¿Cómo se llega a la madurez? ¿Sabes reconocer cuando alguien la tiene? Conforme vamos creciendo, siempre escuchamos que debemos alcanzar la madurez y que serlo es algo positivo y no serlo te hace infantil.

Pero cuando le preguntas a alguien que te explique qué es ser maduro, todos tienen una definición diferente. Para empezar, debes saber que se habla de tres tipos de madurez:

  • Madurez biológica, que se refiere al crecimiento fisiológico de una persona
  • Madurez emocional, de la que vamos a hablar hoy
  • Madurez, que es un término que utiliza como sinónimo cuando se habla de personas mayores

¿Qué es la madurez emocional?

¿Entonces qué es la madurez emocional? La madurez emocional normalmente se asocia con personas que parecen saber quiénes son y por eso dan una vibra de calma, aunque no siempre todo vaya bien.

(Foto: Especial)

En otras palabras, la madurez emocional es cuando alguien puede manejar sus emociones sin importar las circunstancias. Saben cómo responder a situaciones difíciles y mantener la calma. Pero también va más allá de mantener la compostura, también implica:

  • Entender qué sientes
  • Ser capaz de mostrar tus emociones de una manera saludable
  • Reconocer las emociones en otros

El más grande mito de la madurez es creer que viene con la edad, pero piensa en las personas adultas que conoces y piensa cuántas cumplen con las características antedichas.

Tu nivel de madurez emocional va a depender de tus experiencias en la infancia, el comportamiento de tus cuidadores y las relaciones interpersonales a lo largo de tu vida, todo eso interviene en cómo experimentas, expresas y equilibras tus emociones.

8 señales de madurez emocional

  1. Toma responsabilidad: Una persona madura toma responsabilidad de sus acciones y emociones y no culpa a otros cuando algo sale mal
  2. Muestra empatía: Una persona madura se aproxima a las situaciones queriendo hacer bien y apoyándome como puedan a quienes los rodean. Sabe cómo ponerse en los zapatos de otra persona e intenta ayudarlas
  3. Reconoce que tiene errores y se hace cargo de ellos: Una persona madura sabe cuándo cometió un error y sabe pedir disculpas por ello, además de que busca maneras de arreglar la situación. Tampoco tiene el deseo o la necesidad de tener la razón todo el tiempo
  4. No tiene miedo de ser vulnerable: No tiene miedo de mostrar sus emociones, buenas y malas, ni tampoco sus luchas internas y mucho menos quiere ser percibido como perfecto. Una persona madura es honesta con sus sentimientos y trata de construir confianza con quienes lo rodean.
  5. Reconoce y acepta sus necesidades: Alguien maduro sabe que no lo sabe todo y que no lo puede todo. Sabe reconocer cuando necesita ayuda de otros y sabe comunicar sus necesidades
  6. Establece límites saludables: Establecer límites saludables es una forma de autocuidado y respeto. Sabes cuándo algo no te gusta y sabes comunicarlo de forma asertiva.
  7. Sabe escuchar y recibir retroalimentación: Una persona madura sabe recibir retroalimentación y críticas sin ponerse al a defensiva ni discutir, incluso cuando no está de acuerdo
  8. No deja que sus emociones lo inunden: Mantenerse calmado en una situación estresante es algo que hace una persona madura. Esto no significa que no sienta frustración o enojo, pero no deja que eso nuble su juicio.

Ahora ya sabes qué significa ser una persona madura, qué tienes que hacer para lograrlo y cómo identificar cuando alguien no lo es, lo que te servirá para poner límites. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Psych Central, Healthline)