Según la revista científica Science Direct, el cartílago articular normal es un tejido altamente especializado que se caracteriza por sus propiedades mecánicas. Personas mayores suelen sufrir de dolor de rodilla por daño en la articulación y por ello, expertos crearon un nuevo hidrogel capaz de eliminar las molestias.

La articulación se interpone entre dos superficies óseas y, por sus propiedades de resistencia a las fuerzas de compresión y de elasticidad, permite el deslizamiento de dichas superficies gracias a un coeficiente de fricción extremadamente bajo.

El cartílago natural desempeña un papel importante en la amortiguación de las articulaciones, pero ¿Qué ocurre después de una lesión?

Después de sufrir una lesión el cartílago no se regenera por completo.

Clinic Mayo, explica que los tratamientos incorrectos durante la curación de una fractura de cartílago podrían causar una malformación en el hueso.

   Foto: freepik

Hidrogel: alternativa contra el dolor de rodilla 

Históricamente las opciones de tratamiento suelen ser limitadas. Generalmente se reducen a una medicación intensa de los pacientes, a fisioterapias eternas y en el peor de los casos, una reconstrucción total de la rodilla.

El nuevo desarrollo de los investigadores de la Universidad de Duke, ha brindado una posibilidad para los pacientes con lesiones graves de rodilla. El nuevo hidrogel se compone de fibras de celulosa, que hacen que el material sea 66 % más fuerte que el agarre del cartílago natural al hueso.

¿Cómo funciona el nuevo hidrogel?

El hidrogel se cementa y sujeta a una base de titanio, que luego se fija a un agujero dejado por el cartílago dañado. Los hidrogeles han sido difíciles de anclar al hueso en una articulación de rodilla, por lo que el equipo de investigación optó por un dispositivo implantable.

Durante su método de investigación el equipo utilizó una máquina para frotar su cartílago artificial contra el natural un millón de veces, bajo una presión similar a la que sufre la rodilla al caminar. La versión artificial demostró ser tres veces más resistente al desgaste que el cartílago natural.

Los investigadores afirman que los implantes fabricados con este material se están testeando en ovejas, y los ensayos clínicos en humanos se llevarán a cabo en abril de 2023 pronosticando excelentes resultados.

      Foto: freepik