La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que la demencia es un problema que se caracteriza principalmente por problemas de deterioro cognitivo, que pueden ser causados por enfermedades como el Alzheimer, pero un estudio encontró que es posible protegerse de los riesgos de demencia con la ayuda de los flavonoles.

(foto: freepik)

Los flavonoles pueden proteger la memoria

En la mayoría de los casos, la coloración de las plantas e incluso de algunos alimentos de origen natural, es influenciada por los flavonoles: moléculas pertenecientes al grupo de los flavonoides, que además de dar color a las plantas, también tienen efectos positivos al ser consumidos.

Se ha demostrado que estos compuestos bioactivos que se encuentran en alimentos o bebidas, tienen capacidades anti-inflamatorias y antioxidantes, por lo que se considera que pueden ayudar a mejorar la salud, incluso la de nuestro cerebro.

De hecho, un nuevo estudio, publicado en la revista Neurology, encontró que el consumo de flavonoles, como los encontrados en el té o las manzanas, pueden influir en nuestra capacidad cerebral, retrasando la demencia, e incluso la enfermedad de Alzheimer, ya que interviene en áreas como:

  • Nuestra capacidad cognitiva, que es el poder aprender y procesar información.
  • La memoria episódica, encargada de los recuerdos específicos, como momentos, lugares o emociones que se han vivido.
  • La capacidad de guardar información sobre el mundo que nos rodea, conocida como memoria semántica.
  • Velocidad de percepción, es decir, el tiempo que nos lleva captar, reaccionar y entender alguna información.
  • La memoria.

 

(foto: freepik)

Pero la cantidad y el tipo también influyen

Según informan los resultados del estudio, que contó con la información de más de 900 participantes, el consumo de flavonoles podría contribuir a reducir el declive de nuestras habilidades cognitivas y evitar problemas como la demencia.

Los investigadores concluyeron, además, que a mayor cantidad de flavonoles consumidos, más se podía retrasar el deterioro mental hasta un 40% cada diez años, como fue el caso en aquellos que tomaban al menos una taza de té al día.

Sin embargo, luego de concluir el seguimiento de casi 7 años, también reportaron que no todos los flavonoles tenían el mismo efecto en la capacidad cognitiva, de hecho cada uno de los 4 tipos analizados tuvieron diferentes niveles de efectividad:

  • El kaempferol (propio de verduras de hojas verdes y té) fue uno de los más beneficiosos, reduciendo la velocidad de declive cognitivo.
  • La quercetina (encontrada en frutos como tomates y manzanas) fue otros de los flavonoides que más beneficios ofrecieron para la salud mental.
  • Por su parte, ni la miricetina (encontrada en el vino tinto) o la isorhamnetina (que está presente en el aceite de oliva), tuvieron efectos en la cognición.

(foto: unsplash)

¿Dónde se pueden encontrar los flavonoles

Los flavonoles, en realidad, están presentes en casi todos los alimentos que consumimos, aunque pueden encontrarse en mayor cantidad en algunos, incluso en bebidas, por lo que incluirlas en la dieta y mantener un estilo de vida sana podrían contribuir a estar más sanos.

Algunos de los alimentos o bebidas que más flavonoles contienen son:

  • Té.
  • Brócoli.
  • Verduras de hoja verde, como las espinacas.
  • Manzanas.
  • Tomates
  • Bayas.
  • Vino tinto.
  • Peras.
  • Tomates.
  • Naranjas.

(Con información de: Cibdol, Neurology.)