Cuando un individuo entra en la adolescencia, su cuerpo iniciará una fase de crecimiento, por lo que es necesario que tengan una ingesta adecuada de alimentos que les proporcionen los nutrientes que serán necesarios para su correcto desarrollo.

(foto: freepik)

La alimentación mientras los adolescentes crecen

Contrario a lo que se pueda pensar, la alimentación y la dieta de los adolescentes mientras crecen, debe ser ligeramente alta en calorías, pues se ha demostrado que si hay un déficit de estas (y por ende poca energía), el desarrollo de su cuerpo se verá afectado y limitado.

Según explica la Academia Americana de Pediatría, la necesidad de calorías diarias necesarias durante la adolescencia, que son más de lo que requieren durante la niñez, pueden variar dependiendo del sexo:

  • 2,8000 calorías para los chicos
  • 2,2000 calorías para las chicas

Existen, eso sí, casos especiales, pues aquellos que sean más altos y que además practiquen actividades físicas, llegarán a necesitar muchas más calorías diarias, fundamentalmente en la última etapa de la adolescencia.

(foto: freepik)

Las proteínas son muy necesarias

Los adolescentes, al encontrarse en un período de crecimiento, necesitan una cantidad de proteínas que sea mucho más elevada, ya que el músculo crece de forma más acelerada, necesitando estructura y reparación.

El consumo de proteínas contribuye, por un lado, a asegurar el crecimiento adecuado de los músculos (que duplican su tamaño) ya que se consideran nutrientes estructurales; por otra parte, ayudan a la reparación muscular.

Según estima Mapfre, se necesita que un 15% de las calorías que se consumen todos los días sean de alimentos que aportan proteínas, preferentemente de origen animal, ya que suelen ser más ricas en aminoácidos, y por lo tanto más beneficiosas para el músculo en desarrollo.

Las proteínas pueden obtenerse de alimentos como:

  • Carnes (res, pollo, pavo, cerdo, pescado).
  • Huevos.
  • Queso.

Los nutriólogos recomiendan una ingesta diaria de 0,8 gramos de proteína por cada kilo de peso del adolescente; en caso de que se trate de alguien que sea deportista, este valor puede duplicarse o triplicarse.

(foto: freepik)

Pero también se requiere vitaminas y minerales

Un artículo de Farmacia Profesional, indica que si bien todas las vitaminas son necesarias durante el crecimiento, en el caso de los adolescentes se recomiendan principalmente las que tengan relación con la síntesis de proteínas y el desarrollo de las células:

  • Vitamina A: Ayuda a que las células crezcan, se multipliquen, y así los órganos y partes del cuerpo puedan crecer de manera adecuada. 
  • Vitamina D: Es fundamental para que los huesos estén bien calcificados lo que los hará resistentes y podría prevenir problemas como la osteoporosis.
  • Ácido fólico: También participa en la multiplicación de las células.
  • Vitaminas B: Tienen muchas funciones necesarias a nivel del metabolismo de la energía, como el metabolismo de aminoácidos, maduración de eritrocitos, etc.

En el caso de los minerales, la necesidad se ve considerablemente incrementada, y como explica Farmacia Profesional, tres minerales son los que tienen mayor importancia durante el crecimiento en la adolescencia:

  • Calcio.
  • Hierro.
  • Cinc.

En el caso de las chicas, refiere la Academia Americana de Pediatría, es muy importante cuidar que no dejen de consumir alimentos que les aporten suficientes vitaminas y minerales, ya que son más propensas a tener una deficiencia de ambos. 

Esto se debe a que se ha observado que durante la etapa media y la final de la adolescencia, son las mujeres quienes dejan de consumir menos calorías, un 25% menos en relación a los chicos.

(foto: freepik)

Hay que tener cuidado con las grasas

Si bien las grasas son necesarias para poder absorber y dar funcionalidad a algunas vitaminas, es vital conservar una ingesta de grasas adecuadas, que no sea más del 30% de las calorías diarias, informa la Academia Americana de Pediatría.

Si un adolescente consume muchos alimentos que tengan grasa, en lugar de ayudar a su cuerpo, pueden estar en peligro de desarrollar enfermedades o problemas de salud, como:

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Arterioesclerosis.
  • Diabetes.

(Con información de: Elsevier, American Academy of Pediatrics, Salud Mapfre, Asociación Española de Pediatría.)