Cuando surgió la pandemia, el doctor José Jorge Chanona Pérez, quien estudió Ingeniería Bioquímica y tiene maestría y doctorado en Ingeniería de Alimentos por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), quiso hacer su aportación al combate del coronavirus.

Junto con su equipo y estudiantes del IPN se puso a trabajar en la mejor forma de proteger del virus al personal de salud y la población en general.

La investigación es una de las grandes pasiones del doctor Chanona quien señala que en los meses de abril y mayo del 2020 cuando entró de lleno la pandemia a México, costó un poco el poder hacer investigaciones.

“Los meses de abril y mayo como a todos, nos agarró desprevenidos la pandemia no sabíamos qué hacer, teníamos miedo pero aprendimos a trabajar en línea; a pesar del coronavirus nosotros no dejamos de trabajar, nosotros queríamos ayudar a dar soluciones a la pandemia”,

Explica que por el coronavirus no se podía hacer mucho porque los laboratorios se encontraban cerrados pero él junto con sus alumnos y equipo de trabajo “por ejemplo, empezamos a trabajar en experimentos que ayudaran a protegernos mejor del coronavirus”.

“Empezamos a ver y a probar materiales que pudieran repeler el virus de los cubrebocas y de la ropa”, explica el especialista.

Chanona relata que al principio fue muy difícil poder hacer investigaciones del coronavirus, ya que era difícil encontrar muestras, además era peligroso porque era muy contagioso, pero a pesar de ello, sus alumnos y él siempre buscaron la manera de poder ayudar desde su trinchera a combatir la pandemia. Estos materiales se encuentran en etapa de prueba.

El también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, platica a SuMédico que decidió estudiar ingeniería bioquímica porque desde pequeño tuvo la inquietud por conocer el mundo biológico, la naturaleza, la evolución, conocer el pasado y todo el mundo.

(Foto: Jorge Chanona)

“Me enfoqué en bioquímica porque tiene dos cosas importantes, una cosa es porque puedes aplicar matemáticas y otra es porque puedes conocer el mundo biológico y también puedes hacer aplicaciones, entonces es una carrera integral, porque tanto puedes estudiar física, fisicoquímica o aspectos biológicos”, señala.

“La motivación más grande es precisamente conocer el mundo entonces lo que yo perseguía desde niño era poder entender el mundo y estudiar esta carrera me dio la oportunidad de hacerlo. Esta carrera me dio la fórmula para poder entender todo lo que pasa en el mundo”, complementa el doctor quien integrante del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III.  

El doctor Chanona relata que decidió estudiar la maestría y doctorado en alimentos debido a que era una oportunidad más de profundizar en aspectos en el área bioquímica biológica y en la medicina.

“Este doctorado es una oportunidad más de profundizar en estos aspectos en el área bioquímica biológica y además también está aunado con la medicina porque ahora sabemos que la alimentación tiene que ver con el buen estado de la salud, esa parte me pareció interesante”, comentó el doctor.

Entre otras ocas, el doctor Chanona ha trabajado en sensores para identificar estafilococos en el organismo y ha realizado diversas actividades en materia de micro y nanotecnología de alimentos. Ha estudiado las propiedades del cuajilote o platanillo, que es árbol que se cultiva en la zona Totonaca.

También ha investigado sobre el uso de la piel del agave para descontaminar mantos de agua al extraer plomo y cobre.

Su pasión por dar clases

Al platicar con el doctor Chanona se puede escuchar la inspiración que tiene al dar clases y como se desvive por el cariño que le dan sus alumnos; es profesor titular C en las carreras de ingeniería bioquímica, ingeniería en Sistemas Ambientales, y en los Doctorados de Alimentos y Nanociencias de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN.

“Lo primero que creo útil es la formación de alumnos de licenciatura y de posgrado, el verlos graduados, realizados, ver cómo se introducen en el conocimiento, poder cambiarles un poquito esa idea de la ciencia que es difícil y enseñarles lo útil que es, pero sobre todo algo que me llena mucho de satisfacción es ver cómo alguien puede escalar y ganarse la vida y que sea feliz con su trabajo y que además puede vivir de él. Cambiar de estatus social a través de la ciencia. Mi motivación en principio son los alumnos”.

(Foto: Pinterest)

Las publicaciones y condecoraciones del doctor Chanona

Ha publicado 90 artículos en el Journal Citation Reports 4 registros de patente, 50 capítulos de libros, 3 libros, más de 125 artículos en extenso. Además ha dirigido 30 tesis de licenciatura, 2 de maestría y 35 de doctorado.

Sus trabajos han sido premiados por la Academia Mexicana de Ciencias, IPN, Gobierno de la Ciudad de México, Colegio de Ingenieros Ambientales y asociaciones científicas nacionales e internacionales.

Entre sus condecoraciones se encuentran el de la Cátedra Conacyt Coca Cola que ganó en 2011, Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos 2013 y 2014, Premio a la investigación 2015 del IPN, Premio a las mejores tesis de doctorado del IPN 2014 Y 2017, director de la mejor tesis de doctorado en el Premio Weizmann-AMC del 2018.

El doctor Chanona relata cuales son sus premios favoritos, “tengo dos, uno es el de la cátedra de Coca Cola, y el otro es el premio de investigación del politécnico, que se la dan a investigadores pero ya dentro del Poli. A mí lo que más me llenó de satisfacción es que me la dieron a mi corta edad y esa distinción la tenían mis profesores a los que yo más admiraba, y eso fue una gran satisfacción personal”.

El legado que le gustaría dejar al doctor Chanona

“La vida de los humanos es muy corta y a veces no todos brillan, no todos tienen un legado importante en la humanidad; es complicado llegar hacer un Luis Pasteur, Darwin o Newton, es difícil ser eso, solo hay muy pocas personas que son recordadas. Yo me conformo con que nuestra obra se difunda, se lea y sobre todo que todos mis alumnos sean gente de bien, que recuerden todo lo que aprendimos juntos que mi legado sean ellos”,

Confiesa que le gustaría que sus alumnos siguieran con sus investigaciones en un futuro, también señala que quiere hacer investigaciones que trasciendan y que sean útiles para las personas y para la humanidad.

“Yo veo la ciencia como una forma de ser y de vivir, no busco un reconocimiento, mi legado son mis alumnos, que ellos sean unas buenas personas, que puedan vivir una vida sin problemas y que puedan ellos también multiplicar la labor, si no fuéramos bondadosos con los demás está humanidad no serviría, siempre tenemos que ayudar a los demás, que se lleven eso y podamos quitar un poco de la injusticia; si eso lo hacen y lo entendieron mis alumnos y lo multiplican eso sería un gran legado, independientemente de tener distinciones y descubrimientos”, sentencia Chanona.