La compañía de una mascota es muy gratificante, pues nos ofrecen su amor incondicional, lo que tiene muchos beneficios a la salud mental. Aunque los perros destacan en esta labor, ahora un nuevo estudio señala que los gatos podrían ser un mejor apoyo emocional para algunos. Te decimos por qué.

De acuerdo con un estudio publicado en Anthrozöös que se hizo basado en encuestas a estudiantes, hay personas que alivian mejor el estrés cuando pasan tiempo de calidad junto a un felino.

El estudio encontró que personas con ciertos rasgos emocionales están especialmente interesados en la compañía de los gatos. Esto es todo lo que tienes que saber. 

Algunos disminuyen mejor su depresión en compañía de gatos  

Para el estudio, los investigadores analizaron los datos de 1,438 encuestados en escuelas, de los cuales 905 eran estudiantes y 533 eran profesores, personal o empleados escolares, sobre el efecto de animales de apoyo emocional

(Foto: pexels) 

La doctora Janet Hoy-Gerlach, profesora de la Escuela de Justicia Social de la Universidad de Toledo en Ohio indicó que los resultados mostraron que tanto los participantes con perros y con gatos experimentaron una disminución estadísticamente significativa en la depresión después de vivir con las mascotas.

Sin embargo, el resultado que más llamó la atención, de acuerdo con la doctora Hoy-Gerlach, es que las personas con gatos experimentaron una mayor disminución en sus puntuaciones de depresión.

“Este nuevo estudio destaca el potencial terapéutico de la compañía de los gatos para el bienestar humano. Se podría llegar a más personas con beneficios relacionados si los gatos se incorporaran más ampliamente en la programación de intervención asistida por animales, con pautas específicas de especies modificadas para las necesidades y el bienestar de los gatos”, indica la experta.

Personas con alta emotividad, las más beneficiadas con los gatos

La doctora Hoy-Gerlach sugiere que el mito de los gatos como distantes e insensibles a las personas tiene que ver tanto con el condicionamiento del comportamiento como con cualquier otra cosa.

Destaca que los gatos que se crían con personas y se socializan pueden ofrecer una fuente constante de afecto, consuelo y compañía que puede ayudar a las personas a autorregularse cuando están angustiadas.

(Foto: pexels) 

Aunque lo que más puntualiza es que para las personas con alta emotividad que tienen sistemas nerviosos más sensibles o reactivos, dicho apoyo podría ser especialmente impactante.

“La calidez del cuerpo de un gato, la vibración de un ronroneo, la textura del pelo del gato, son entradas sensoriales para nosotros que pueden ayudarnos a ‘conectarnos a tierra’, por ejemplo, permanecer en el momento presente, cuando estamos angustiados”, explica. 

¿Y qué hay de los perros? Hoy-Gerlach menciona que los perros también pueden brindar este tipo de apoyo, pero que "el tamaño de un gato y sus necesidades de cuidado más simples" podrían ser atractivos para algunas personas cuando se trata de vivir con ellos como compañeros.

Lo que debes saber para elegir un gato de soporte emocional

Al respecto, el doctor Pendry señala que seleccionar el tipo correcto de gato es crucial para establecer esta conexión de apoyo emocional

(Foto: pexels) 

Por tanto, será importante elegir “uno que disfrute de las interacciones con los humanos y se comporte de manera que demuestre esa alegría a través de la participación continua en lugar de tratar de entrenar a los gatos para que respondan de cierta manera”.

Por su parte, la doctora Hoy-Gerlach dijo que la conexión es la clave en estos casos, pues “tener un animal de apoyo se trata, en última instancia, de tener una relación recíproca y mutua con otro ser vivo del cual uno obtiene comodidad y beneficios biológicos, psicológicos, sociales y emocionales.

¡El animal también debería obtener tales beneficios!”.

Oros beneficios a la salud de tener la compañía de un gato

Independientemente de si eres un amante de los gatos o no, tener un felino en casa puede tener muchos beneficios no solo a la salud mental, también a la física, según apuntan numerosos estudios.

  • Mejoran la salud del corazón 

Un estudio realizado en 2008 por investigadores del Instituto Stroke de la Universidad de Minnesota, encontró que los dueños de gatos tienen menos probabilidades de morir por un ataque al corazón.

Los investigadores determinaron que los dueños de gatos tienen una reducción de muerte por ataque al corazón del 30%. 

  • Sus ronroneos calman los nervios 

Estudios señalan que el ronroneo de los gatos puede ayudar a reducir el estrés, así como la tensión arterial.

Según la Scientific American, los gatos pueden producir vibraciones de entre 20 y 140 hercios al ronronear, una frecuencia que brinda beneficios para una gran variedad de enfermedades.

  • Nos hacen reír 

Los gatos son criaturas divertidas que con facilidad nos pueden sacar una sonrisa, lo que mejora nuestro estado de ánimo.

