Incluso si las causas y las razones son aún algo desconocidas, expertos aseguran que el peso podría tener influencia en el desarrollo de demencia; de hecho, una nueva publicación demuestra que la forma en que el peso cambia con el tiempo, podría predecir el riesgo de demencia.

(foto: pexels)

El peso y el riesgo de demencia pueden estar altamente vinculados

Si bien previamente estudios han demostrado que existe un vínculo y el riesgo de padecer demencia, una nueva investigación ha venido a confirmarlo, pues se encontró que los cambios de peso a lo largo de la vida podrían incluso ser un factor predictor de demencia.

Esta, publicada en la revista Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association, demostró que la forma en que el peso y el índice de masa corporal (IMC) de una persona cambia con el tiempo, podría indicar el riesgo de tener demencia a futuro. 

Para llegar a este resultado, se hizo un seguimiento de 39 años a un grupo de participantes que habían estado en el Framingham Heart Study, y cada 2-4 años se hicieron mediciones de peso, y posteriormente se compararon entre quienes habían sufrido demencia y quienes no.

(foto: unsplash)

La forma en que el peso cambia puede influir

Luego de analizar las mediciones de peso que se realizaron en los participantes a través de los años, los investigadores obtuvieron patrones de cambio de peso, que posteriormente clasificaron en tres categorías para notar su influencia:

  • Estable.
  • Aumento.
  • Pérdida.

Tras evaluar estos valores y compararlos unos con otros, los autores del estudio encontraron que aquellas personas que parecían tener una tendencia general de disminución de peso y del IMC durante su vida, podían tener mayor riesgo de desarrollar demencia.

Pero eso no fue todo: también se descubrió que en las personas que subían de peso y posteriormente bajaban su índice de masa corporal durante la mediana edad, también existía un aumento en la probabilidad de identificar el riesgo de desarrollar demencia.

(foto: pexels)

Otra investigación parece confirmarlo

Pero esta no fue la única investigación que parece demostrar esto, pues en 2021, un equipo de investigación español, encontró que aquellas personas que tenían riesgo de deterioro cognitivo, también mostraban pérdida de peso de forma aislada conforme su edad avanzaba.

Según explicaron los investigadores, que se enfocaron principalmente en la enfermedad de Alzheimer, aquellas personas que tenían más riesgo de desarrollar este padecimiento, perdían un 1% de peso corporal cada año, y además tenían una acumulación de dos proteínas cerebrales:

  • Tau.
  • Beta-amiloide.

Una de las posibles razones para que esto ocurra, indicaron, se debe a que la enfermedad de Alzheimer puede afectar directamente el hipotálamo, que es una estructura cerebral encargada, entre otras cosas, de regular el metabolismo, por lo que una alteración en esta zona podría tener cambios en el peso, incluso de forma temprana.

(Con información de: Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association, Neurología, Barcelona Beta.)