No necesitas ser alguien extrovertido y parlanchín para tener y disfrutar de buenas conversaciones con otras personas. Ser un buen conversador empieza con mejorar tus habilidades de escucha.

Cuántas veces no has tenido las mismas pláticas sobre el estado del clima y siempre terminas deseando que pudieras tener mejores conversaciones y que realmente pudieras conocer a las personas.

Si no sabes como empezar, no te preocupes, te damos 3 recomendaciones de psicólogos para mejorar tus habilidades conversacionales.

¿Cómo tener pláticas más profundas? 3 consejos aprobados por psicólogos

  1. Para bien el oído y sé un mejor oyente
  2. Mantén la conversación andando
  3. Sal de la rutina y visita espacios inspiradores

(Foto: Pexels)

Para bien el oído y sé un mejor oyente

Un problema común de muchas conversaciones es que, aunque son de dos personas, cada una está hablando por su lado sin escuchar lo que dice el otro a fin de interactuar más. Las preguntas y la curiosidad son claves en ese sentido, pero si realmente no pusiste atención, no vas a saber qué preguntar.

Para lograr ser un buen oyente tienes que cultivar la humildad. Esto se refiere a reconocer lo que la otra persona aporta a la conversación y darle su propia importancia. Además, ayuda a ser más abiertos a las opiniones de los demás.

No escuchar a nuestros amigos o a nuestras parejas significa saber menos sobre sus vidas y estar menos involucrados, lo que afecta a la calidad de esas relaciones. Otra parte importante es no temerles a los silencios, pues estos nos ayudan a permitir que el otro hable y a procesar lo que dijo.

(Foto: Pexels)

Mantén la conversación andando

A menudo tenemos miedo de tener conversaciones largas porque creemos que nos vamos a quedar sin cosas que decir y que el ambiente se va a volver incómodo. Sin embargo, ese es un error que muchas personas cometen y por eso, tienden a terminar las conversaciones muy rápido.

Sin embargo, mientras más dure una conversación, mejor se pueden conocer las personas y más significativa será la plática y, por ende, mejor será la relación. Investigaciones en psicología determinan que mientras más dure la conversación hay menos probabilidad de quedarse sin cosas que decir.

(Foto: Pexels)

Sal de la rutina y visita espacios inspiradores

El arte tiene efectos comprobados sobre lo positivo que es para la salud mental. Por ejemplo, la exposición a este, ayuda a reducir los niveles de cortisol. Por eso, si quieres intentar tener una conversación profunda, intenta ir a un museo.

Suena raro pero los museos son un espacio donde las personas se pueden sentir conectadas. Esto ocurre por dos razones.

La primera es que ir a un museo provoca algo llamado “el efecto museo”. Cuando acudimos a un lugar así, somos capaces de entrar a un estado intensificado de contemplación que nos permite reflexionar acerca de nosotros y el mundo que nos rodea y esto ayuda a tener conversaciones más profundas.

La segunda es que los museos son lugares únicos y poco frecuentados por muchos de nosotros. Pero cuando los visitamos, es fácil sentir que nos transportamos a otro lugar y que nuestras preocupaciones se nos olviden.

Recuerda, las buenas conversaciones son el balance perfecto entre dar y recibir. Ni se trata de dar un monólogo ni de escuchar eternamente.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Psychology Today)