Investigadores de la Universidad Loma Linda en California, descubrieron que con solo ver 20 minutos de videos divertidos de gatitos, se reduce el nivel de cortisol, la hormona del estrés

Además, reír contribuye a mejorar la memoria a corto plazo, a mejorar la salud del corazón y tener un sistema inmune más fuerte.

(Foto: freepik)  

  • Son buena compañía para niños con autismo

Un estudio en Francia publicado en PLOS One donde se analizó a 40 niños con autismo, encontró que los pequeños se sentían más tranquilos y podían socializar mejor cuando tenían una mascota en casa.

Pero lo sorprendente fue que al acariciar a los gatos, no solo había un aumento de producción de oxitocina, la hormona del bienestar, también aumentaban los sentimientos de confianza y amor.

  • Reducen el sentimiento de soledad

Los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) reconocen que uno de los mayores beneficios de tener una mascota en casa es que pueden reducir el sentimiento de soledad.

(Foto: freepik) 

Al respecto, investigadores de las Universidades de Miami y Saint Louis, indican que las mascotas, incluyendo a los gatos, pueden cumplir las necesidades sociales de una persona al igual que la compañía de otros humanos. 

Ahora que ya sabes todo lo que puede hacer la compañía de un gato, no dudes en obtener estos beneficios y de paso, cambiarle la vida a un felino al adoptar uno. 

(Con información de Medical News Today, Huffpost, CDC)

Para aprender más de...Recomendaciones de la OMS para liberar el estrés

La guía de la OMS.
La Organización Mundial de la Salud cuenta con una guía con ejercicios diseñados para poder ayudar a las personas que atraviesan situaciones difíciles a manejar su estrés. Estos ejercicios han sido diseñados y planeados luego de investigaciones en el tema de salud mental, elaborados por expertos.
¿Qué hacer con el estrés?
Si bien el estrés es una respuesta natural ante situaciones negativas, y lo correcto no es negar su existencia o aparición, se debe hacer lo necesario para saber manejarlo cuando parece que quiere dominarnos. Estos ejercicios no planean “curar” el estrés, pero sí dar herramientas para que este pueda manejarse y no permitir que nos domine.
Poner los pies en la tierra.
Es necesario conectarse con el presente. La recomendación es que te guíes de tus sentidos para poder darte cuenta de tu entorno. Tocar, oler, degustar, escuchar, mirar. Beber o comer algo podría ayudarte: procura hacerlo con lentitud, buscando percibir la textura, los sabores, la forma en que el alimento o bebida pasan por tu boca. Si estás charlando con alguien, intenta prestar atención a sus expresiones faciales, su tono de voz, sus gestos, la forma de articular palabras.
Hay que desengancharse.
Desengancharse vendría siendo impedir que los sentimientos o pensamientos nos alejen del presente y nos absorban. La OMS recomienda que para lograr desengancharse, lo primero es darse cuenta de que algo nos tiene alejados del presente y nos está distrayendo; una vez que lo logremos, debemos ponerle un nombre y etiqueta que nos ayude a identificarlo, como podría ser “Aquí hay un sentimiento difícil” o “aquí hay un nudo en la garganta”. Identificar y etiquetar los sentimientos y sensaciones nos ayudará a manejarlas con más facilidad.
Usar los valores como nuestra guía
Es importante que tengamos claros nuestros valores y tracemos una guía de vida en base a estos, ya que así podremos recordar qué camino seguir y cómo comportarnos, evitando que el estrés nos domine y nos vuelva algo que no queremos ser. Para lograrlo, debemos hacer una lista de las características que deseamos ser y tener (ser respetuoso, organizado,...) y después escribir las acciones y comportamientos necesarios para lograr dichas metas. Primero plantea las acciones a corto plazo, y sigue la planeación a mediano y largo plazo.
Debemos ser amables.
Darse cuenta del dolor (propio y ajeno), es una parte importante para poder desengancharse. Identifica tus problemas y dolores, e intenta hablarte a ti mismo de forma amable, sin reprocharte, culparte o enjuiciarte. También puedes tomar una de tus manos e imaginarte que la llenas de amabilidad, para luego colocar esa mano suavemente en algún lugar de tu cuerpo donde sientas dolor. Lleva la amabilidad a esa zona y percibe el calor que pasa de tu mano a tu cuerpo.
Hay que ser como el cielo
La OMS indica que debes mirar al pensamiento o al sentimiento como si fuera un objeto, analízalo, míralo y evalúalo, para después ponerle una etiqueta. No luches contra el pensamiento, no te obsesiones con él. Respira e imagina que tu respiración fluye hacia el interior y alrededor de tu dolor para dejarle espacio. Permite que pase a través de ti igual que una nube de tormenta cruza el cielo. No canalices tu atención en ellos, pero no niegues su existencia; debes reconocer que existe, pero continuar con tus actividades, no debes atarte por ellos.