conocer estos puntos y comprenderlos sería una de las formas de combatir la obesidad y para ello, la gente debe educarse en la buena alimentación.