Aunque no lo creas, suspirar te puede salvar de sentir esa pulsión fulminante en el pecho causada por la ansiedad. Andrew Huberman profesor de neurobiología en la Universidad de Stanford, señala que un suspiro lento y profundo puede tener un efecto reparador para el organismo.

Desde 1930 se han registrado antecedentes sobre la técnica denominada “suspiro fisiológico”, la cual consiste en hacer pequeños suspiros a lo largo del día de manera inconsciente para regular y optimizar la función pulmonar.

La psicóloga y especialista en trastornos emocionales Valeria Sabater, afirma que realizar una inhalación de aire profunda puede aliviarnos del estrés y la ansiedad.

¿Cómo ayuda suspirar contra la ansiedad

La Universidad de Leuven, apunta que suspirar de manera profunda reduce el índice de ansiedad en las personas que evidencian este problema, esto se debe a un mecanismo de homeostasis que actúa como regulador y puede llegar a estabilizar al individuo durante su crisis. 

Sabater destaca que suspirar también es un recurso de comunicación emocional.

"Cuando escuchamos a alguien emitir este característico sonido, sabemos que hay algo que ronda e inquieta en la mente de esa persona" explica.


Ya agrega que "suspiramos por emociones negativas, pero también positivas. La ilusión, el amor y la preocupación activan ese reiniciador fisiológico, con el que exhalar y encontrar un ligero alivio".

Estos son los pasos para suspirar y aliviar la ansiedad:  

  • Toma aire por la nariz de manera sostenida durante 3-4 segundos. Procura que ese aire llene el abdomen.
  • Guarda ese aire durante 7 segundos.
  • Exhala el aire de manera sonora (recordemos, al suspirar siempre emitimos algún sonido) durante al menos 8 segundos.
  • Repítelo 2 veces más.

Foto: freepik