Existen personas que se toman fotos, las retocan y cuando se miran en el espejo se desaniman porque no se ven igual de “bonitas” que en sus imágenes de redes sociales. La dismorfia de selfie se ha incrementado en los últimos años y esto es lo que debes saber.

Mayo Clinic define el Trastorno dismórfico corporal como una enfermedad mental en la que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos en la apariencia.

Dismorfia de selfie: “me vería mejor con filtros”

Cuando las personas padecen la dismorfia de selfie, se enfocan de manera intensa en su apariencia e imagen corporal y se miran constantemente en el espejo.

De hecho, una investigación publicada en el Industrial Psychiatry Journal indica que las personas con dismorfia de selfie sufren una preocupación excesiva por uno o más defectos imaginarios o menores en su forma de verse, lo que les causa una angustia importante y afecta su funcionamiento laboral y social.

En palabras de los autores del estudio, las personas con dismorfia de selfie se involucran en conductas repetitivas como:

  • verse en el espejo
  • acicalamiento excesivo
  • búsqueda de consuelo
  • pellizcarse la piel
  • cambiarse de ropa

“Todo esto lo hacen para reducir su ansiedad. Aunque la preocupación puede involucrar cualquier parte del cuerpo, las más comunes son la piel, el cabello, la nariz, los ojos, los párpados, la boca, los labios, la mandíbula y el mentón”, señalan los expertos.

Esta preocupación puede enfocarse en varias zonas del cuerpo al mismo tiempo, agregan.

¿Cuáles son los síntomas de la dismorfia de selfie?

Mayo Clinic señala que los signos y síntomas de la dismorfia de selfie incluyen:

  • Preocupación extrema por un defecto percibido en la apariencia que los demás no pueden percibir o que parece poco relevante
  • Estar convencido de que se tiene un defecto en la apariencia que lo hace feo o deforme
  • Pensar que los demás ponen especial atención en la apariencia de una manera negativa o se burlan de uno
  • Tener comportamientos dirigidos a arreglar u ocultar el defecto percibido que son difíciles de controlar o resistir, tales como verse frecuentemente el espejo, arreglarse o rascarse
  • Intentar esconder los defectos percibidos con la ropa, el estilo o el maquillaje
  • Comparar frecuentemente la apariencia con la de los demás
  • Buscar con frecuencia la aprobación de la apariencia por parte de otras personas
  • Ser perfeccionista
  • Buscar procedimientos estéticos sin tanta satisfacción
  • Evitar eventos sociales