La intimidad en el envejecimiento no debe ser un tema tabú, pues es una práctica que trae beneficios físicos y emocionales a las personas. 

Sin embargo, con el paso de los años, puede ser que a las personas de la tercera edad les parezca cada vez más difícil lograr un momento de intimidad con su pareja. 

Pero no debe ser así, los secretos de una buena vida íntima con tu pareja son simples y se trata de adaptarse, no tener miedo al cambio y mantener la mente abierta. 

Te platicamos acerca de algunos de los problemas de intimidad que surgen en la vida de las personas adultas mayores y cómo resolverlos. 

6 problemas de intimidad en la tercera edad y cómo resolverlos

Para aprender más de...La sexualidad en la tercera edad ¿es un tabú?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS):
La sexualidad es un aspecto central del ser humano que se manifiesta mediante el sexo, las identidades y roles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción y se expresa en pensamientos,deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas y relaciones interpersonales.
Solo termina con la muerte:
A menudo la sexualidad se relaciona con juventud, algo erróneo dado que como parte central de los humanos nos acompaña desde el nacimiento hasta la muerte. En la vejez hay mitos, prejuicios y tabúes que perjudican el proceso de normalización de la sexualidad como una parte central del bienestar humano.
Fines de la sexualidad:
La reproducción no es el único fin, por el contrario, se sabe que tiene tres fines: la reproducción, la comunicación y el placer. En los adultos mayores, ésta se basa en los dos últimos por lo que las relaciones íntimas en esta etapa se distinguen por una mayor capacidad de diálogo, más amor, ternura, confianza y placer con o sin la actividad sexual.
Más y mejores formas de intimidad:
Las prácticas sexuales e íntimas en la vejez atienden otras formas de intimidad más allá de la actividad coital. Se puede incluir el coito, pero también el cortejo, el enamoramiento, las caricias y los mimos, de hecho, la necesidad y el deseo de tocar y ser tocados aumenta con la edad. El orgasmo no es obligatorio pues el goce del cuerpo constituye una satisfacción por sí sola.
Beneficios:
Dado que no se está sujeto a las mismas presiones sociales y culturales que en la juventud, en la vejez el disfrute sexual suele ser mayor por estas razones: mayor experiencia sexual, mejor comunicación con la pareja, coito más prolongado, más ternura y sabiduría con respecto al sexo.
Nivel de interés sexual
El nivel del interés sexual en el adulto mayor va a depender del nivel que mantuvo en su juventud. El funcionamiento sexual, como el resto de las funciones fisiológicas del cuerpo, si no se ejercita, se pierde con el paso del tiempo. La cantidad y calidad de intimidad que se tuvo en la juventud es proporcional en la vejez.
La potencia sexual:
Naturalmente, hay cambios fisiológicos en los órganos y hormonas sexuales en la vejez. En los hombres hay un aumento en la necesidad de estimulación y disminuyen las capacidades de erección y eyaculación; en la mujer hay más dificultad para alcanzar el orgasmo. Lo anterior no impide experimentar el goce sexual.
  
  • Hay disfunción eréctil

La disfunción erectil es uno de los problemas más comunes y ocurre cuando no hay suficiente flujo sanguíneo para que el pene se erecte o también ocurre que las venas que normalmente drenan la sangre no pueden cerrarse para retenerla y mantenerlo erecto.

La disfunción eréctil puede afectar a cualquier hombre, especialmente a los que tienen enfermedades del corazón o diabetes. Actualmente existen varias opciones de medicamentos que pueden ayudar a evitar la disfunción eréctil

  • Los medicamentos te cansan o te quitan el impulso

Medicamentos como los antidepresivos, los antihipertensivos y los anticoagulantes pueden dañar tu vida íntima. Si crees que la medicación es lo que está causando problemas en la cama, primero consulta con tu doctor para que juntos analicen las posibles soluciones. 

  • Problemas de salud subyacentes

Algunos problemas de salud relacionados con la edad, como la deficiencia visual o auditiva pueden causar problemas en la intimidad. Además, enfermedades como la artritis o el Parkinson pueden hacer que moverse sea doloroso. Para esto, puedes intentar diferentes posiciones. 

(Foto: Especial)

  • Menopausia

 La menopausia suele empezar a los 45 años y puede terminar a los 55 años y puede causar sequedad íntima, lo cual hace que las relaciones se puedan volver dolorosas. Sin embargo, los lubricantes y algunos preservativos ya contienen lubricante pueden auxiliar en la relación. 

  • Inseguridad con el cuerpo

Como parte normal del envejecimiento, el cuerpo tiene muchos cambios y eso puede hacer que las personas se sientan inseguras sobre su apariencia. Sin embargo debes recordar que los cambios en el cuerpo son normales a cualquier edad y que no hay nada de qué avergonzarte. 

  • Ya no tienes ganas de tener relaciones

Esto puede ocurrirle a muchas personas durante el envejecimiento. Es importante recordar que la intimidad se puede vivir de muchas maneras y no solo mediante las relaciones. La intimidad se puede vivir con caricias, con palabras o con otras actividades en las que haya una conexión fuerte.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de WebMD)