Existe un endulzante que se fabrica de forma industrial, y que ha sido señalado como causante de diferentes problemas de salud, principalmente de obesidad y ahora también de cáncer, según informa un estudio: el jarabe de maíz.

(foto: twitter)

El jarabe de maíz: un endulzante peligroso 

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa se trata de un producto que es típicamente utilizado para endulzar bebidas, y se ha considerado que es responsable de causar aumentos en los niveles de obesidad y otros problemas de salud.

Un estudio realizado en 2021 y publicado en la revista Nature, mostró que grandes cantidades de este endulzante podría incrementar los riesgos de obesidad y de cáncer colorrectal, facilitando incluso su crecimiento.

Según comentan los responsables de la investigación, quienes estudiaron un grupo de ratones a los que les daban altas dosis de jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, se encontró que este producto tenía la capacidad de incrementar el tiempo de vida de las células en el intestino.

Este aumento en la sobrevivencia de las células, tendría como resultado diferentes procesos que, lejos de ser positivos, creaban un daño en la salud del grupo de experimento:

  • Aumento en la absorción de nutrientes y grasas, que causaban aumento de peso.
  • Desarrollo de tumores más grandes y agresivos en ratones que ya tenían problemas de cáncer.
  • Anemia más grave en ratones con cáncer, que se considera un efecto secundario de mal pronóstico.

(foto: unsplash)

El jarabe de maíz podría aumentar los riesgos de obesidad y cáncer

El equipo de investigación ya había demostrado, en 2019, que los ratones que eran alimentados con jarabe de maíz desarrollaban tumores mucho más agresivos y grandes en la zona colorrectal.

Por otro lado, también comprobaron que si se bloqueaba la ingesta de este endulzante, el crecimiento de los tumores podría prevenirse y volverse más lento, disminuyendo su agresividad.

Sin embargo, fue hasta 2021 cuando lograron explicar la causa: el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa aumentaba la capacidad de vida de las células que se encuentran en el intestino.

Los autores explican que este incremento sería la causa del también aumento de riesgo de crecimiento de tumores, pues las células tumorales se verían menos afectadas y llegarían a sobrevivir mucho más tiempo, incluso en ausencia de oxígeno. 

Ese mismo aumento de vida, explican, puede hacer que la absorción de nutrientes y grasas en el intestino sea mayor, y podría causar problemas de sobrepeso, pues se observó que los ratones que eran alimentados con dietas altas en grasas, tendían a ganar mucho más peso que aquellos que no consumían jarabe de maíz.

(foto: unsplash)

¿En qué alimentos se encuentra el jarabe de maíz?

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (JMACF), informa Alimentación para la Salud, de la Universidad Autónoma de México (UNAM), como un endulzante líquido y artificial, producido de forma industrial.

El jarabe de maíz, suele ser utilizado para endulzar diferentes productos procesados, como pueden ser:

  • Refrescos y tés embotellados
  • Jugos artificiales.
  • Helados.
  • Panes procesados.
  • Caramelos y dulces
  • Yogures.
  • Frutas enlatadas.

(Con información de: Nature, Science, Alimentación para la Salud, Mayo Clinic, National Cancer Institute.)