¿Te sientes estresado, ansioso o con un estado de ánimo variable después de haber estado en el sol? No eres la única persona. Un estudio encontró que una de las consecuencias del calor es el desarrollo de problemas de salud mental.

La investigación fue publicada en el journal JAMA Psychiatry el pasado 23 de febrero y aquí te contamos lo que debes saber sobre el tema.

Una de las consecuencias del calor sería la afectación a la salud mental

Los investigadores se preguntaron si los períodos de temperatura ambiente más elevada se encontraban relacionados con un incremento en las visitas al departamento de emergencias (ED) por problemas de salud mental entre los adultos estadounidenses que tenían seguro médico y por ello hicieron un estudio cruzado de casos de 34 millones 96 mil 762 visitas al servicio de urgencias entre 22 millones 43 mil 395 personas únicas.

Al hacer esto, encontraron que la exposición a temperaturas ambientales elevadas no solo es una amenaza reconocida para la salud pública que se encuentra asociada con un exceso de morbilidad y mortalidad, sino que también se encontraba relacionada con tasas más elevadas de visitas al servicio de urgencias por afecciones relacionadas con la salud mental.

Para aprender más de...¿Cómo reducir la presión arterial alta?

No solo con medicina:
Reducir la presión arterial no solo se puede lograr con medicamentos, de hecho, es mejor si modificas tu estilo de vida e incorporas hábitos saludables a tu rutina diaria pues de hacerlo no será necesaria la toma de medicamentos para controlar tu presión arterial.
Cambia tu dieta:
Para reducir la presión arterial lo mejor es incluir en tu dieta granos enteros, frutas y vegetales y lácteos con grasa reducida. También busca comer alimentos bajos en grasa y colesterol, incluye carnes magras, pescado, aves y nueces. Evita las bebidas azucaradas, carnes rojas y dulces.
Pierde el peso extra:
Perder los kilos extra hace maravillas para controlar la presión arterial. Para lograr bajar de peso, modifica tu dieta y haz ejercicio. Realiza por lo menos 150 minutos de actividad física a la semana, haz ejercicios aeróbicos como ciclismo, caminata, natación y baile.
Ojo con la sal:
El exceso de sal altera tu presión arterial, tu consumo deberá ser máximo 1.5 gramos al día. Pero recuerda que no solo debes cuidar cuánta sal le echas a tu comida, sino que también alimentos como botanas, sopas y comidas procesadas.
El potasio es tu aliado:
Las personas con bajos niveles de potasio son más propensas a tener niveles altos de presión arterial. El consumo ideal de este nutriente es de 3 a 3.5 gramos al día; los plátanos, las espinacas, las alubias, las papas, las naranjas, el yogur y el camote son alimentos ricos en potasio.
Reduce el estrés:
El estrés es un factor importante en la aparición de muchas enfermedades, entre ellas la hipertensión. Por eso, busca formas de afrontar el estrés, como la meditación, el yoga o el ejercicio en general. Busca un espacio en el día para relajarte y hacer cosas que te gusten y te distraigan de los pensamientos negativos.

“Del 56.8% de población que encontramos afectada por las consecuencias del calor, el 14.3% tenían entre 18 y 26 años de edad, el 25.6% tenían 27 a 44 años, el 33% tenía entre 45 y 64 y el 26.8% de 65 años en adelante”, mencionaron los especialistas en el artículo original.

Los resultados indicaron que hubo relaciones entre el calor extremo y las visitas a urgencias para condiciones específicas de salud, como:

  • trastornos por uso de sustancias
  • trastornos de ansiedad relacionados con el estrés
  • trastornos del estado de ánimo
  • esquizofrenia y delirio
  • autolesiones
  • trastornos del comportamiento de inicio en la infancia

“Esperemos que nuestros hallazgos sean informativos para los especialistas que brindan servicios de salud mental durante temporadas de calor extremo y que estén preparados para incrementos en las necesidades de servicios de salud cuando vengan tiempos de calor extremo”, concluyeron los expertos.