Los sueños angustiosos y vívidos, conocidos como pesadillas, no son raros, y pueden experimentarse incluso en la adultez; el problema ocurre, dicen los expertos, cuando las pesadillas son frecuentes, ya que podrían deberse a un trastorno.

(foto: unsplash)

Tener pesadillas frecuentes: el trastorno de pesadillas

Las pesadillas consisten en un tipo de sueños que se caracterizan por ser perturbadoras y estar cargadas de sentimientos que son negativos y desagradables, y causan el despertar de la persona, como el miedo o la ansiedad.

Estos tipos de sueños desagradables en sí mismos no son considerados como una enfermedad o un problema de salud, y resultan muy comunes durante la infancia, pero también suelen presentarse durante la adolescencia y la adultez.

Sin embargo, cuando una persona tiene pesadillas de forma muy frecuente, estaríamos hablando de un trastorno relativamente raro pero real: el trastorno de pesadillas, una afección psiquiátrica que suele tener características como:

  • Interrupción del sueño por la angustia.
  • Problemas para mantenerse despierto durante el día
  • Miedo a dormirse.
  • Sueños desagradables.

(foto: unsplash)

¿Cuáles son sus síntomas?

El trastorno de pesadillas se trata de un problema poco común, pues puede afectar a sólo un 2 y 5% de la población, aunque se considera que las cifras pueden no ser tan exactas.

Su principal consecuencia son daños en el aspecto psicológico y emocional de la persona debido a la exposición continua al estrés y la angustia que producen las pesadillas; sin embargo, cuando los despertares y la evitación del sueño son constantes, también pueden afectar la concentración y las actividades diarias.

Por esta razón, es necesario saber identificar el trastorno de pesadillas, y esto se puede lograr al identificar los síntomas que lo caracterizan, y que Mayo Clinic explica:

  • Pesadillas o sueños angustiosos muy frecuentes.
  • Ansiedad o miedo persistente durante el día.
  • Problemas de concentración o memoria. 
  • Sensación de angustia a la hora de ir a dormir.
  • Cansancio durante el día, así como fatiga y baja energía.
  • Miedo a la oscuridad.
  • Problemas para desenvolverse en el trabajo o áreas sociales.

(foto: unsplash)

Las causas de tener pesadillas frecuentes

En general, explica un artículo de UpToDate, las causas del trastorno de pesadillas, o de las pesadillas recurrentes en general, suelen estar relacionadas a situaciones complicadas de tipo emocional, aunque otros factores también pueden intervenir: 

  • Estrés o ansiedad.
  • Depresión.
  • Situaciones o eventos negativos en la vida.
  • Eventos traumáticos o trastorno de estrés postraumático.
  • Algunos medicamentos (antidepresivos, presión arterial o medicamentos para Parkinson).
  • Problemas del sueño, como el insomnio.
  • Abuso de sustancias.

(foto: pexels)

¿Tiene tratamiento?

Aunque algunos expertos informan que el trastorno de pesadillas sí tiene solución, por lo que no es necesario vivir con estos sueños negativos y la sensación de angustia por siempre.

La primera parte para poder librarse de este problema es saber identificarlo y acudir con un especialista de salud, que tratará de evaluar las causas que originan el trastorno de pesadillas, y posteriormente realizará un tratamiento que esté orientado a resolver estos.

(Con información de: UpToDate, Mayo Clinic, WebMD, Middlesex Health, Mindyra, Verywell Mind.)